Mundo

Ahorra un poco, ¿apaga a ‘Putin’? Invasión a Ucrania cambia consumo de luz en el mundo

Europa depende y mucho del gas ruso, por lo que las sanciones contra Putin implican un problema extra para los europeos.

Desde que Jimmy Carter fue presidente de Estados Unidos, los gobiernos de todo el mundo no han estado bajo tanta presión para pedir a sus ciudadanos que reduzcan el consumo de energía por el bien común.

La necesidad de una mayor conservación de la energía se ha disparado mientras la guerra en Ucrania está obligando a Europa a frenar la dependencia de la energía rusa.

A esto hay que agregar que la recuperación económica posterior a la pandemia está creando escasez de energía en China y el rápido cambio a las energías renovables, los fenómenos meteorológicos extremos y los precios de los combustibles altísimos están presionando a las redes de transmisión desde Texas hasta Pakistán.

La batalla contra el cambio climático en las próximas décadas hará que la situación sea más difícil, y las políticas gubernamentales solo pueden bastar hasta cierto punto para mantenerse al día con los desafíos. Eso significa que los líderes recurrirán cada vez más a los ciudadanos comunes para hacer sacrificios más allá de pagar precios exorbitantes cuando carguen gasolina.

La estrategia de Japón en la última semana para evitar un apagón catastrófico es el último ejemplo de lo que la gente en todas partes puede enfrentar pronto y cómo un enfoque unificado puede marcar la diferencia.

La energía ha escaseado en todo el mundo tras la invasión rusa de Ucrania, pero la situación en Japón empeoró repentinamente el martes, luego de que un terremoto de una semana antes obligó al cierre de plantas de energía y un frío clima aumentó la demanda de calefacción, amenazando con cortes eléctricos en Tokio.

A pedido urgente del gobierno y las empresas de servicios públicos, los hogares y las fábricas de Tokio redujeron drásticamente su consumo de energía bajando el termostato y atenuando las luces. En solo unas 12 horas, la megaciudad redujo el consumo total equivalente a la electricidad de un día entero utilizada para iluminar la famosa franja de Las Vegas, evitando un apagón que habría dejado a oscuras hasta 3 millones de edificios.

“Japón ha utilizado durante mucho tiempo un enfoque de conservación de energía basado en la participación pública que ha sido uno de los más exitosos del mundo”, comentó Daniel Aldrich, profesor de la Universidad Northeastern en Boston. “Reducir la demanda en toda Europa, de manera paralela a la forma en que Japón ha reducido el uso de energía, ayudaría a reducir la demanda de petróleo y gas rusos que alimentan gran parte de Europa occidental”.

El llamado a la acción de Japón refleja esfuerzos similares ocurridos en la crisis del petróleo en la década de los setenta, cuando los productores en Medio Oriente dejaron de exportar crudo a EU y sus aliados por apoyar a Israel durante la Guerra de Yom Kippur. El presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, instó a los ciudadanos a bajar la temperatura de sus termostatos y establecer límites de velocidad de 55 millas por hora para reducir la demanda de petróleo.

El presidente Carter habló directamente al pueblo estadounidense en una “charla junto a la chimenea” en 1977, vistiendo un suéter amarillo y pidiéndole a la gente que asumiera una parte de la carga para resolver el problema de la energía.

“Debemos enfrentar el hecho de que la escasez de energía es permanente”, dijo. “No hay forma de que podamos resolverlo rápidamente, pero si todos cooperamos y hacemos sacrificios modestos, si aprendemos a vivir con economía y recordamos la importancia de ayudar a nuestros vecinos, entonces podemos encontrar formas de adaptarnos y hacer que nuestra sociedad sea más eficiente. .”

Ningún presidente estadounidense después de Carter ha intentado invocar tal espíritu de sacrificio de los ciudadanos del país. Incluso Joe Biden hasta ahora solo ha instado a aumentar una mayor oferta tanto a nivel nacional como de los grandes productores de Medio Oriente.

Contra Putin

Aún así, se han empleado muchos métodos en todo el mundo para reducir el consumo de energía. El año pasado, China ordenó el cierre de fábricas para brindar alivio a la red. California utiliza un sólido sistema de respuesta a la demanda, pagando a grandes industrias para que detengan sus operaciones a cambio.

Algunos políticos en Europa han comenzado a sugerir que los ciudadanos tendrán que hacer su parte para reducir el consumo de energía y reducir las importaciones de gas de Rusia, que representan alrededor del 40 por ciento de las importaciones totales del bloque.

“Si no quiere actuar para reducir un grado centígrado la temperatura del planeta por el cambio climático, hazlo por actuar contra Putin”, dijo recientemente Claude Turmes, ministro de energía de Luxemburgo.

La Agencia Internacional de Energía está alentando a una reducción temporal del termostato de un grado centígrado por parte de los consumidores para ayudar a reducir la dependencia de Rusia. A pesar de los llamados, los gobiernos de todo el mundo en su mayoría han estado recortando los impuestos sobre el combustible o repartiendo subsidios, lo que ha impulsado el consumo.

Ciertamente, muchos gobiernos de todo el mundo han pedido a los residentes que limiten el uso de electricidad en tiempos de crisis, pero lo que hace que las acciones de Japón sean más únicas es el grado de cooperación entre los ciudadanos, las empresas y el gobierno.

Durante la crisis del martes, las empresas enviaron a sus trabajadores a casa temprano y los presentadores de noticias presentaron las últimas actualizaciones bajo luces tenues para frenar el consumo. La torre Tokyo Skytree, la estructura más alta de Japón que generalmente está adornada con luces, se oscureció.

La conservación de la electricidad en Japón se conoce como setsuden y la palabra se convirtió en un grito de guerra en la década posterior al desastre atómico de Fukushima en 2011. El desastre provocó el cierre de los 54 reactores nucleares del país, que proporcionaban 30 por ciento de la electricidad del país. Para mantener las luces encendidas, el gobierno pidió a todos que ahorraran la mayor cantidad de energía posible, y funcionó. Los servicios públicos de la nación redujeron rápidamente los apagones planificados.

Los años siguientes, Japón presentó más innovaciones para ayudar a reducir el consumo de energía innecesario. Uno de los más notables fue un esfuerzo para alentar al personal de oficina típicamente conservador a reemplazar los trajes y corbatas con camisas de manga corta y otras prendas cómodas durante los sofocantes meses de verano, para limitar el uso de acondicionadores de aire.

También lee: