Salud

En este lugar es fácil y rápido vacunarse contra el COVID-19, pero sus habitantes desconfían de las dosis

En esta nación los habitantes pueden elegir entre Sinovac o Pfizer-BioNTech, pero aún así la población tiene recelo de las dosis.

Hay pocos lugares en el mundo donde es fácil obtener una vacuna contra COVID-19 como en Hong Kong.

Las vacunas son gratuitas y están disponibles para todos los mayores de 16 años. Las reservas se realizan a través de un sitio web gubernamental fácil de usar y las personas pueden entrar y salir de los 29 centros de vacunación repartidos por toda la ciudad en 20 minutos. Incluso pueden elegir entre dos inyecciones: una de fabricación china de Sinovac Biotech o la vacuna Pfizer-BioNTech, que es la más eficaz del mundo.

Sin embargo, la mayoría de las personas optan por no vacunarse.


Según datos de Bloomberg, se han administrado dosis suficientes para cubrir el 10,8 por ciento de una población de 7.5 millones desde finales de febrero. Aunque, detrás de lugares líderes como el Reino Unido, con un 38.3 pro ciento y Singapur, con un 19.4 por ciento, donde las dosis disponibles tienen tanta demanda que la mayoría de la población adulta aún no ha tenido acceso. En Hong Kong, tantas vacunas están languideciendo que el gobierno ha advertido a la gente que algunas expirarán en septiembre.

La situación está convirtiendo a Hong Kong en un notable caso atípico a nivel mundial. Si bien la oferta todavía está por detrás de la demanda en la mayoría de las economías desarrolladas, Hong Kong está experimentando lo contrario, impulsado por una casi ruptura de la comunicación entre el gobierno y la población.

Es probable que la lenta aceptación retrase aún más el regreso de la ciudad a la normalidad y socave su atractivo como centro comercial en medio de signos de un éxodo de expatriados y locales por igual. El presidente ejecutivo de la Autoridad Monetaria de Hong Kong, Eddie Yue, dijo que la baja tasa de vacunación de la ciudad podría hacer que las empresas internacionales se cuestionen si establecer una base aquí.

La renuencia a las vacunas ha sido generalmente mayor en la región de Asia y el Pacífico, donde el éxito temprano de la contención ha significado que la gente no teme tanto al COVID-19. Hong Kong ha visto menos de 12 mil casos y 210 muertes desde que comenzó la pandemia, mientras que países como Taiwán, Singapur, Nueva Zelanda y Australia se han visto igualmente menos afectados por la pandemia.


Lo que hace que la dinámica sea más difícil de resolver en Hong Kong es un pozo más profundo de desconfianza derivado de las protestas callejeras sin precedentes en 2019, así como una posterior represión por parte de Beijing y las autoridades locales que han erosionado las libertades políticas clave.

Con la desconfianza política que impregna todas las esferas de la vida de Hong Kong, algunos ven la negativa a prestar atención a los llamados del gobierno para tomar la vacuna como una forma de resistencia, particularmente porque las restricciones de COVID-19 y la ley de seguridad nacional significa que las formas de disidencia en su mayoría han sido eliminadas.

“No me pondré la vacuna, porque mis amigos y yo simplemente no queremos seguir ninguna instrucción o recomendación del gobierno”, dijo una estudiante de 16 años que dio su apellido como Chau. “No confío en nada de ellos. Haremos todo lo posible para resistir y luchar contra el gobierno de la manera que podamos“, añadió.

Teorías conspirativas

Elaine Tsui, profesora de psicología de la salud en la Universidad Bautista de Hong Kong, dijo que la vacilación ante la vacuna se debe a tres factores psicológicos: conveniencia, complacencia y confianza. En la ciudad, recibir una inyección es conveniente, pero hay una gran complacencia debido a la percepción de que el COVID-19 no representa una amenaza significativa para la salud de los residentes. Sin embargo, donde la población se destaca es en la confianza, o la falta de ella, dijo.

Con el nivel de desconfianza en el gobierno “más severo” en Hong Kong que en muchos otros lugares debido a los eventos de los últimos años, la gente es más propensa no solo al escepticismo de las vacunas, sino a las lecturas conspirativas de cualquier iniciativa de salud pública vinculada al gobierno, agregó.

Los informes de los medios son una de las formas en que esto se desarrolla, añadió. En Hong Kong, los incidentes médicos o las muertes entre las personas después de ser vacunadas se informan ampliamente, aunque algunos tienen muy poca relación con la vacuna.

En un ejemplo, un hombre de 41 años murió este mes cinco días después de un accidente en el que una barra cayó sobre su pecho en un gimnasio durante un entrenamiento, y los informes de los medios agregaron que había tomado la vacuna BioNTech antes. En total, 16 personas han muerto después de recibir la inyección de Sinovac, aunque el gobierno dijo que ninguna se ha relacionado con la vacuna.

Eso ha contribuido a la desconfianza de las vacunas, a pesar de la abrumadora evidencia científica en Hong Kong y en todo el mundo que muestran su seguridad.

Selene Yau, una profesional de marketing de 24 años, dijo que las noticias sobre las muertes y los efectos secundarios están asustando a la gente independientemente de su política.

“Mis familiares y yo tenemos opiniones políticas diferentes, pero aún queremos esperar y ver. Hay muchas noticias sobre las reacciones adversas que se propagan en las redes sociales y los grupos de WhatsApp“, indicó Yau.

La atmósfera febril también ejerce presión sobre los funcionarios del gobierno para que actúen con cautela en formas que luego han generado más resistencia. Un ejemplo fue una suspensión abrupta de 12 días de la vacuna BioNTech en marzo pasado después de que los trabajadores de la salud informaron al gobierno y la empresa defectos de empaque como “tapas sueltas” y “manchas”.

“En otros lugares puede que no haya estado a la altura de Hong Kong”, detalló Ben Cowling, director del departamento de epidemiología y bioestadística de la Universidad de Hong Kong, y señaló que la fábrica de BioNTech que fabricó esas inyecciones también había enviado dosis a muchos otros lugares del mundo sin problema.

Incentivos

Para despertar el interés en las vacunas, el gobierno de Hong Kong ha relajado las reglas de distanciamiento social para las personas vacunadas, permitiéndoles visitar bares y reunirse en grupos más grandes en los restaurantes. Una burbuja de viajes con Singapur programada para finales de mes también se abrirá solo a los residentes vacunados de Hong Kong.

Esas medidas no han aumentado significativamente la dosis de vacunación. Después de un rebote inicial de un día, las reservas se han mantenido estables para ambos tipos de vacunas.

El viernes pasado, el gobierno anunció que las personas vacunadas también estarían sujetas a períodos más cortos de cuarentena si se encuentran en contacto cercano con personas infectadas o si viajan desde un puñado de lugares de riesgo bajo a medio.

Si bien los expertos dicen que se necesitan incentivos aún más fuertes, un asesor del gobierno sugirió que la atmósfera de desconfianza de Hong Kong limita sus opciones políticas.

“Dado que el nivel de confianza no es alto, no podemos impulsarlo como China continental o en otros lugares, por lo que debemos hacerlo de forma voluntaria y cada individuo debe decidir por sí mismo”, informó Lam Ching Choi, médico y asesor de el jefe ejecutivo. “Es una posición muy delicada para el gobierno”, añadió.

El gobierno ahora se está acercando a las celebridades locales para convencer a las personas de que se vacunen. El secretario de la Administración Pública, Patrick Nip, agradeció públicamente al multimillonario de Hong Kong, Li Ka-Shing, por publicar en la página de Facebook de su fundación que recibió una dosis de BioNTech y pidió a otros que también lo hicieran.

Aún así, gran parte de la población parece estar dispuesta a seguir sin vacunarse, incluso los trabajadores médicos de primera línea en riesgo de infectarse.

Hanson Chan trabaja como enfermera en un hospital público que maneja pacientes con COVID-19. El desarrollo de la vacuna se apresuró y le preocupa la posibilidad de efectos secundarios raros, dijo.

“El gobierno sigue diciendo que esos casos de efectos secundarios anormales no tienen evidencia clínica que indique que sean causados por la vacuna, eso puede ser un hecho”, dijo Chan. “Sin embargo, no es lo suficientemente convincente para que los residentes crean este argumento de boca del gobierno”, finalizó.

Con la ayuda de Chloe Lo ,Gregory Turk yKiuyan Wong.