Mundo

Chile es el primer país de América Latina que aplica una cuarta dosis contra el COVID

El presidente Sebastián Piñera dijo a la población chilena que la inoculación se debe a que las nuevas variantes le restan fuerza a las vacunas.

Chile es el segundo país en el mundo en inocular a los ciudadanos con una cuarta dosis, después de Israel, y comenzó este lunes con personas inmunocomprometidas.

En una conferencia de prensa, el presidente Sebastian Piñera explicó las causas por las que se decidió aplicar un refuerzo de la vacuna a los chilenos. “Estamos empezando la cuarta dosis ¿Por qué? En primer lugar, porque las vacunas con el paso del tiempo van perdiendo eficacia, va disminuyendo la protección que generan y, en segundo lugar, porque las nuevas variantes también le hacen perder fuerza a las vacunas”.

“La cuarta dosis aumenta en 20 veces la protección que tiene respecto a una persona que no tiene su vacunación completa”, comentó.



También señaló que están fortaleciendo el sistema de salud para enfrentar la nueva ola de coronavirus causada por la variante ómicron, y pidió mantener las medidas sanitarias como ventilar los lugares cerrados y mantener el distanciamiento social.

“Va a aumentar el número de personas contagiadas, pero lo más importante es que esos contagios van a ser más leves y, por tanto, el número de personas que requieran hospitalización probablemente también va a aumentar, pero mucho menos”, comentó el mandatario.

En Chile, hasta el 10 de enero, se han administrado 45 millones 325 mil 617 de dosis de vacuna contra COVID-19 y hasta hoy, ha registrado un incremento de casos activos con 4 mil 847 personas infectadas, de acuerdo con datos del Departamento de Estadística e Información de Salud.


“Los objetivos generales de la campaña de vacunación contra SARS-CoV-2 en Chile son preservar la integridad de los servicios asistenciales, las funciones críticas que permiten mantener la infraestructura del país; y prevenir la mortalidad y morbilidad en subgrupos de la población, definidos por las condiciones biomédicas asociadas a mayor riesgo de muerte y complicaciones causadas o secundarias a infección por coronavirus”, señala un comunicado del ministerio de sanidad.


Chile también se ha caracterizado por ser uno de los países en Latinoamérica que ha vacunado a menores de entre tres a 17 años. Entre ellos también se encuentra Costa Rica, Brasil, Cuba, Venezuela y Nicaragua.