Tech

Elon Musk insiste: ‘bots son un problema en la adquisición de Twitter’

Musk espera que sus operaciones comerciales en China no causen problemas cuando tenga el control de Twitter.

Elon Musk advirtió que hay una serie de cuestiones que resolver antes de que pueda completar su adquisición de Twitter por 44 mil millones de dólares, incluida la obtención de una medida precisa de los bots en la plataforma de redes sociales y la financiación del acuerdo.

La proporción de cuentas falsas, spam y bots en el servicio “sigue siendo un asunto muy importante”, dijo Musk en una entrevista con el editor en jefe de Bloomberg News, John Micklethwait, en el Foro Económico de Qatar en Doha. “Y, por supuesto, está la cuestión de si la parte de deuda de la ronda se unirá y luego los accionistas votarán a favor”.

Musk, después de llegar a un acuerdo para adquirir Twitter por 54.20 dólares por acción en abril, ha cuestionado repetidamente sus revelaciones sobre cuentas falsas, alimentando la especulación de que quiere reducir el precio del acuerdo o retirarse por completo. Su abogado ha dicho que Twitter debe cooperar proporcionando los datos solicitados para que Musk pueda asegurar el financiamiento de deuda necesario para consumar el trato.

Los bancos se han comprometido a proporcionar 13 mil millones de dólares de financiamiento de deuda para respaldar la adquisición de Musk. Los prestamistas incluyen a Morgan Stanley, Bank of America y Barclays.

El empresario de 50 años dejó claro durante el foro que está pensando en cómo mejorar el servicio. Comentó que asumiría la responsabilidad de “impulsar el producto” en Twitter, como lo hace en Tesla y Space Exploration Technologies, aunque no necesariamente planea ser el director ejecutivo.

“Idealmente, me gustaría tener como el 80 por ciento de América del Norte y quizás, no sé, la mitad del mundo o algo así en última instancia en Twitter de una forma u otra”, dijo. “Y eso significa que debe ser algo que atraiga a la gente. Obviamente, no puede ser un lugar donde se sientan incómodos o acosados o simplemente no lo usarán”.

Musk declaró que no prevé que sus operaciones comerciales en China causen problemas si toma el control de Twitter. El CEO de Tesla, también la persona más rica del mundo, cuenta con China como base de producción clave y mercado de consumo en crecimiento para sus vehículos eléctricos.

Twitter está oficialmente prohibido en China, pero el país lo usa para difundir su mensaje en el extranjero, a veces con la ayuda de sus propios ejércitos de bots. El fundador de Amazon.com, Jeff Bezos, aludió a los posibles conflictos en un tuit poco después del anuncio de adquisición de Twitter, preguntando: “¿El gobierno chino acaba de ganar un poco de influencia sobre la plaza del pueblo?”.

Con un tono menos entusiasta que el que adopta cuando habla de sus aventuras con Tesla o los robots humanoides, Musk se negó este martes a decir con convicción que el acuerdo de Twitter se está llevando a cabo. En repetidas ocasiones ha planteado el problema de los bots como un asunto sin resolver, lo que sugiere que mantiene la puerta abierta para que este acuerdo se desmorone.

Musk ha dicho que quería poner la adquisición “en suspenso” mientras investigaba cuántos de los usuarios de Twitter son personas reales, y luego presentó una carta formal ante la Comisión de Bolsa y Valores en la que les dijo a los ejecutivos de Twitter que podría retirarse del acuerdo si la empresa no hiciera más para demostrar el tamaño de su base de usuarios. Twitter respondió dándole a Musk acceso a tuits públicos, aunque no está claro si esa información es realmente útil para calcular la cantidad de bots.

Las acciones de Twitter cerraron el viernes a 37.78 dólares, un 30 por ciento menos que el precio de adquisición propuesto.