Nacional

AMLO vs. Esquivel: ¿cuál es el origen de su enojo?

El presidente descalifica al economista que él mismo propuso para formar parte de la Junta de Gobierno de la entidad monetaria.

El presidente Andrés Manuel López Obrador llamó este miércoles “ultratecnócrata” al subgobernador de Banco de México (Banxico), Gerardo Esquivel, un economista propuesto por el propio mandatario para que formara parte de la Junta de Gobierno de la entidad monetaria. ¿Cuál fue la razón?

El 2 de agosto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) informó que su Junta de Gobernadores aprobó una asignación general de derechos especiales de giro (DEG) por 456,000 millones, equivalente a unos 650,000 millones de dólares (mdd), para apuntalar la liquidez mundial frente a los impactos de la pandemia.

“Esta es una decisión histórica: la mayor asignación de DEG en la historia del FMI y una inyección de ánimo para la economía mundial en medio de una crisis sin precedentes. La asignación de DEG beneficiará a todos los países miembros, abordará la necesidad de reservas a escala mundial y a largo plazo, generará confianza y promoverá la resiliencia y estabilidad de la economía mundial”, declaró la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva, según un comunicado.


“En particular, ayudará a los países miembros más vulnerables que están luchando contra los estragos de la crisis provocada por la COVID-19″, agregó.

De acuerdo con el FMI, la asignación general de los DEG entrará en vigor el 23 de agosto y serán acreditados a los países miembros en proporción con sus actuales cuotas en la institución.

Aproximadamente, 275,000 mdd (alrededor de DEG 193,000 millones) de la nueva asignación se destinarán a países emergentes y en desarrollo, incluidos países de bajo ingreso. De este monto a México le corresponderán unos 12,000 mdd.

El 11 de agosto, López Obrador declaró que esos 12,000 mdd pueden ser destinados para reducir deuda del país de manera anticipada.


A junio pasado, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público de México (considerado como el indicador más amplio para medir la deuda pública) era de 12 billones 402,930 millones de pesos, de acuerdo con los datos más recientes de Hacienda.

Sin embargo, ese mismo día Esquivel le aclaró al presidente vía Twitter que por ley esos DEG no se pueden utilizar para pagar deuda.

“Los derechos especiales de giro (DEGs) no son una moneda, son un activo de reserva internacional. En México, por mandato de ley, los activos de reserva internacional no se pueden usar para pagar deuda”, escribió.

¿Qué son los DGE?

Los DEG son un activo de reserva internacional creado en 1969 por el FMI para complementar las reservas oficiales de los países miembros.

Hasta ahora se ha asignado DEG 660,700 millones (equivalentes a aproximadamente 943,000 mdd), monto que incluye los DEG 456,000 millones aprobados el 2 de agosto, de acuerdo con el FMI.

El valor de los DEG se basa en una cesta de cinco monedas: el dólar estadounidense, el euro, el renminbi chino, el yen japonés y la libra esterlina.

Los DEG son usados como unidad de cuenta por el organismo financiero y otras entidades internacionales, pero no son monedas ni créditos frente al FMI.

Representan un derecho potencial frente a las monedas de libre uso de los países miembros del FMI y se pueden canjear por monedas de libre uso.

Aquí puedes encontrar más información del FMI sobre el activo.

“Ultratecnócrata”

Tras la precisión de Esquivel, López Obrador arremetió este miércoles contra el subgobernador al calificarlo como un “ultratecnócrata”.

“Estos economistas están formados en escuelas en donde les enseñan a proteger a grupos de intereses, en este caso a proteger a financieros, no les enseñan a proteger al pueblo”, dijo en su conferencia matutina.

“Estaba yo viendo a Gerardo Esquivel, que ya se volvió ultratecnócrata, diciendo: ‘No se puede lo que plantea el presidente’. No se puede porque no se quiere, porque, con todo respeto, son muy cuadrados”, lanzó.

El presidente aseguró que se colocarán en el mercado financiero esos 12 mil millones de dólares y que se recibirá un uno por ciento por el manejo del recurso, y que por otro lado el gobierno tiene que pagar intereses del 4 por ciento por la deuda del país. Bajo su lógica se preguntó: “¿Por qué no se utiliza ese dinero para pagar deuda y nos ahorramos intereses?

Adelantó que su planteamiento lo presentará formalmente al Banco Central.

Tras la declaración del presidente, el subgobernador dijo en Twitter que “en democracia, el disenso no siempre es confrontación” y que “la deliberación pública siempre será bienvenida”.