Bloomberg Businessweek

En Apple no se vale el home office

Apple quiere que su propio personal comience a regresar a sus oficinas globales, incluido a su cuartel general en Cupertino, California.

Apple publicó en marzo un video publicitario titulado Escape From the Office. Los héroes del anuncio de 9 minutos son un grupo de empleados de una empresa llamada ARCA que, luego de que se les exige regresar a una oficina física, renuncian e inician su propia startup. Usando iPads, MacBook Pros y software de Apple, construyen su propio negocio sin oficina.

Una semana antes de esta oda al trabajo remoto, Apple entregó a sus propios trabajadores el cronograma para la vuelta a la oficina. Para algunos, incluidos los 7 mil 500 empleados de Apple (de un total de 165 mil) que pertenecen a una sala de Slack dedicada a abogar por el trabajo remoto, fue doloroso. “Nos están troleando, ¿verdad?” escribió uno.

Otros tildaron el anuncio de “desagradable” e “insultante”. El mensaje de fondo: Apple sabe que los empleados corporativos, utilizando sus herramientas, pueden trabajar perfectamente desde casa. Entonces, ¿por qué no puede hacerlo así su propio personal? Apple ha sido una empresa esencialmente remota desde el comienzo de la pandemia de Covid-19. Registró varios trimestres estelares y produjo docenas de productos nuevos mientras sus empleados trabajaban desde sus casas; tan solo en el último trimestre (el de Navidad), generó cerca de 124 mil millones de dólares en ingresos, 25 por ciento más de lo que había ganado en el mismo periodo antes del virus.

El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, dijo que el aumento del trabajo remoto generó una nueva demanda de productos como iPads y fue “muy crítico” para el éxito financiero de la empresa. Es posible que la cultura de la oficina tal como la conocemos nunca regrese, predijo. “Lo normal será otra cosa distinta”, indicó a inversores en octubre de 2020.

A pesar de eso, Apple quiere que su propio personal comience a regresar a sus oficinas globales, incluido a su cuartel general en Cupertino, California. Pidió a sus empleados acudir a la oficina al menos una vez por semana antes del 11 de abril, dos veces por semana antes de fines de abril, y los lunes, martes y jueves antes del 23 de mayo. Todos ellos son elegibles para un mes adicional de trabajo remoto al año. “Tenemos la oportunidad de combinar lo mejor de lo que hemos aprendido sobre el trabajo remoto con los beneficios insustituibles de la colaboración en persona”, dijo Cook a los empleados en marzo.

No todos vieron el cambio como algo positivo. “Todo sucedió con nosotros trabajando desde casa todo el día, y ahora tenemos que volver a la oficina, esperar en el tráfico durante dos horas y contratar personas para cuidar a los niños en casa”, dice un exempleado de Apple que renunció (en parte debido a su estricta política de regreso a la oficina) y que pidió el anonimato para evitar dañar sus perspectivas de empleo en el futuro. “Trabajar desde casa tiene muchas ventajas. ¿Por qué querríamos volver?”Los empleados de Apple que piden trabajar a distancia son una minoría; muchos ingenieros comenzaron a regresar a la oficina antes de la fecha límite del 11 de abril. La compañía se negó a comentar sobre este tema, pero citó comentarios anteriores de Cook en los que dijo que el regreso a la oficina puede ser un “cambio inquietante” y que la compañía brinda apoyo y flexibilidad a los empleados.

La política del trabajo remoto de Apple se encuentra en una fase piloto y podría ser el comienzo de una nueva normalidad o bien el regreso a las expectativas prepandémicas. Por ahora, su política es menos flexible que la de algunos de sus principales rivales. Meta Platforms Inc., por ejemplo, está permitiendo el trabajo remoto permanente para quienes no son de ingeniería de hardware.


Amazon.com Inc. dice que la decisión la están tomando las divisiones individuales; “intencionalmente nos hemos abstenido de decir cuántos días o qué días”, dijo su CEO Andy Jassy en un mensaje a los empleados. Microsoft, por su parte, permite que la mayoría de los empleados trabajen de forma remota medio tiempo, pero pide la aprobación de un supervisor para cualquier cosa que exceda eso. Google de Alphabet Inc., que ha comenzado a exigir que los empleados se presenten en la oficina tres días a la semana, está autorizando el trabajo remoto estudiando caso por caso. Dice que aprobó el 85 por ciento de las solicitudes para reubicarse de residencia o trabajar de forma remota.

Existe un desacuerdo sobre cuánto durará este enfoque más permisivo para el trabajo remoto. Si bien hay predicciones de un cambio permanente, el antiguo jefe de recursos humanos de Google, Laszlo Bock, augura que las cosas volverán gradualmente a la normalidad en los próximos tres a cinco años. En parte, los trabajadores se darán cuenta de que la proximidad física es útil para conseguir ascensos y asignaciones importantes. Bock también afirma que las empresas probablemente implementen pequeños cambios hacia políticas más estrictas a medida que los trabajadores se acostumbren de nuevo a vestirse y presentarse cinco días a la semana. “Habrá algo de astucia para hacer que vuelvan a la oficina”, dice.

Ciertas divisiones de Apple se están volviendo más flexibles al permitir que los empleados trabajen fuera de Silicon Valley, siempre que haya otra oficina de Apple a la que puedan acudir. El equipo de chips, por ejemplo, está repartido por Florida, Texas y San Diego, además de Cupertino. Apple Pay está instalándose en Raleigh, al sur de California, y en Nueva York. Los equipos de inteligencia artificial se han establecido en las oficinas en Seattle y, como era de esperar, los equipos de medios de Apple están trabajando en Los Ángeles, Nueva York y Nashville.

La mayoría de los trabajos de Apple, desde ingeniería y diseño de hardware hasta marketing y desarrollo de software, aún requieren una dirección en el Área de la Bahía. Esto refleja parcialmente las necesidades específicas de una empresa que es, en esencia, diseñadora de hardware. A pesar de los dos años de pandemia, Apple no ha lanzado un producto remoto. Todavía faltan tres años para un automóvil Apple, y los cascos de realidad mixta han sufrido retrasos en su desarrollo y es posible que no debuten sino hasta 2023.

IndiaApple también favorece el trabajo en la oficina para proteger su cultura del secretismo, que es más fácil de mantener cuando todos están en el mismo espacio físico. Además fue un sello distintivo de la cultura desarrollada por Steve Jobs, quien defendió el diseño circular del campus Apple Park como una forma de generar conversaciones e ideas aleatorias.

Algunos empleados afirman que volver a la oficina no va a generar los retornos de productividad que algunos ejecutivos acaso esperan. Los empleados argumentan que la pandemia aún no termina, pues una variante de ómicron se está propagando activamente. A la gente le preocupa contraer el virus en la oficina y contagiar a los niños no vacunados o a los familiares de alto riesgo. Aunque Apple proporciona autobuses shuttle, algunos empleados conducen hasta dos horas al día hacia y desde el trabajo, una actividad que, según algunos, socava tanto su propia productividad como los objetivos ambientales de Apple. “Estamos tratando de salvar el planeta, pero ahora nuestros empleados conducen dos horas para que podamos justificar nuestra sede multimillonaria”, dice un empleado que pidió el anonimato.

Los ingenieros de software, los empleados de marketing y los equipos de ventas podrían tener un argumento para trabajar desde casa que aquellos involucrados en el desarrollo de hardware. Por meses, los empleados de las tiendas se quejaban de que ellos sí tenían que acudir a los establecimientos mientras los corporativos se quedaban en casa. En 2020, Apple lanzó un programa remoto que permitía a los empleados minoristas dividir su tiempo en la tienda y en casa, ayudando con las ventas en línea y el soporte técnico. Ese programa concluyó.

Apple ya conoce los beneficios del trabajo remoto en determinados casos. Por años la compañía ha permitido selectivamente que una pequeña cantidad de ingenieros trabajen de forma remota en ciertas circunstancias, dicen los empleados. Asimismo, ha tenido un programa que permite al personal de soporte técnico trabajar desde casa, de suerte que hay personas que trabajan en Idaho y en las partes más distantes de Texas. Los trabajadores remotos tenían que permanecer a unos cientos de kilómetros de una oficina de Apple y visitarla de vez en cuando. Esas personas seguirán trabajando desde casa después de la fecha límite del regreso a las oficinas de la tecnológica, lo que molesta a algunos ingenieros que tienen que volver a la oficina.

Aunque el mensaje del anuncio Escape From the Office es el potencial revolucionario de los dispositivos Apple, tiene otra moraleja: si no te gusta el enfoque de tu empleador sobre el trabajo remoto, deberías renunciar. El mensaje ha calado, ante la percepción de que las políticas de Apple sobre el trabajo remoto no son tan buenas como las de sus competidores, sus reclutadores esperan que algunas personas se vayan y se preparan para encontrar reemplazos.

— Con la colaboración de Mark Bergen