Bloomberg

¿Qué pasó con Covax? Países beneficiarios se quedan sin vacunas COVID

Una gran cantidad de países necesitarán suspender las segundas dosis.

Países de África y Asia se han quedado sin vacunas COVID-19 o están a punto, escenarios que se dan meses después de recibir los primeros envíos de un programa global destinado a distribuir de manera equitativa las dosis.

Cuando los suministros llegaron a los países en desarrollo a principios de este año a través del esfuerzo de Covax, se consideró como un paso importante para reducir una brecha evidente en el acceso. Hoy en día, muchos de esos países enfrentan escasez y no están seguros de cuándo recibirán donaciones de países ricos.

Un asesor de la Organización Mundial de la Salud dijo el lunes que de 80 países de bajos ingresos en todo el mundo que han recibido vacunas a través del programa, alrededor de 40 están sin vacunas o al borde.

“Más de la mitad de los países se han quedado sin existencias y están pidiendo vacunas adicionales”, dijo a los periodistas el asesor Bruce Aylward. “Pero en realidad probablemente sea mucho más alto”.

La desaceleración de los programas de inoculación puede dejar espacio para que surjan nuevas variantes problemáticas que podrían reavivar los recuentos de infecciones o poner en riesgo a las personas ya vacunadas.

Los países sin presupuestos sanitarios amplios pueden verse obligados a ingresar a un mercado privado más caro. Y si los suministros no se reabastecen, las poblaciones vulnerables de personas mayores y trabajadores de la salud pueden quedar vacunados solo parcialmente mientras se espera la entrega de las segundas dosis.

Siete países de África, incluidos Costa de Marfil, Gambia y Kenia, han utilizado todas sus existencias de Covax, según la OMS, mientras que otros en Asia, América Latina y más allá corren el riesgo de agotar sus suministros. En respuesta, muchos están desacelerando o deteniendo los programas de vacunas mientras esperan nuevos envíos o buscan fuentes alternativas.


Covax se creó el año pasado para garantizar el acceso equitativo a las vacunas, y fue organizado por la organización sin fines de lucro Gavi, otro grupo conocido como CEPI o la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias y la OMS. Esta plataforma estableció un grupo global de compras y distribución, particularmente para las naciones menos ricas que no pudieron lograr grandes acuerdos previos a la compra o fabricar sus propias vacunas.

El objetivo es entregar mil 800 millones de dosis a más de 90 economías de bajos ingresos para principios de 2022. Hasta ahora ha enviado solo 88 millones, aproximadamente el número de dosis ya administradas en los estados de California, Texas y Nueva York en Estados Unidos, según Vaccine Tracker de Bloomberg.

El programa depende en gran medida de la vacuna de dos dosis de AstraZeneca, pero se ha visto obstaculizado por retrasos en los envíos de un fabricante clave de esas vacunas, el Serum Institute of India, después de que el país detuviera las exportaciones para hacer frente a un brote devastador en casa.

En África, Costa de Marfil ha utilizado alrededor de 730 mil dosis de la vacuna de AstraZeneca y ahora depende de unas 100 mil dosis de la vacuna de Pfizer que recibió la semana pasada. El país busca adquirir millones de dosis adicionales para mantener la fe del público en el programa y garantizar que pueda completar la protección de quienes recibieron la dosis inicial.

En Ghana y Costa de Marfil, el inicio de las implementaciones de Covax el 1 de marzo marcó un momento clave que la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, llamó una “luz esperanzadora al final del túnel”. Desde entonces, Ghana ha utilizado más del 90 por ciento de sus dosis. Si bien el país ha firmado pactos con varios proveedores, incluido un acuerdo para la vacuna Sputnik V de Rusia, los problemas de suministro han obstaculizado las entregas.

Otro país de África occidental, Gambia, dijo la semana pasada que se había quedado sin inyecciones de AstraZeneca. El país está recurriendo a Sinopharm Group y planea introducir la vacuna de la compañía china el próximo mes.

En Eswatini, Lesotho, Malawi y Ruanda se han agotado todas las vacunas que recibieron a través de Covax. Siete países más, incluidos Angola, Uganda, Etiopía y Egipto, han utilizado más del 80 por ciento de los suministros, según la OMS.

No es solo un problema en África. La vacunación se ha desacelerado a un ritmo lento en Bangladesh, y el gobierno ha recurrido a China y Rusia para asegurar más suministros. Sri Lanka está esperando la aprobación del Ministerio de Salud para administrar a las personas la vacuna Pfizer como segunda dosis en medio de una escasez de inyecciones de AstraZeneca.

En Nepal, la escasez de suministros ha desacelerado el programa de vacunas y el país ha logrado vacunar completamente a menos del 3 por ciento de la población.

“La vacunación de toda la población es un sueño que está bastante lejano”, dijo Tara Nath Pokhrel, directora de bienestar familiar del Ministerio de Salud de Nepal.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha acogido con satisfacción la donación de vacunas de países ricos, pero también los ha instado a aumentar y acelerar sus contribuciones para ayudar a las regiones que enfrentan un aumento de casos.

El Grupo de los Siete a principios de este mes se comprometió a donar dosis de vacunas a países en desarrollo, mientras que el presidente Joe Biden anunció que Estados Unidos comenzaría a enviar 500 millones de dosis donadas de vacunas Pfizer a países con “extrema necesidad” en agosto. El lunes, Estados Unidos retrasó un objetivo de envío separado para 80 millones de dosis de vacunas donadas, muchas de las cuales están destinadas a países en desarrollo.

Muchas de las naciones que se están quedando cortas enfrentan otro problema: después de administrar la primera dosis de inyecciones a poblaciones prioritarias como los ancianos o los trabajadores de la salud, no reciben lo suficiente para administrar la segunda inyección, dijo la semana pasada Kate O’Brien, quien dirige la división de vacunación de la OMS.

“Simplemente no tienen más dosis que están llegando en este momento”, dijo O’Brien.

Una gran cantidad de países necesitarán suspender las segundas dosis, dijo Aylward, asesor de la OMS, la semana pasada. Países como Nepal y Sri Lanka están “muy desesperados por intentar acceder a las dosis. Tenemos un problema bastante importante”.

Brecha de vacunas

La escasez de suministro ha exacerbado la desigualdad de vacunas. Los países ricos han administrado 68 dosis por cada 100 personas en promedio, en comparación con solo 2 dosis por cada 100 en África, según la OMS. Los expertos en enfermedades han advertido que mientras el coronavirus continúe circulando ampliamente, tendrá más oportunidades de mutar en nuevas variantes que podrían ser más transmisibles o evadir las vacunas.

La variante Delta, la versión de propagación rápida identificada por primera vez en la India, se ha informado en 14 países africanos, y los casos de COVID en todo el continente se acercan al pico de más de 120 mil casos semanales vistos en julio de 2020.

La incertidumbre en el suministro podría socavar la confianza en los programas de vacunas en países que luchan por combatir el COVID-19 además de otras amenazas para la salud.

“Se necesita mucho esfuerzo para implementar un programa de vacunación, no ayuda a la gente a confiar en su gobierno y sistemas de salud”, dijo Els Torreele , investigadora de salud del University College London. “Estás hablando de países donde ya hay mucha fragilidad”.

Otros países de África enfrentan un dilema diferente y están lidiando con desafíos logísticos, vacilaciones y desinformación. Casi dos docenas de países han usado menos de la mitad de las dosis que han recibido hasta ahora, y casi 1.3 millones de dosis de AstraZeneca en 18 países deben usarse para fines de agosto para evitar la caducidad, según la OMS.

“No se trata solo de tener las vacunas, las está implementando”, dijo Torreele. “En los países pobres, es posible que no tengan dinero adicional para eso”.