Mundo

Esto hacía Trump mientras insurrectos tomaban el Capitolio el 6 de enero de 2021

El personal cercano a Trump intentaba convencerle de dar un mensaje que disipara a los insurrectos que ya estaban dentro del Capitolio.

Los miembros del comité de la Cámara de Representantes que investiga los hechos del 6 de enero realizarán este jueves su primera audiencia en horario de máxima audiencia para compartir lo que han descubierto sobre los intentos del entonces presidente Donald Trump de anular los resultados de las elecciones de 2020, que culminaron en el asalto del Capitolio de los Estados Unidos. Parte de su misión: determinar las acciones de Trump ese día.

Ya se sabe mucho sobre dónde estuvo Trump, qué dijo y cómo reaccionó. Pero quedan grandes lagunas. Lo que sabemos:

‘Luchamos como el infierno’

El día comenzó, como solían hacer, con llamadas y tuits enojados. Mientras el vicepresidente Mike Pence se preparaba para presidir una sesión conjunta del Congreso para contar los votos electorales que formalizarían la victoria del demócrata Joe Biden, Trump siguió ejerciendo presión pública. Exigió que Pence rechazara los resultados invocando poderes que Pence le había dejado claro al presidente que no poseía.

“Los estados quieren corregir sus votos, que ahora saben que se basaron en irregularidades y fraude, además de que el proceso corrupto nunca recibió la aprobación legislativa”, afirmó falsamente Trump a las 8:17 a.m. “Todo lo que Mike Pence tiene que hacer es enviarlos de regreso a los Estados, Y GANAMOS”, agregó. “¡Hazlo Mike, este es un momento para el coraje extremo!”

Trump continuó repitiendo sus afirmaciones infundadas de fraude electoral generalizado mientras miles de sus seguidores se reunían para una manifestación de “Salvemos a América” en el Ellipse frente a la Casa Blanca organizada para presionar a los republicanos en el Congreso para que rechazaran el voto demócrata, una medida que habría arrojado al país en una crisis constitucional sin precedentes.

“Los Estados quieren rehacer sus votaciones. Se enteraron que votaron por un FRAUDE. Las legislaturas nunca aprobaron. ¡SEAN FUERTES!” instó el entonces presidente.

Para entonces, el rally ya estaba en marcha.


El representante Mo Brooks, republicano de Alabama, proclamó que “hoy es el día en que los patriotas estadounidenses comienzan a anotar nombres y patear traseros”.

“Tengamos un juicio por combate”, declaró Rudy Giuliani, quien lideraba el esfuerzo legal perdedor de Trump.

Antes de salir de la Casa Blanca, Trump llamó a Mike Pence desde la Oficina Oval y volvió a reprender a su otrora soldado leal. “No tienes el coraje de tomar una decisión difícil”, dijo un Trump furioso, según un relato descrito en una carta del comité.

Luego, Trump fue al mitin y llegó alrededor de las 11:42 a.m. mientras la banda sonora de su campaña sonaba en el aire gélido. Justo antes del mediodía, subió al escenario con su habitual “Dios bendiga a EU” y lanzó un feroz discurso en el que se quejó de una elección “amañada” e insistió en que “nunca cedería”.

“Si Mike Pence hace lo correcto, ganamos las elecciones”, declaró falsamente desde detrás de una pared de vidrio protector, y les dijo a sus seguidores: “Luchamos como el demonio, y si no pelean como el demonio, no ganaremos”. Les dijo que planeaba unirse a ellos en su marcha planificada hacia el Capitolio y agregó que “nunca recuperarán nuestro país con debilidad”.

En ese momento, montones de sus seguidores, muchos de ellos con grandes banderas de “Trump”, ya cruzaban el Mall hacia el Capitolio, donde se estaban llevando a cabo los procedimientos del Congreso.

Mientras Trump hablaba, Pence publicó una carta pública en la que exponía formalmente su posición en desafío al presidente. “Es mi juicio ponderado que mi juramento de apoyar y defender la Constitución me impide reclamar autoridad unilateral para determinar qué votos electorales deben contarse y cuáles no”, escribió.

A la 1:12 p. m., Trump había concluido su discurso y estaba bailando en el escenario con “YMCA”y aplaudiendo mientras los manifestantes se enfrentaban con la policía a poca distancia en los escalones del Capitolio. Mientras el séquito presidencial se amontonaba en la caravana que esperaba, surgieron preguntas sobre si se dirigiría al Capitolio, como le había dicho a la multitud. En cambio, después de un retraso, la limusina del presidente se dirigió hacia la Casa Blanca. Más tarde, Trump le dijo a The Washington Post en una entrevista que el Servicio Secreto le había prohibido hacer el viaje.

‘Esto está mal y no representa a quienes somos’

Mientras Trump regresaba a la Casa Blanca, la situación en el Capitolio se estaba deteriorando. Los alborotadores de la mafia pro-Trump irrumpieron a través de las barricadas de la policía, agredieron a los agentes, rompieron ventanas y embistieron puertas. A la 1:49 p. m., la policía de DC declaró oficialmente un motín. Y a las 2:15 p. m., Pence y los miembros del Congreso se apresuraron a esconderse cuando los alborotadores irrumpieron en el edificio.

“Esto está mal y no representa a quienes somos”, tuiteó el hijo mayor del presidente, Donald Trump Jr., quien había hablado en el mitin, a las 2:17 p. m. “Sean pacíficos y usen sus derechos de la Primera Enmienda, pero no comience a actuar como los otros. Tenemos un país que salvar y esto no ayuda a nadie”.

Su padre, sin embargo, tomó un tono diferente.

“Mike Pence no tuvo el coraje de hacer lo que se debería haber hecho para proteger a nuestro país y nuestra Constitución, dando a los Estados la oportunidad de certificar un conjunto de votos corregidos, no los fraudulentos o inexactos que se les pidió que certificaran previamente. ¡Estados Unidos exige la verdad!”, Trump tuiteó a las 2:24 p.m.

El tuit se produjo en el momento en que Trump llamó accidentalmente al senador Mike Lee, republicano por Utah, mientras intentaba comunicarse con el senador Tommy Tuberville, republicano por Ala. Según los informes, Lee le pasó el teléfono a Tuberville, quien contó a Politico que le informó a Trump que Pence acababa de ser evacuado de la cámara del Senado.

Finalmente, alrededor de las 2:40 p.m., mientras las imágenes de los manifestantes marchando por los pasillos dorados del edificio inundaban las pantallas de televisión del ala oeste, Trump envió un tuit instando a los manifestantes a permanecer en paz.

“Por favor, apoye a nuestra Policía del Capitolio y respeten la aplicación de la Ley. Ellos están verdaderamente del lado de nuestro país. ¡Sé pacífico!” A las 2:43 p. m., Ashli Babbitt, una manifestante pro-Trump, recibió un disparo cuando intentaba entrar a la fuerza en la Cámara.

‘Condena la insurrección ahora’

No está claro exactamente cuándo sucedió, pero en algún momento después de regresar del mitin, Trump se recluyó en el comedor de la Oficina Oval para ver cómo se desarrollaban los hechos violentos en la televisión.

“Todo lo que sé sobre ese día es que él estaba en el comedor, mirando alegremente en su televisor como solía hacer: ‘Mira a todas las personas que luchan por mí’, decía presionando el botón para rebobinar, mirando las escenas de nuevo, eso es lo que sé”, contó a CNN su exsecretaria de prensa Stephanie Grisham, quien también se desempeñó como jefa de gabinete de la primera dama Melania Trump.

Algunos partidarios trataron frenéticamente de llegar a la Casa Blanca para instar a Trump a que hiciera acto de presencia y pidiera a los alborotadores que se fueran. Entre ellos estaban el hijo mayor de Trump, varios presentadores de Fox News, algunos miembros del Congreso y el exgobernador de Nueva Jersey Chris Christie, quien había trabajado con Trump en los preparativos del debate.

Incapaces de comunicarse con él directamente, los aliados se apresuraron a llamar su atención de cualquier forma que pudieran. Algunos recurrieron a tuitear. Otros aparecieron en la televisión, tratando de ser escuchados.

“Cancele esto, señor presidente”, dijo el representante Mike Gallagher, republicano de Wisconsin, en CNN.

Condene esto ahora, @realDonaldTrump, usted es el único al que escucharán. ¡Por nuestro país!”. tuiteó su ex directora de comunicaciones, Alyssa Farah Griffin, a las 2:54 p. m.

“Un tuit del presidente no es suficiente. Él puede detener esto ahora y necesita hacer exactamente eso. Dile a esta gente que se vaya a casa”, escribió su exjefe de gabinete, Mick Mulvaney, a las 3:01 p.m.

La exconsejera Kellyanne Conway, que para entonces había dejado la Casa Blanca, dijo que llamó a un asistente que sabía que estaría al lado de Trump con un mensaje urgente.

“Inste al presidente a decirle a la gente en el Capitolio que se detenga”, escribió en sus memorias recientes. “Tal vez haya altavoces. Alguien podría transmitirlo en vivo. Necesitan escuchar su voz”. También hizo su petición en la televisión y en Twitter, donde escribió: “DETÉNGANSE. Paren. Paz. La Ley y el orden. Seguridad para Todos” a las 3:21 pm

El líder republicano de la Cámara, Kevin McCarthy, indicó a una estación de radio de California que él también había hablado con el presidente.

“Fui la primera persona en llamarlo”, narró McCarthy. “Le dije que fuera a la televisión nacional, que le dijera a esta gente que se detuviera. Dijo que no sabía lo que estaba pasando”.

El representante Jaime Herrera Beutler, republicano por Washington, comentó que McCarthy le transmitió esa conversación. Según su relato, cuando McCarthy le dijo a Trump que eran sus propios partidarios irrumpiendo en el edificio, Trump respondió: “Bueno, Kevin, supongo que estas personas están más molestas por las elecciones que tú”.

Otros enviaron mensajes de texto al jefe de personal de Trump, Mark Meadows, rogándole que dijera algo y tratando de transmitir la gravedad de la situación.

“Estamos sitiados”, escribió un reportero. “Todos estamos indefensos”.

“Tiene que condenar esta ... lo antes posible”, le envió un mensaje de texto Trump Jr. a Meadows.

“Lo estoy presionando con fuerza. Estoy de acuerdo”, respondió Meadows.

Trump Jr. envió mensajes de texto una y otra vez, instando a que su padre actuara.

“Necesitamos una dirección Oval. Él tiene que liderar ahora. Ha ido demasiado lejos y esto se ha ido de las manos”.

Los presentadores de Fox News estuvieron de acuerdo.

“Mark, el presidente necesita decirle a la gente en el Capitolio que se vayan a casa. Esto nos está haciendo daño a todos. Está destruyendo su legado”, escribió Ingraham.

“¿Puede hacer una declaración? Pídele a la gente que abandone el Capitolio”, envió un mensaje de texto a Sean Hannity.

A las 3:13 p. m., Trump finalmente emitió un tuit pidiendo a sus seguidores que permanecieran en paz, pero sin pedirles que se fueran.

“Pido que todos en el Capitolio de los Estados Unidos permanezcan en paz. ¡Sin violencia! Recuerden, NOSOTROS somos el Partido de la Ley y el Orden: respeten la Ley y a nuestros grandes hombres y mujeres de Azul. ¡Gracias!” escribió él.

‘Esto es una locura total’

El testimonio del Congreso publicado hasta ahora pinta una imagen de una escena caótica dentro de la Casa Blanca, con el personal tan desesperado como los que estaban fuera del edificio, presionando para que Trump actuara ante el avance de la turba.

Keith Kellogg, asesor de seguridad nacional de Pence, que había estado en la Oficina Oval durante la llamada telefónica matutina de Trump al vicepresidente, testificó que el personal quería que Trump tomara medidas inmediatas para abordar la violencia, pero Trump se negó.

El comité identificó una brecha de casi ocho horas en el registro oficial de la Casa Blanca de las llamadas telefónicas de Trump, desde un poco después de las 11 a. m. hasta alrededor de las 7 p.m., incluido el representante Jim Jordan de Ohio, Tuberville y McCarthy.

El personal de la Casa Blanca pidió repetidamente la ayuda de su hija, Ivanka Trump, dijo el comité.

“¿Alguien está llegando a potus? Tiene que decirles a los manifestantes que se disipen. Alguien va a morir”, le envió en un mensaje de texto a Ben Williamson, asistente del jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows.

Lo he estado intentando durante los últimos 30 minutos. Literalmente irrumpieron en el salón oval. Es una locura total”, respondió Williamson.

La Casa Blanca ya era un pueblo fantasma en medio de las salidas del personal. Se le había dicho al personal no esencial que podían trabajar desde casa debido a la posible amenaza a la seguridad.

Finalmente, a las 4:17 p. m., 187 minutos después de iniciada la insurrección, Trump difundió un video, grabado en el Rose Garden, en el que elogió a los alborotadores como “muy especiales”, pero les pidió que se dispersaran.

“Conozco tu dolor. Entiendo tu dolor. Tuvimos una elección que nos robaron”, dijo. “Pero tienes que irte a casa ahora. Tenemos que tener paz”. Así que vete a casa. Te amamos. Eres muy especial —continuó—. “Se como te sientes. Pero vete a casa y vete a casa en paz.

Se filmaron múltiples tomas, pero, dijo el comité, aparentemente, en versiones anteriores, Trump no había pedido a los manifestantes que se fueran.

El Capitolio finalmente fue asegurado a las 5:34 p.m. y Trump pronto volvió a twittear.

“Estas son las cosas y eventos que suceden cuando una sagrada victoria electoral aplastante es despojada sin ceremonias y con tanta saña de grandes patriotas que han sido maltratados e injustamente durante tanto tiempo. Vete a casa con amor y en paz”, escribió a las 6:01 p. m. “¡Recuerda este día para siempre!”.

Poco después, Twitter anunció que había bloqueado la cuenta del presidente y le exigió que borrara los tuits que elogiaban a los atacantes del Capitolio. Facebook pronto tomó la misma medida.

El Congreso reanudó el conteo de los votos electorales a las 8 p.m. y a las 3:40 a.m. los legisladores certificaron a Biden como legítimo ganador. Minutos después, el director de redes sociales de Trump, Dan Scavino, publicó una declaración de Trump, a quien se le había bloqueado el acceso a sus propias cuentas, en la que concedió oficialmente después de la votación.

“Aunque estoy totalmente en desacuerdo con el resultado de las elecciones, y los hechos me confirman, habrá una transición ordenada el 20 de enero”, decía.

También lee: