Mundo

La ‘peor pesadilla’ de los estadounidenses y (hasta de sus seguidores) es que Trump se reelija en 2028

Trump ha expresado que desde el primer momento, de llegar a la presidencia en las elecciones de noviembre, se comportará como un dictador.

A medida que se acerca la revancha entre Joe Biden y Donald Trump, los profesionales políticos están detectando una preocupación inusual entre algunos votantes indecisos: que si Trump regresa a la Casa Blanca, se negará a renunciar cuando termine su mandato.

Seiji Carpenter, vicepresidente de David Binder Research, notó este miedo a principios de abril mientras realizaba grupos focales de personas que habían votado por Biden en 2020, pero que se desilusionaron y estaban considerando cambiar de bando. “Estábamos hablando con hombres latinos y mujeres asiático-estadounidenses-isleñas del Pacífico en estados en disputa”, recuerda Carpenter, “y abordaron directamente la cuestión de: ¿y si Trump no cede el poder?

Carpenter tiene una década de experiencia dirigiendo grupos focales para demócratas, pero nunca se había topado con este miedo en ciclos anteriores. “No es algo que hayamos estado probando”, dice. “Pero lo que hemos visto hasta ahora indica una preocupación real”.

Los estrategas republicanos se han encontrado con lo mismo. “Está apareciendo en nuestros grupos de discusión”, dice Sarah Longwell , directora ejecutiva de Longwell Partners y editora del sitio web conservador Bulwark. “Sucedió justo el otro día”.

Longwell compartió un video de un grupo de votantes indecisos de estados indecisos a quienes se les había preguntado si estaban preocupados de que Trump pudiera violar la enmienda constitucional que lo limita a un mandato más si gana en noviembre.

El miedo número 1: Que Trump no ceda el poder en 2028

“¿Alguien piensa que no podrá acatar la 22ª Enmienda de la Constitución y dejar el cargo después de las elecciones de 2028? ¿Alguien está preocupado por eso? preguntó el moderador.


En respuesta, siete de los ocho participantes levantaron la mano. A un hombre de Pensilvania le preocupaba que Trump pudiera ir más allá e intentar instituir una dinastía.

“No lo dejaría pasar, ahora que es dueño del Comité Nacional Republicano”, dijo el hombre, “para decir: ‘Don Jr. va a cumplir el próximo mandato y obtendrá dos. Y luego Barron recibirá dos. Y simplemente tendremos una monarquía falsa”.

Por muy descabellado que parezca, la perspectiva de que Trump anule o simplemente ignore la disposición constitucional que limita a un presidente a cumplir dos mandatos parece estar empujando a algunos votantes indecisos hacia Biden, a pesar de importantes reservas sobre la edad del titular , la agitación en el Medio Oriente.

Ahora los estrategas de ambos partidos están investigando hasta qué punto se ha extendido este sentimiento, particularmente entre los votantes indecisos que probablemente influyan en las elecciones.

¿Por qué Trump ha alimentado el miedo a su presidencial permanente?

Las propias provocaciones de Trump parecen estar alimentando el temor a una presidencia permanente. Un ejemplo obvio es el motín en el Capitolio el 6 de enero de 2021, cuando los partidarios de Trump, con su apoyo, intentaron detener la certificación de las elecciones presidenciales de 2020 para mantenerlo en el poder.

Más tarde, en una publicación de 2022 en las redes sociales , Trump pidió “terminar” partes de la Constitución en respuesta al fraude electoral que, según afirmó falsamente, había tenido lugar en 2020.

En diciembre pasado, el presentador de Fox News, Sean Hannity, invitó al expresidente a reprimir preocupaciones de los votantes sobre el uso de la retórica autoritaria por parte de Trump.

En cambio, Trump insistió en que sería un “dictador” sólo en el “día 1″ de su presidencia. En una entrevista reciente con Time , dijo que ese comentario lo hizo “en broma”, aunque añadió: “Creo que a mucha gente le gusta“.

Hasta quienes apoyan a Trump se asustan si llega a ser dictador

Los coqueteos de Trump con límites aplastantes al poder presidencial, si bien emocionan a muchos de sus seguidores, alarman a otros votantes, incluidos algunos que alguna vez lo apoyaron.

Lori McCammon, una abuela de Alma, Wisconsin, votó por Trump en 2016, pero dice que retrocedió ante sus comentarios recientes y que no lo apoyará en noviembre.

Dice que le preocupa que Trump no ceda el poder si es reelegido. “Según lo que he oído de él y de figuras como Steve Bannon “, dice McCammon, “ésta sería nuestra última elección libre y justa”.

Estrategas y encuestadores dicen que, al igual que McCammon, muchos votantes no comprometidos no perciben el lenguaje de Trump como una broma o una ironía, ni ven una posible toma de poder como una broma.’'.

Cuando preguntamos sobre su historial en materia de democracia, hay mucha preocupación general, incluso entre los republicanos, sobre cómo sería un segundo mandato de Trump”, dice Bryan Bennett, encuestador de Navigator Research, una empresa alineada con los demócratas. El malestar entre los votantes no demócratas también es evidente en las encuestas públicas. Una encuesta reciente de la Universidad de Quinnipiac encontró que el 21 por cienro de los votantes independientes y el 8 por ciento de los republicanos indicaron que “preservar la democracia en Estados Unidos” era la cuestión más crítica que enfrentaba el país.

El temor de que Trump pueda hacer algo sin precedentes para socavar la democracia es una nueva variable en una carrera por lo demás familiar entre dos candidatos impopulares que se han enfrentado antes. Varios profesionales políticos que se ganan la vida hablando con los votantes dicen haber detectado un cambio fundamental en la forma en que la gente ve las motivaciones e intenciones de Trump en comparación con otros políticos.

“Normalmente, cuando planteamos inquietudes sobre la agenda de un candidato, la gente se muestra escéptica y quiere hacer su propia investigación primero o piensa que es un ataque”, dice Carpenter, el director del grupo focal. “Con Trump, eso no es cierto. Los votantes creen que intentaría eliminar los límites de mandato y están nerviosos por lo que es posible”.

Las conversaciones de Carpenter con votantes no comprometidos le han llevado a creer que, más allá del 6 de enero y los comentarios incendiarios de Trump, este cambio se debe en gran medida a un catalizador menos obvio: la Corte Suprema. Su decisión de 2022 que anuló Roe v. Wade y eliminó el derecho constitucional de las mujeres al aborto ha hecho que los votantes se pregunten qué más, que dan por sentado, podría cambiarse o eliminarse. “Las dimensiones de lo que constituye una amenaza creíble se han ampliado gracias a Roe “, dice Carpenter. “Desde esa decisión, se escucha a los votantes convencerse de que una idea es demasiado descabellada”.

Democratas buscan delibilidades de Trump

Con Biden a la zaga de Trump en las encuestas más recientes (incluso en seis de los siete estados disputados en la última encuesta de Bloomberg News-Morning Consult), los demócratas están ansiosos por encontrar y explotar cualquier posible debilidad de Trump. Una posibilidad es amplificar los temores de una toma de poder.

Recientemente, el grupo liberal Priorities USA pidió a mil 500 votantes probables en ocho estados en disputa que clasificaran más de dos docenas de declaraciones o políticas de Trump de “más” a “menos” preocupantes.

En resultados que no se han hecho públicos hasta ahora, Priorities encontró que el comentario de Trump sobre el “dictador” y los llamados a destripar la Constitución se clasificaron como las “más preocupantes” de todas las opciones.

“En última instancia, esperamos que esta carrera se reduzca a la elección clara que enfrentan los votantes: el aborto, la economía y la protección de la democracia”, dice Nick Ahamed, subdirector ejecutivo de Priorities USA. “La promesa de Trump de una dictadura moldeará cada uno de ellos si es elegido”.

Muchos estrategas republicanos están de acuerdo. “Esa es una especie de apuesta que está haciendo la campaña de Biden”, dice un encuestador republicano no afiliado que pidió no ser identificado porque no quería enojar a la campaña de Trump. “Que eventualmente la gente se asustará tanto por lo que significará el próximo giro de Trump que se pasarán a Biden”.

¿Sí se podría reelegir Trump en 2028?

Después de meses de mostrarse tímido, Trump le dijo a Time en abril que solo cumpliría dos mandatos. Sin embargo, esto no ha apaciguado a opositores como Ahamed, que señalan los esfuerzos organizados de la Heritage Foundation y otros espacios favorables a Trump para ampliar radicalmente los poderes presidenciales.

La revista American Conservative publicó un artículo en marzo en el que abogaba por la derogación de la 22ª Enmienda, que criticó como “una restricción arbitraria a los presidentes que cumplen mandatos no consecutivos y a la democracia misma”.

La idea de derogación tiene un largo linaje. Ratificada en 1951, la 22ª Enmienda fue en gran medida una respuesta a los cuatro mandatos sin precedentes desempeñados por el presidente demócrata Franklin Delano Roosevelt , que generaron preocupaciones sobre la posibilidad de que los presidentes con muchos años de servicio acumularan demasiado poder y potencialmente socavaran los principios democráticos.

Posteriormente, la enmienda ha irritado a los presidentes populares y a sus partidarios en ambos partidos. En 1987, Ronald Reagan le dijo al entrevistador de televisión David Frost que “le gustaría iniciar un movimiento” para derogar la enmienda, que, según él, interfería con el derecho de las personas a “votar por alguien tan a menudo como quisieran”. Los miembros demócratas de la Cámara de Representantes introdujeron legislación para derogar la 22ª Enmienda durante la presidencia de Bill Clinton y nuevamente durante la de Barack Obama. Ninguno de los proyectos de ley llegó a ninguna parte.

Modificar la Constitución sería extraordinariamente difícil, ya que requeriría una mayoría de dos tercios de los votos en la Cámara y el Senado o una convención constitucional convocada por dos tercios de las legislaturas estatales, después de la cual cualquier enmienda tendría que ser ratificada por tres cuartas partes de los estados. . Incluso los partidarios más fervientes de Trump no ven ese escenario como realista. Sugieren que las conversaciones sobre la derogación tienen como principal objetivo molestar a los críticos del ex presidente.

“Se trata 100 por ciento de trollear a los liberales”, dice Bannon. “Es demasiado difícil lograr que los estados ratifiquen la derogación; no es que a ciertas partes del universo MAGA no les encantaría que lo hiciéramos”.

Aún así, la posibilidad de que Trump intente abolir los límites de mandato si es reelegido en noviembre se registra como una seria amenaza para una proporción significativa de votantes, a pesar de que afirma lo contrario. Y parece estar llevándolos hacia Biden.

En una encuesta de NBC News-Public Opinion Strategies del 21 de abril , el 16 por ciento de los votantes registrados mencionaron las “amenazas a la democracia” como el problema más importante que enfrenta el país. Entre ellos, Biden tenía una ventaja de 67 puntos sobre Trump, 81 por ciento a 14 por ciento.

McCammon, la mujer de Wisconsin que alguna vez votó por Trump, ahora se considera parte de este grupo. “Votaré por Biden incluso si está en coma”, dice.

También lee: