Ellos rescatan a los perros que abandonaron en la Basílica
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ellos rescatan a los perros que abandonaron en la Basílica

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ellos rescatan a los perros que abandonaron en la Basílica

bulletLa fundación 'Mundo Patitas' acude desde hace 5 años a las inmediaciones de la Plaza Mariana a rescatar perros que se quedaron como 'recuerdo' de la visita a la virgen.

bulletBongo se quedó en la Basílica hace 5 años y aún busca casa.

Notimex
12/12/2018
Actualización 12/12/2018 - 21:06
"Perros peregrinos", los canes que acompañan durante el peregrinaje a los católicos.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La organización Mundo Patitas se dedica a rescatar a perros que acompañan a los peregrinos cada 12 diciembre por el Día de la Virgen de Guadalupe, pero que se quedan abandonados, ya sea por descuido o intencionalmente.

La fundadora Norma Huerta explicó a Notimex que desde hace cinco años acude a las inmediaciones de la Plaza Mariana a rescatar perros que se quedaron como 'recuerdo' de la visita a la virgen morena.

Bongo se perdió el año pasado en las inmediaciones de la Basílica de Guadalupe, junto con otros 12 perros que la organización Mundo Patitas rescató en esa ocasión tras la peregrinación para visitar a la Virgen de Guadalupe, pero él sigue esperando una familia.

Con una mesa de plástico, una alcancía de papel y bolsas de alimento para perros, la organización recibe a los canes que se quedaron en el abandono, son al menos unos diez voluntarios que se encargan de mantener en orden a los canes en una especie de corral inprovisado para alimentarlos y tenerlos bien hidratados.

Hacemos lo que hacemos por la vida animal todo el tiempo, ayudar a los que no tienen voz, a los que son víctimas de abandono intencional o accidental, tratando de hacer conciencia para prevenir el abandono”.

Expuso que en realidad muchos de los peregrinos salen caminando o en bicicleta de diversos puntos del país para venir a ver a la virgen, en el camino se les hace fácil alimentar a canes que van encontrando, quienes a su vez ya no se les despegan y caminan hasta la plaza mariana; sin embargo, muchos peregrinos regresan en transporte y ya no tienen cabida en la vida de quienes los trajeron por lo que quedan dando vueltas por las calles de la Villa de Guadalupe.

En entrevista, detalló que de acuerdo con estimaciones de diversas organizaciones y autoridades, fueron abandonados el año pasado en las inmediaciones de la basílica de Guadalupe entre 300 y 500 perros.

Detalló que en 2017 tras la peregrinación rescataron alrededor de 12 perros los cuales ya fueron rehabilitados y adoptados con excepción de Bongo, que sigue esperando una familia desde la peregrinación del año pasado.

Este día, dijo, prevén llevarse entre 25 y 30 perros, “siguen siendo muy pocos en comparación de todos los que necesitan ayuda, pero nuestra labor es insuficiente por cuestión de recursos y espacios, pero por lo menos reciben una caricia".

Mientras recibía un perro que un señor traía amarrado con un mecate, Huerta detalló que las personas de la demarcación ya saben de la presencia de la organización a un costado de la Basílica y colaboran con ellos.

Así, un hombre dedicado al oficio de “viene viene” en la demarcación les lleva a los canes que encuentra en abandono, lo que para la organización representa una valiosa ayuda debido a que esta persona ya conoce a los canes que son vecinos de la demarcación y puede identificar a aquellos que perdieron a sus familias tras la vista a La Guadalupana.

Expuso que una manera de evitar perritos peregrinos en el abandono sería crear consciencia entre quienes acuden a la Basílica para que no alimenten canes en el camino que no piensan adoptar para que formen parte de sus vidas cotidianas.

Sin embargo, expuso que no todos son abandonados y una buena parte viene asustada por los fuegos pirotécnicos de las noches previas “se estresan y llegan aquí a este gentío y no necesariamente vienen con los peregrinos, ellos son víctima de la pirotecnia de estas fechas”.

Detalló que no existen cifras puntuales que den cuenta exacta del panorama de abandono animal, sin embargo, estimaciones de organizaciones civiles y autoridades arrojan que podrían ser unos 18 mil perros en la Ciudad de México en situación de calle.

“Pero realmente nadie tiene la cifra exacta, y es una cifra que sube y baja, baja por la cantidad de perros que son adoptados y sube por la gente que sigue abandonando o por la gente que no esteriliza y que los perros que se siguen reproduciendo”.

La organización espera quedarse en las faldas de la Basílica de Guadalupe hasta las siete de la noche para rescatar perros que se quedaron sin casa, pero se les dará preferencia a aquellos que vienen muy lastimados o que son de tallas más compactas a quienes se les llevará a un refugio para brindarles mejor atención.

La organización de rescate animal, como muchas otras en la Ciudad de México, opera con recursos propios, por lo que cualquier ayuda en especie o económica es bien recibida, ello para ofrecer atención médica, esterilizaciones, alimentación y refugio para los que no tienen voz.