Mundo

Tiroteo en Texas: Pese a ‘millonario’ presupuesto, policía ‘no detuvo la masacre’, critican

Uvalde este año entregó al departamento de policía 4 millones de dólares, el gasto más grande de su presupuesto, que representa el 40 por ciento.

A raíz de un ataque que dejó 19 niños y dos maestros muertos en Uvalde, Texas, los defensores, los legisladores y los medios de comunicación han citado repetidamente un número: 40 por ciento.

Este porcentaje es el presupuesto que Uvalde se gasta en el departamento de policía.

“El 40 por ciento del presupuesto de la ciudad de Uvalde va a la policía. El distrito escolar tenía su propia fuerza policial. Esto es lo que sucedió”, escribió la congresista Alexandria Ocasio-Cortez en Twitter, con un enlace a un tuit que describe la lenta respuesta de los oficiales al tiroteo.

El Departamento de Policía de Uvalde se encuentra entre las agencias bajo un intenso escrutinio por su respuesta a la masacre en la Escuela Primaria Robb, luego de que los oficiales revelaran que los agentes no ingresaron a la habitación donde el hombre armado estaba disparando durante más de una hora.

Mientras personas como el senador Ted Cruz , el fiscal general de Texas Ken Paxton y el expresidente Donald Trump piden armar a los civiles y aumentar la presencia policial en las escuelas. La implicación para algunos críticos como Ocasio-Cortez es que, aunque Uvalde dedicó una proporción tan grande de los recursos de la ciudad a la vigilancia, no pudieron detener gran parte del derramamiento de sangre.

Pero determinar qué pudo haber salido mal durante la respuesta de la policía al ataque requerirá más que escudriñar los presupuestos de la ciudad. De hecho, el gasto policial de Uvalde no es tal aberración.

La vigilancia es uno de los pocos servicios que las ciudades más pequeñas pueden brindar. Para Uvalde, que tiene aproximadamente 16 mil residentes, el presupuesto policial de 4 millones de dólares es el gasto más grande en el presupuesto de la ciudad este año, financiado en una proporción que es más alta que la de algunos pares, pero lejos de ser anormal.


Un análisis de una muestra de otras 15 ciudades con poblaciones entre 15 y 20 mil habitantes en 10 estados, algunos dominados por republicanos y otros por demócratas, muestra que, en promedio, la policía representó el 32 por ciento de sus presupuestos de fondos generales en 2022.

El nivel promedio en las grandes ciudades también ronda el 30 por ciento, con ciudades como Milwaukee, Oakland y Phoenix gastando cerca del 40 por ciento.

En cierto modo, estos altos porcentajes pueden ser engañosos, porque algunos pueblos y ciudades pequeños no están configurados para brindar muchos otros servicios, como atención médica, servicios sociales o los artículos costosos que dominan la mayoría de los presupuestos de las grandes ciudades.

En cambio, esos gastos se dejan a los distritos escolares, condados, estados y entidades más grandes con más recursos para ejecutar esos programas de manera eficiente, según Richard Auxier, asociado sénior de políticas en el Centro de Políticas Fiscales de Urban-Brookings. Es por eso que la vigilancia representa una parte tan grande del gasto.

“En una ciudad pequeña, no es raro que la policía sea uno de los principales motivos por los que existe el gobierno”, dijo Auxier. “La razón por la que la policía es una parte alta del presupuesto de esa ciudad no es porque Uvalde sea un valor atípico en su número de policías o gastos policiales”.

Los presupuestos policiales tienden a estar compuestos principalmente por costos de personal, lo que significa que a medida que pasa el tiempo suelen aumentar, como ha sido el caso de Uvalde. La reducción de los presupuestos generalmente significa que una ciudad está despidiendo a los oficiales o permitiendo que las vacantes queden sin cubrir.

Los presupuestos de fondos generales de las ciudades son la forma en que financian las operaciones diarias: si la policía ocupa una gran proporción de ese pastel finito, entonces hay menos dinero para hacer otras cosas.

“Un aspecto importante de la financiación es el control”, dijo Auxier. “Usted controla la cantidad de policías y lo que hacen esos oficiales”.

Pero el presupuesto de la policía de la ciudad no es el único dinero que se destina a los agentes del orden a nivel local.

Además de los fondos de la ciudad, otro medio millón de dólares para la policía de Uvalde provino de una subvención del gobierno federal, destinada a reforzar la compra de equipos y cubrir los costos de horas extras relacionadas con el patrullaje fronterizo. El Departamento de Policía de Uvalde también tiene su propio equipo SWAT de medio tiempo, aunque no está claro si fue movilizado para el tiroteo en la escuela.

Y el departamento de policía de la ciudad se encontraba entre varias agencias policiales que respondieron al tiroteo del martes. Esas agencias tienen sus propios flujos de financiación, lo que se suma a la cuenta del dinero gastado localmente en vigilancia. 

Y, en última instancia, se les puede encontrar responsables de la respuesta a la masacre de la escuela, que ha enfrentado crecientes protestas de la comunidad. La fuerza policial del distrito escolar tiene seis oficiales, incluido un jefe, según el sitio web del distrito, y el distrito gastó $435,270 este año en servicios de seguridad y monitoreo. Recibió al menos otros 69 mil dólares del estado para reforzar la seguridad en 2020.

Durante la masacre del martes, el jefe de la policía de ese distrito escolar era el encargado de la escena, según el director del Departamento de Seguridad Pública de Texas, Steve McGraw. Ese jefe fue quien dio la orden de retrasar el derribo de la puerta del salón de clases donde se