Mundo

Así como subió, bajará: Prevén descenso rápido de ‘ola ómicron’ en EU y Reino Unido

La decisión de las autoridades británicas de adoptar restricciones mínimas contra ómicron podría permitir que el virus se propague entre la población y siga su curso mucho más rápido.

Científicos de Estados Unidos y Reino Unido ven señales de que la alarmante ola de casos de COVID-19, ocasionados por la variante ómicron, pueden haber alcanzado su punto máximo y es probable que comiencen a disminuir los contagios de manera drástica.

Uno de los factores que ven los científicos es que la nueva variante de COVID, que ha demostrado ser más contagiosa, es probable que se esté quedando sin personas para infectar, solo un mes y medio después de que se detectó por primera ocasión en Sudáfrica.

“Va a bajar tan rápido como subió”, aseguríó Ali Mokdad, profesor de ciencias métricas de la salud en la Universidad de Washington, en Seattle.

Al mismo tiempo, los expertos advierten que todavía hay incertidumbre sobre cómo podría desarrollarse la próxima fase de la pandemia. El estancamiento o reflujo en los dos países no está ocurriendo en todas las regiones al mismo tiempo o al mismo ritmo. Además, aún quedan semanas o meses de infortunio para los pacientes y hospitales abrumados, incluso si se produce la caída.

“Todavía hay muchas personas que se infectarán a medida que descendamos la pendiente por la parte trasera”, explicó Lauren Ancel Meyers, directora del Consorcio de Modelado COVID-19 de la Universidad de Texas, que predice que los casos reportados alcanzarán su punto máximo dentro de esta segunda semana de enero.

El pasado martes 11 de enero, Janet Woodcock, directora interina de la Administración de Alimentos y Medicamentos, dijo al Congreso que la cepa altamente transmisible infectará a “la mayoría de personas” y que el enfoque debe centrarse en garantizar que los servicios críticos puedan continuar sin interrupciones.

“Creo que es difícil procesar lo que realmente está sucediendo en este momento, la mayoría de personas contraerán COVID, ¿de acuerdo?”, dijo. “Lo que debemos hacer es asegurarnos de que los hospitales aún puedan funcionar: el transporte y otros servicios esenciales no se interrumpen mientras esto sucede”, agregó.

¿Qué dicen las cifras de contagios de COVID-19 en Estados Unidos y Reino Unido?

El modelo de gran influencia de la Universidad de Washington proyecta que la cantidad de casos notificados diariamente en Estados Unidos alcanzará un máximo de 1.2 millones para el 19 de enero y luego caerá bruscamente “simplemente porque todos los que podrían estar infectados estarán infectados”, según Mokdad.

De hecho, dijo, según los cálculos de la Universidad, la verdadera cantidad de nuevas infecciones diarias en Estados Unidos, una estimación que incluye a personas que nunca se hicieron la prueba, ya alcanzó su punto máximo, alcanzando 6 millones el pasado 6 de enero.

Mientras tanto, en Gran Bretaña, los nuevos casos de COVID-19 se redujeron a alrededor de 140 mil por día en la última semana, luego de dispararse a más de 200 mil diario a principios de este mes, según datos oficiales.

Las cifras del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido muestran esta semana que los ingresos hospitalarios por coronavirus para adultos han comenzado a disminuir. Además, las infecciones disminuyeron en todos los grupos de edad.

Kevin McConway, profesor jubilado de estadística aplicada en la Universidad Abierta de Gran Bretaña, dijo que si bien los casos de COVID-19 siguen aumentando en lugares como el suroeste de Inglaterra y West Midlands, el brote puede haber alcanzado su punto máximo en Londres.

El análisis de esas cifras genera esperanzas de que los dos países están a punto de experimentar algo similar a lo que sucedió en Sudáfrica, donde en el lapso de aproximadamente un mes la ola llegó a niveles récord y luego cayó significativamente.

“Estamos viendo una caída definitiva de casos en el Reino Unido, pero me gustaría verlos caer más antes de que sepamos si lo que sucedió en Sudáfrica sucederá aquí”, dijo el Doctor Paul Hunter, profesor de medicina. en la Universidad de East Anglia de Gran Bretaña.

El Doctor David Heymann, quien anteriormente dirigió el departamento de enfermedades infecciosas de la Organización Mundial de la Salud, dijo que Gran Bretaña era “el país más cercano a salir de la pandemia”, y agregó que el COVID-19 se estaba convirtiendo poco a poco en endémico.

Las diferencias entre Gran Bretaña y Sudáfrica, incluida la población anciana de Gran Bretaña y la tendencia de su gente a pasar más tiempo en el interior durante el invierno, podrían significar un brote más accidentado para el país y otras naciones similares.

Además, la decisión de las autoridades británicas de adoptar restricciones mínimas contra ómicron podría permitir que el virus se propague entre la población y siga su curso mucho más rápido de lo que podría hacerlo en los países de Europa occidental que han impuesto controles más estrictos contra el COVID-19, como Francia. España e Italia.

Shabir Mahdi, decano de ciencias de la salud en la Universidad de Witwatersrand de Sudáfrica, dijo que los países europeos que imponen bloqueos no necesariamente superarán la ola de ómicron con menos infecciones; los casos pueden simplemente extenderse durante un período de tiempo más largo.

El martes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que hubo 7 millones de nuevos casos de COVID-19 en toda Europa la semana pasada, y lo calificó como un “maremoto que se extiende por toda la región”. La OMS citó modelos del grupo de Mokdad que predice que la mitad de la población de Europa se infectará con omicron dentro de unas ocho semanas.

Sin embargo, para ese momento, Hunter y otros esperan que el mundo haya superado la oleada de omicrones.

“Probablemente habrá algunos altibajos en el camino, pero espero que para Pascua estemos fuera de esto”, dijo Hunter.

Aún así, la gran cantidad de personas infectadas podría resultar abrumadora para los frágiles sistemas de salud, dijo el Doctor Prabhat Jha del Centro de Investigación de Salud Global del Hospital St. Michael en Toronto.

“Las próximas semanas serán brutales porque, en números absolutos, hay tantas personas infectadas que se extenderá a las UCI”, dijo Jha.

Mokdad también advirtió en Estados Unidos “Serán dos o tres semanas difíciles. Tenemos que tomar decisiones difíciles para permitir que ciertos trabajadores esenciales continúen trabajando, sabiendo que podrían ser infecciosos”.

Ómicron algún día podría verse como un punto de inflexión en la pandemia, dijo Meyers, de la Universidad de Texas. La inmunidad obtenida de todas las nuevas infecciones, junto con los nuevos medicamentos y la vacunación continua, podría hacer que el coronavirus sea algo con lo que podamos coexistir más fácilmente.

“Al final de esta ola, muchas más personas habrán sido infectadas por alguna variante de COVID”, dijo Meyers. “En algún momento, podremos trazar una línea, y omicron puede ser ese punto, donde pasemos de lo que es una amenaza global catastrófica a algo que es una enfermedad mucho más manejable”.

Ese es un futuro plausible, dijo, pero también existe la posibilidad de que surja una nueva variante, una que es mucho peor que ómicron.