Mundo

Elecciones en EU 2024: ¿Trump puede ser presidente si es imputado?

En la Constitución de Estados Unidos no hay nada que le impida a Donald Trump continuar con su campaña electoral o incluso gobernar el país.

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump (2017-2021) fue imputado en esta semana con cuatro cargos, esta vez por supuestamente intentar revertir el resultado de las elecciones de 2020, en las que perdió frente al demócrata Joe Biden.

Las nuevas acusaciones se suman a las ya impuestas por dirigir pagos secretos a una estrella de cine para adultos durante su campaña de 2016 y por llevarse cajas de llenas de documentos clasificados a su mansión de Mar-a-lago en Florida cuando dejó la Casa Blanca en enero de 2021.

Cuestionado en días recientes sobre si abandonaría sus intentos por conseguir la presidencia de Estados Unidos en 2024 ante los numerosos cargos que enfrenta, Trump aseguró que no hay nada en la Constitución que le impida seguir en la contienda.

“Aun en el escenario de que Trump sea encarcelado por alguno de los tres procesos criminales que hay en su contra, las lagunas constitucionales le permitirían competir, ganar e, incluso, gobernar desde prisión”, señala Pablo Hiriart en su columna: Trump podría gobernar desde la cárcel.

Y es que los únicos requisitos para postularse a la presidencia de Estados Unidos son: tener al menos 35 años de edad y ser estadounidense por nacimiento o naturalización, detalla Hiriart.

“Escrita durante un periodo histórico en el que era impensable que un convicto se postulara a la Presidencia, la Constitución no dice absolutamente nada al respecto. Bajo el sistema legal de Estados Unidos, lo que no está explícitamente prohibido está permitido”, precisa.


Esta no sería la primera vez que un convicto lo intenta. Según recuerda Hiriart, en 1920, el candidato socialista Eugene V. Debs se postuló para la Casa Blanca desde prisión luego de ser detenido por sedición a raíz de sus manifestaciones contra la participación de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.

Si bien Trump no sería el primer candidato en intentar ganar la presidencia desde la cárcel, su caso es inédito por tener encima un total de 78 acusaciones -40 por la sustracción de documentos clasificados, 34 por falsificar la contabilidad de sus negocios y cuatro por conspirar contra la validación del resultado electoral de 2020- que, en caso de resultar ciertas, lo harían acreedor a más de 400 años de prisión, detalla Hiriart.

Como candidato este panorama no luce nada alentador, pero todo podría cambiar en caso de obtener la victoria en las elecciones. El columnista advierte que la llegada de Trump a la presidencia por segunda ocasión generaría un cuestionamiento constitucional que no ha sido litigado jamás en ningún tribunal: “¿Podría perdonarse a sí mismo?”.

También lee: