Nacional

Respuesta del Gobierno ante inseguridad ha sido ‘tibia’, lamentan rectores jesuitas

Rectores de las universidades jesuitas aseguraron que en México se vive una constante crisis de violencia después de que fueran asesinados dos sacerdotes.

Rectores de las universidades jesuitas señalaron que en México se vive una constante crisis de violencia después de que fueran asesinados los sacerdotes Javier Campos Morales y Joaquín César Mora Salazar en Cerocahui, Chihuahua.

Durante la Reunión Anual del Sistema Universitario Jesuita (SUJ), Oscar Castro, director general del Tecnológico Universitario Valle de Chalco (TUVCH), sostuvo que “es muy importante visualizar por qué pasan estas cosas y cómo el gobierno está teniendo una posición muy tibia frente al abordaje del tema de la seguridad”.

En este sentido, Castro consideró que es importante resaltar que este problema es una herencia de varios años, en los que el crimen organizado se ha incrustado en la sociedad mexicana.

“Esta penetración en la vida cotidiana no se va a solucionar con una política social de corte universal dirigida a las familias, a los jóvenes, adultos mayores o mujeres, que no compite con esa coacción que está puesta en los diferentes contextos en donde vive la gente más pobre”, sostuvo el rector.

Por otro lado, Mario Patrón Sánchez, rector de la Universidad Iberoamericana (Ibero) en Puebla, resaltó que en estos momentos la comunidad jesuita está pasando por eso que viven miles de mexicanos todos los días después de que dos padres jesuitas fueran asesinados en Chihuahua.

Según Patrón Sánchez, estos asesinatos “ponen en evidencia la ineficacia de la política de seguridad del Estado en todos sus niveles”.

Alexander Zatyrka Pacheco, rector del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), expuso que ha habido una “críticas sistemáticas a la pobre respuesta de las autoridades de todos los niveles. En la manera sistemática en cómo se tiran la pelota unos a otros”.


Además, agregó que las agrupaciones políticas no van a actuar a menos de que sientan presión por parte de la sociedad civil, por lo que pidió a las universidades jesuitas unirse para que se concreten soluciones al problema de violencia en México.

Por otro lado, el padre Luis Arriaga, rector de la Ibero Ciudad de México, señaló que es necesaria una investigación que esclarezca lo que pasó “y no estar escuchando verdades a medias o verdades construidas, como ya lo hemos visto en otros casos que se han dado en México”.