Salud

México está a punto de acabarse las vacunas Pfizer... y no hay planes de tercera dosis

El contrato celebrado con la referida farmacéutica fue de 34.4 millones de inoculaciones, suficientes para vacunar a 17.2 millones de mexicanas y mexicanos.

Tal vez no lo sepas... pero el contrato de México con Pfizer para adquirir sus vacunas contra COVID está a punto de terminar.

Esto sin que, por supuesto, se tenga contemplado si habrá o no tercera dosis de dicho biológico para las personas de la tercera edad o con problemas inmunológicos que las vuelvan vulnerables a la enfermedad.

De acuerdo con el Gobierno mexicano, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, este martes se recibió un cargamento de 551 mil 70 dosis. Por lo tanto, de diciembre a la fecha, han llegado a territorio nacional un total de 33 millones 22 mil 275.


El contrato celebrado con la referida farmacéutica fue de 34.4 millones de inoculaciones, suficientes para vacunar con dos dosis a 17.2 millones de mexicanas y mexicanos. Ergo, faltan 1.4 millones de inyecciones, las cuales alcanzan para inmunizar a 700 mil personas, para finalizar el contrato.

Hasta ahora las autoridades de Salud ni la Secretaría de Relaciones Exteriores han informado sobre si se celebrará un nuevo contrato Pfizer. Tampoco se ha aclarado si habrá o no tercera dosis de dicho biológico en el país.

En Estados Unidos, la FDA aprobó la semana pasada aplicar una tercera inyección de la citada vacuna a adultos mayores y personas vulnerables, debido a que estudios clínicos arrojaron que el biológico pierde efectividad cuatro meses después de la segunda dosis.

Incluso, el propio presidente de Estados Unidos, Joe Biden, le fue aplicada el lunes la tercera inyección del inmunizante.


En tanto, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en inglés) descartaron la aparición de efectos secundarios preocupantes al inocularse con la tercera dosis de la vacuna contra COVID-19 de Pfizer-BioNTech, tras días de autorizar su aplicación a millones de personas en el país.

Un estudio publicado por los CDC concluye que las “reacciones adversas” después de recibir una tercera dosis de Pfizer-BioNTech fueron “similares a las registradas tras la segunda dosis”.

Las autoridades sanitarias estadounidenses confían en que los resultados de ese estudio, desarrollado entre mediados de agosto y mediados de septiembre, convenzan a la población vulnerable del país que recibió la pauta completa de Pfizer para que se pongan una dosis de refuerzo.

Más de 400 mil estadounidenses se pusieron esa tercera dosis de Pfizer-BioNTech en farmacias de todo el país el pasado fin de semana, después de que los CDC autorizaran esa medida el pasado viernes, reveló este martes el coordinador de la Casa Blanca a la pandemia de COVID-19, Jeff Zients.

Además, “casi un millón de personas han programado citas para ponerse sus dosis de refuerzo en farmacias en las próximas semanas”, añadió Zients durante una rueda de prensa.

Las dosis de refuerzo están aprobadas en Estados Unidos para alrededor de veinte millones de personas que se pusieron la segunda inyección del farmaco hace al menos seis meses y que cumplen una serie de condiciones.

En ese grupo entran los mayores de 65 años, los adultos con enfermedades como la diabetes o la obesidad y los trabajadores con mayor riesgo de contagio, como sanitarios, profesores o empleados de tiendas de alimentación, siempre y cuando hayan recibido antes la pauta completa de Pfizer.

En el estudio publicado este martes por los CDC participaron casi 12 mil 600 personas que completaron una encuesta después de recibir una tercera dosis de la vacuna contra COVID-19.

El 79,4 por ciento de los participantes afirmaron haber experimentado dolor o inflamación en el lugar de la inyección tras la tercera dosis, comparados con el 77.6 por ciento que dijeron lo mismo tras recibir la segunda.

Con información de Bloomberg