Mundo

Ómicron no será la última variante de COVID, advierte la OMS

La variante identificada en noviembre del año pasado reemplazo a delta como la cepa predominante a nivel mundial.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este martes que ómicron no será la última variante de preocupación dada la evolución ininterrumpida del SARS-CoV-2.

La implacable transmisión de ómicron en el mundo podría desatar más mutaciones en el virus que provoca el COVID-19, según el organismo internacional.

Hasta el momento se han identificado cinco variantes: alfa, detectada en Reino Unido por primera vez; beta, descubierta en Sudáfrica; gamma en Brasil; delta en India y ómicron, reconocida también en territorio sudafricano.

Ante esta amenaza, el grupo técnico de la OMS encargado de la composición de vacunas contra el COVID-19, se encuentra trabajando en un marco de análisis que permita formular recomendaciones para la actualización de los biológicos.

Eficacia de las vacunas

A pesar de los estudios que muestran una reducción de la eficacia de las vacunas frente a ómicron, estas siguen siendo un escudo contra al desarrollo de afecciones graves y la muerte, por lo que el nuevo objetivo será adaptarlas a las necesidades que surjan a partir de las nuevas mutaciones.

La OMS remarcó que la estrategia de vacunación basada en la aplicación repetida de dosis de refuerzo de los biológicos originales no es óptima dada la evolución del virus.

Ómicron domina el mundo

Ómicron destronó a delta como la variante prevalente a nivel mundial, según el informe semanal sobre casos COVID de la OMS.


De acuerdo con las secuencias registradas por GISAID en los últimos 30 días, ómicron se encontraba presente en 58.5 por ciento de ellas, mientras que delta tan solo estaba en el 41.4 por ciento.

A inicios de esta semana, los contagios mundiales de COVID-19 escalaron un 55 por ciento, lo que equivale a 15 millones 154 mil 666 nuevos casos a comparación de la semana pasada.

El repunte de contagios ha sido atribuido a la rápida propagación de la variante sudafricana, conocida hasta ahora por ocasionar afecciones leves que no requieren, en su mayoría, de hospitalización.