Mundo

Entre protestas, inicia convención de Asociación Nacional del Rifle en Texas tras masacre en Uvalde

Cientos de manifestantes enojados por la violencia armada protestan afuera de la convención anual de la Asociación Nacional del Rifle, que se celebra en Houston.

La Asociación Nacional del Rifle (NRA) inició su convención anual en Houston este viernes en medio de protestas, justo tres días después que un adolescente armado matara a 19 estudiantes y dos docentes en una escuela primaria al otro lado del estado, renovando el debate nacional sobre la violencia armada.

El expresidente Donald Trump y otros líderes republicanos figuran en la lista de oradores del evento de de venta y promoción de armas, en medio de cientos de manifestantes enojados por la violencia armada, incluidos algunos con cruces con fotos de las víctimas del tiroteo en la escuela de Uvalde, Texas.

Con los manifestantes, el demócrata Beto O’Rourke, quien está desafiando al gobernador de Texas Greg Abbott en la carrera por la gubernatura, marcó una lista de tiroteos escolares anteriores y pidió a los asistentes a la convención que “se unan a nosotros para asegurarnos de que esto ya no suceda en este país”.

“Detengamos los tiroteos masivos”

“El momento de detener a Uvalde fue justo después de Sandy Hook”, dijo O’Rourke. “El momento en que detuvimos a Uvalde fue justo después de Parkland. El momento en que detuvimos a Uvalde fue justo después de la preparatoria Santa Fe. El momento para que detengamos el próximo tiroteo masivo en este país es ahora mismo, aquí mismo, hoy con cada uno de nosotros”.

Algunos oradores y artistas programados se retiraron del evento, incluidos varios legisladores de Texas y el cantante de ‘American Pie’ Don McLean, quien dijo que “sería una falta de respeto” seguir adelante con su acto después del último tiroteo masivo en el país. El vicegobernador de Texas, Dan Patrick, dijo el viernes por la mañana que había decidido no hablar en un desayuno del evento después de “considerar en oración y discutir con los funcionarios de la NRA”.

La NRA dijo que las personas que asistieran a la exhibición de armas “reflexionarían sobre” el tiroteo en la escuela Uvalde, “orarían por las víctimas, reconocerían a nuestros miembros patrióticos y se comprometerían a redoblar nuestro compromiso para hacer que nuestras escuelas sean seguras”.

Según las imágenes transmitidas por medios locales, los participantes en la protesta acudieron pertrechados con carteles con mensajes como “Prohíban los rifles de asalto ahora”, “¿Cuándo querrán a sus hijos más que a las armas de fuego?” y “Los rifles de asalto son para asesinar”.


Numerosos carteles contenían mensajes críticos con el expresidente de Estados Unidos, Donald Trump (2017-2021), quien tiene previsto intervenir este viernes en la convención de la NRA; con el senador republicano de Texas, Ted Cruz, y con el gobernador texano y también conservador, Greg Abbott.

Los manifestantes corearon, además, consignas como “vergüenza” o “echémoslo en las elecciones”, en referencia a Abbot.

Uvalde reflexiona sobre el control de armas

“Estamos en el salvaje oeste”, dice Deborah Bond afuera de la tienda donde el autor de la masacre de Uvalde compró legalmente el fusil de asalto con el que mató a 21 personas. En un estado “santuario” de las armas de fuego, algunos empiezan a preguntarse si es hora de poner límites.

Cerca de la tienda Oasis Outback de Uvalde, Bond explica a EFE que acaba de ver salir del establecimiento a un hombre “con un niño pequeño de una mano y un (rifle de asalto) AR-15 en la otra”, explica.

Poco después de cumplir 18 años, Salvador Ramos compró en Oasis Outback un rifle AR-15 que había encargado en internet a un fabricante del estado de Georgia, y que luego utilizó para acabar con las vidas de 19 niños y dos maestras el martes en la escuela primaria Robb, según la investigación.

Tras la tragedia, la tienda ha seguido abierta, aunque con presencia de la Policía estatal en la puerta y con un empleado que vigila si se acerca cualquiera que parezca periodista para impedirle entrar en el edificio y expulsarlo de inmediato de la zona.

No está claro que vaya a haber consecuencias para el establecimiento, que tampoco las enfrentó cuando hace unos años vendió 10 mil balas en un solo día a un empresario que las hizo llegar a cárteles en México, según el diario San Antonio Express-News.

La razón es que en Texas no hay límites a la cantidad de munición que puede comprarse y es completamente legal que alguien de 18 años compre un rifle de asalto, a pesar de que, paradójicamente, la ley federal lo obligaría a esperar hasta los 21 si quisiera adquirir una pistola.

En defensa de la NRA

Larry Miller, de 56 años, de Huntington Beach, California, dijo que no tenía ningún problema con que la reunión de la NRA se llevara a cabo tan poco tiempo del tiroteo en Uvalde. Dijo que fue “muy triste y desafortunado”, que el pistolero no “tenía ningún respeto por las libertades de las personas que tenemos aquí en este país”.

Samuel Thornburg, de 43 años, trabajador de mantenimiento de Southwest Airlines en Houston que asistía a la reunión de la NRA, dijo: “Las armas no son malas. Son las personas que están cometiendo el crimen las que son malas. Nuestras escuelas necesitan estar más cerradas. Tiene que haber más guardias”.

Dentro del salón de convenciones, miles de personas caminaron, deteniéndose en los puestos que mostraban exhibiciones de pistolas, rifles, armas de fuego estilo AR, cuchillos, ropa y estantes para armas. Afuera, la policía instaló barreras de metal en un gran parque donde cientos de manifestantes y contramanifestantes se reunieron frente al centro de convenciones del centro.

Con información de EFE.