Nacional

Emilio Lozoya: De criminal confeso a testigo de lujo

En julio de 2020, el exfuncionario fue extraditado y tras ello cerró un acuerdo con la Fiscalía General para afrontar sus procesos judiciales fuera de la cárcel.

El exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, fue visto en un lujoso restaurante en Lomas de Reforma. El exfuncionario en el gobierno de Enrique Peña Nieto enfrentar dos procesos judiciales como testigo “colaborador”.

A través de su cuenta de Twitter, Lourdes Mendoza, columnista de El Financiero, publicó fotos donde se puede ver a Lozoya sentado en una mesa con cuatro acompañantes.

“Aún con brazalete el criminal confeso, Emilio Lozoya, se da la gran vida, Hunan de las Lomas, obvio, gracias a la protección de la Fiscalía General de la República. Ademas, le miente al juez de lo civil diciendo que está arraigado!!!!”, escribió la columnista.

Así va el caso de Emilio Lozoya

Lozoya, quien dirigió la petrolera entre 2012 y 2016 bajo la presidencia de Enrique Peña Nieto (2012-2018), fue extraditado el año pasado desde España a México, donde afronta dos procesos judiciales en libertad.

Uno por haber recibido presuntamente 10.5 millones de dólares en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de contratos de obras públicas en los estados de Hidalgo, Tamaulipas y Veracruz.

El otro juicio es por comprar presuntamente la planta inservible de fertilizantes Agronitrogenados al director de Altos Hornos de México, Alonso Ancira, a cambio de un soborno con el que se compró una lujosa casa en la capital.

El 17 de julio de 2020, el exfuncionario fue extraditado y tras ello cerró un acuerdo con la Fiscalía General para afrontar sus procesos judiciales fuera de la cárcel a cambio de denunciar en la trama de corrupción a 70 personas de la élite política mexicana.

En su extensa denuncia, el exdirector de Pemex implicó en sus actividades ilícitas a Peña Nieto y su secretario de Hacienda Luis Videgaray, así como a los expresidentes Felipe Calderón (2006-2012), y a Carlos Salinas de Gortari (1988-1994).

Además de a varios legisladores de la oposición, entre ellos los actuales gobernadores de Querétaro y de Tamaulipas, Francisco Domínguez y Francisco Javier García Cabeza de Vaca, a quienes acusó de diversos sobornos.

El pasado mes de agosto, un juez decidió ampliar hasta noviembre los plazos de investigación sobre Emilio Lozoya en los dos casos en los que está procesado, uno por recibir sobornos de Odebrecht y otro por la compra-venta fraudulenta de una planta de fertilizantes.

Según informó el Consejo de la Judicatura Federal, el juez José Artemio Zúñiga prorrogó hasta el 3 de noviembre la investigación sobre el caso Odebrecht y hasta el 19 de noviembre la de la planta Agronitrogenados.

La prórroga se debe a la necesidad de traducir varios documentos recibidos de Alemania, Brasil y Belice, informó la Judicatura. Emilio Lozoya participó por videconferencia en ambas audiencias, mientras que su madre, Gilda Austin, y su hermana Gilda Susana Lozoya estuvieron en la del caso Odebrecht, en el que están implicadas.

Con información de EFE