Salud

Moderna analiza una vacuna de refuerzo específica contra ómicron

Moderna probará una vacuna de refuerzo en 600 personas adultas, con el fin de examinar la seguridad de la respuesta inmunitaria.

Moderna inscribió al primer participante en un ensayo clínico de su refuerzo de vacuna específico para ómicron, otro paso hacia la lucha contra la variante altamente transmisible que se ha extendido por todo el mundo en cuestión de semanas.

Moderna y su rival Pfizer se apresuran a probar vacunas específicas contra la variante ómicron en caso de que sean necesarias a medida que la variante continúa golpeando el mundo. La declaración de Moderna sobre el nuevo ensayo se produce solo un día después de que Pfizer dijera que había comenzado un estudio de mil 400 personas de una inyección de ARN mensajero dirigida contra ómicron.

El estudio de Moderna probará un refuerzo específico contra ómicron llamado mRNA-1273.529 en 600 adultos que recibieron su vacuna existente, incluidos 300 que recibieron solo dos dosis y otros 300 que también recibieron una tercera vacuna de refuerzo. El ensayo examinará tanto la seguridad como la respuesta inmunitaria generada por la inyección específica de ómicron.

Los fabricantes de vacunas están lidiando con qué tipo de inyecciones pueden ser más efectivas a medida que el coronavirus continúa mutando. Los refuerzos específicos contra ómicron son una posibilidad; otra es una vacuna multivalente que induciría protección contra múltiples cepas. Otras estrategias incluyen vacunas de acción amplia que funcionarían incluso contra más mutaciones.

Moderna está probando el refuerzo dirigido a ómicron debido a “la amenaza a largo plazo demostrada por el escape inmunológico de ómicron”, dijo el director ejecutivo Stephane Bancel en el comunicado. “También estamos evaluando si incluir este candidato específico contra ómicron en nuestro programa de refuerzo multivalente”.

En la misma declaración, la compañía indicó que estaba tranquila por un informe en el New England Journal of Medicine que mostraba que los pacientes que habían recibido tres dosis de la vacuna existente de Moderna todavía tenían anticuerpos neutralizantes contra ómicron seis meses después de la tercera inyección. Sin embargo, después del refuerzo, los niveles de anticuerpos que combaten a ómicron disminuyeron más rápido que los de la cepa original del virus.