Tech

Facebook sabe que Instagram está dañando la mente de los adolescentes... y decide callar

Una investigación interna de Facebook descubrió que la aplicación es dañina para la imagen corporal y el bienestar de los jóvenes.

Los funcionarios de Facebook realizaron una investigación interna en marzo de 2020 que mostraba que Instagram, la plataforma de redes sociales más utilizada por los adolescentes, es dañina para la imagen corporal y el bienestar de las adolescentes, pero barrieron esos hallazgos bajo la alfombra para continuar haciendo negocios como de costumbre, según un informe del Wall Street Journal del 14 de septiembre de 2021.

La política de Facebook de buscar ganancias independientemente del daño documentado ha provocado comparaciones con las grandes tabacaleras, que en la década de 1950 sabían que sus productos eran cancerígenos, pero lo negaron públicamente en el siglo XXI. Aquellos de nosotros que estudiamos el uso de las redes sociales en los adolescentes no necesitamos un estudio de investigación interno suprimido para saber que Instagram puede dañar a los adolescentes. Muchos artículos de investigación revisados por pares muestran lo mismo.

Comprender el impacto de las redes sociales en los adolescentes es importante porque casi todos los adolescentes se conectan a internet a diario. Una encuesta del Pew Research Center muestra que el 89 por ciento de los adolescentes informan que están en línea “casi constantemente” o “varias veces al día“.


Es más probable que los adolescentes inicien sesión en Instagram que en cualquier otro sitio de redes sociales. Es una parte omnipresente de la vida adolescente. Sin embargo, los estudios muestran sistemáticamente que cuanto más a menudo usan los adolescentes Instagram, peor es su bienestar general, su autoestima, su satisfacción con la vida, su estado de ánimo y su imagen corporal. Un estudio encontró que cuantos más estudiantes universitarios usaban Instagram en un día determinado, peor era su estado de ánimo y su satisfacción con la vida ese día.

Comparaciones poco saludables

Pero Instagram no es problemático simplemente porque es popular. Hay dos características clave de Instagram que parecen hacerlo particularmente riesgoso. En primer lugar, permite a los usuarios seguir tanto a celebridades como a compañeros, los cuales pueden presentar una imagen filtrada y manipulada de un cuerpo poco realista junto con una impresión altamente curada de una vida perfecta.

Si bien todas las redes sociales permiten a los usuarios ser selectivos en lo que muestran al mundo, Instagram es conocido por sus capacidades de edición y filtrado de fotografías. Además, esa es la plataforma popular entre celebridades, modelos e influencers. Facebook ha sido relegado a las mamás y abuelos poco geniales del fútbol. Para los adolescentes, esta perfecta integración de celebridades y versiones retocadas de compañeros de la vida real presenta un entorno propicio para la comparación social ascendente, o para compararse a sí mismo con alguien que es “mejor” en algún aspecto.

Los seres humanos, por regla general, miran a los demás para saber cómo encajar y juzgar sus propias vidas. Los adolescentes son especialmente vulnerables a estas comparaciones sociales. Casi todo el mundo recuerda haberse preocupado por encajar en la escuela secundaria. Instagram exacerba esa preocupación. Ya es bastante difícil compararse con una supermodelo que se ve fantástica (aunque filtrada); puede ser incluso peor cuando la comparación filtrada es Natalie al final del pasillo.


Compararse negativamente con los demás lleva a las personas a sentir envidia de las vidas y los cuerpos aparentemente mejores de los demás. Recientemente, los investigadores incluso intentaron combatir este efecto recordando a los usuarios de Instagram que las publicaciones no eran realistas.

No funcionó. Las comparaciones negativas, que eran casi imposibles de detener, aún generaban envidia y bajaban la autoestima. Incluso en estudios en los que los participantes sabían que las fotos que se mostraban en Instagram estaban retocadas y remodeladas, las adolescentes aún se sentían peor con sus cuerpos después de verlas. Para las niñas que tienden a hacer muchas comparaciones sociales, estos efectos son aún peores.

Objetivación e imagen corporal

Instagram también es riesgoso para los adolescentes porque su énfasis en las imágenes del cuerpo lleva a los usuarios a enfocarse en cómo ven sus cuerpos a los demás. Nuestra investigación muestra que para las niñas adolescentes, y cada vez más para los niños adolescentes, pensar en sus propios cuerpos como el objeto de una foto aumenta los pensamientos preocupantes sobre cómo se ven a los demás, y eso lleva a sentir vergüenza por sus cuerpos. El solo hecho de tomarse una selfie para publicarla más tarde los hace sentir peor acerca de cómo ven los demás.

Ser un objeto para que otros lo vean no ayuda a la “generación de las selfies” a sentirse empoderada y segura de sí misma; puede hacer exactamente lo contrario. Estos no son problemas de salud insignificantes, porque la insatisfacción corporal durante la adolescencia es un predictor poderoso y constante de los síntomas posteriores del trastorno alimentario.

Facebook ha reconocido internamente lo que los investigadores han estado documentando durante años: Instagram puede ser perjudicial para los adolescentes. Los padres pueden ayudar hablando repetidamente con sus adolescentes sobre la diferencia entre la apariencia y la realidad, alentándolos a interactuar con sus compañeros cara a cara y a usar sus cuerpos de manera activa en lugar de enfocarse en la selfie.

La gran pregunta será cómo maneja Facebook estos resultados dañinos. La historia y los tribunales han sido menos que indulgentes con el enfoque de cabeza en la arena de las grandes tabacaleras.

*Para leer la publicación original haga clic aquí.

*Por Christia Spears Marrón, profesor de Psicología en la Universidad de Kentucky.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.