Salud

Viruela del mono: esto es lo que sabemos del primer caso detectado en México

Se trata de un hombre de 50 años y se sospecha que se contagió en Holanda.

Este sábado se inició con una mala noticia en nuestro país y es que la Secretaría de Salud informó que se tiene el primer caso de viruela del mono en México. Te contamos lo que sabemos hasta el momento:

  • La persona contagiada es un hombre de 50 años de edad.
  • Hasta el momento el contagiado tiene síntomas leves y se encuentra aislado como medida preventiva.
  • El paciente se atiende en la Ciudad de México.
  • El hombre reside en Nueva York y se sospecha que se contagió en Holanda.
  • El diagnóstico se realiza por reacción de la polimerasa en cadena (PCR), en muestras de las lesiones cutáneas.

Ante este panorama, las autoridades sanitarias emitieron una serie de recomendaciones para evitar contagios:

  • Lavarse con frecuencia las manos con agua, jabón o gel antibacterial.
  • Cuando se esté cerca de una persona enferma, se debe usar cubrebocas; en especial si esta tose.
  • Evitar compartir objetos de uso personal si se detecta que alguien tiene lesiones en boca.
  • Lavar ropa, toallas, sábanas y utensilios para comer con los que la persona enferma haya tenido contacto.

¿Cómo saber si eres un caso sospechoso? Gobierno Federal responde

De acuerdo con la Conave, “toda persona, de cualquier edad, con una erupción cutánea o de mucosas, aguda inexplicable que progresa desde la cara con extensión al resto del cuerpo” será un caso sospechoso de la viruela de mono. Además, los siguientes síntomas son indicadores de haber contraído la enfermedad.

  • Cefalea (dolor de cabeza).
  • Fiebre de inicio agudo (mayor a 38.5 grados).
  • Linfadenopatía (glándulas en el cuello derivadas de la fiebre).
  • Dolor muscular (mialgias).
  • Dolor de espalda y piernas (lumbalgias).
  • Cansancio crónico (Astenia).

Otros aspectos a considerar:

  • Antecedente de viaje a un país endémico de esta enfermedad o con casos registrados.
  • Vínculo epidemiológico: exposición física directa con un caso confirmado o probable en el que existió contacto con la piel, lesiones cutáneas, contacto sexual; o contacto con fómites como ropa o utensilios de uso personal.

Estos aspectos acrecientan la posibilidad de haber contraído la viruela símica, sobre todo si ocurren al menos 21 días antes de presentar los síntomas.