Salud

¿Ómicron puede ser más peligrosa en niñas y niños? Esto dice un estudio

Un análisis hecho en Sudáfrica, el país donde se detectó la variante por primera vez, reveló una tasa de admisión más alta en los menores de edad.

La variante ómicron puede ser más peligrosa para los niños que las variantes anteriores de coronavirus, según un estudio de datos de hospitalización de uno de los mayores programas de seguro médico de Sudáfrica.

Los datos de las 56 mil 164 admisiones hospitalarias relacionadas con el COVID-19 entre los más de 2 millones de beneficiarios del Plan Médico para Empleados del Gobierno revelaron que la tasa de admisión de niños menores de cuatro años fue 49 por ciento más alta durante la ola de ómicron que durante la de delta.

También fue mayor que durante las olas de infección impulsadas por el virus original y la variante beta, según los datos analizados por el Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles (NICD, por sus siglas en inglés).

Además, las admisiones fueron 25 por ciento mayores para niñas, niños y jóvenes de 4 a 18 años que en la ola de la variante delta, aunque más bajas que en la de beta, mostró.

La tendencia entre los niños contrasta con los datos de los adultos, en los que la ola ómicron provocó la tasa de admisión más baja de cualquiera de las cuatro variantes que han provocado grandes aumentos repentinos de infecciones en Sudáfrica.

“Las personas menores de 18 años son responsables de una proporción cada vez mayor de infecciones por COVID identificadas y están asociadas con una tasa de admisión de casos cada vez más alta”, indicó el NICD en su informe del miércoles. “Esto posiblemente sugiera que los jóvenes se ven más comúnmente afectados por ómicron en contraste con la población adulta”.

Aún así, los resultados pueden estar sesgados por el hecho de que hasta principios de noviembre, los niños de entre 12 y 17 años no podían vacunarse contra el COVID-19 en Sudáfrica y los menores de 12 años no son elegibles para las vacunas, dijo el NICD. Los grupos de mayor edad en el país están proporcionalmente más vacunados que los adultos más jóvenes.