Mundo

Cero y van tres: Otro presidenciable apoyado por Vargas Llosa pierde las elecciones

México, Perú y ahora Chile. Cada vez que Vargas Llosa apoya a un candidato presidencial, ellos terminan perdiendo la elección.

¡No me ayudes compadre! De nueva cuenta, un candidato presidencial latinoamericano apoyado por el premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, perdió las elecciones de su país.

En esta ocasión, la víctima del escritor peruano fue el candidato derechista José Antonio Kast, quien perdió las elecciones presidenciales de Chile frente al joven Gabriel Boric, quien a sus 35 años, se convirtió en el presidente electo con el mayor número de votos recibidos en la historia del país sudamericano.

Durante su campaña presidencial, José Antonio Kast recibió el apoyo público de Vargas Llosa, quien afirmó que sería una verdadera tragedia para América Latina que la izquierda siguiera ganando elecciones.

“Será muy importante que Chile lidere nuevamente lo que es la centroderecha, la libertad, estimular a los empresarios, estimular la inversión extranjera”, dijo en apoyo del abogado de ultraderecha, candidato a la presidencia de Chile de la coalición Frente Social Cristiano.

“La elección en Chile es absolutamente fundamental. Si Chile recupera el liderazgo que tenía en América Latina, yo creo que la situación en América Latina cambiará muchísimo”, agregó en su momento el escritor.

Sin embargo, el apoyo de Vargas Llosa de poco o nada sirvió. Gabriel Boric se alzó con una contundente victoria el domingo, cuando derrotó con el 55.81 por ciento de los votos a José Antonio Kast.

Las otras ‘derrotas’ de Vargas Llosa

En el pasado, otros candidatos presidenciales apoyados por el premio Nobel de Literatura también perdieron las elecciones cebradas en sus países. Tal es el caso de Keiko Fujimori, excandidata a la presidencia de Perú y Ricardo Anaya y/o José Antonio Meade, excandidatos a la presidencia de México.


No es un secreto la fobia de Mario Vargas Llosa al actual presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador. Durante la campaña presidencial de 2018, el peruano dijo que una victoria del tabasqueño significaría un “suicidio democrático” para el país.

Para el escritor, AMLO representaba una democracia con “recetas que están absolutamente fracasadas” en el mundo entero. “Yo espero que no gane López Obrador. Creo que sería un retroceso tremendo para la democracia en México”, dijo en su momento.

No obstante a sus declaraciones y de asegurar que AMLO empujaría a México a un “desastre con consecuencias muy negativas para América Latina”, López Obrador arrasó en las elecciones de 2018 con el 53.19 por ciento de la votación.

La derrota más dolorosa

Las derrotas de sus candidatos favoritos a las presidencias de México y Chile no significan nada cuando hablamos de Perú.

Durante las elecciones presidenciales de Perú celebradas en junio de 2021, Mario Vargas Llosa dejó a un lado su añeja rivalidad con la familia Fujimori y pidió fervientemente el voto de sus compatriotas en favor de la exprimera dama Keiko Fujimori para salvas a su país de “un peligro enorme que es caer en manos del totalitarismo”, en referencia al actual presidente de Perú, Pedro Castillo.

“Creo que entre los peruanos he sido uno de los que ha censurado de manera más crítica y sistemática al señor Fujimori desde que a los dos años de asumir el poder dio un golpe de Estado. Sin embargo, en estas elecciones yo voy a votar a Keiko Fujimori y he pedido a mis compatriotas que hagan lo mismo”, dijo el escritor.

Vargas Llosa ha sido durante décadas un acérrimo rival del expresidente peruano Alberto Fujimori, quien lo derrotó en las elecciones peruanas de 1990. Sin embargo, afirmaba que votar por Keiko Fujimori era “el mal menor” que se debía pagar.

“Tuve la impresión horrible verdaderamente de que el Perú retrocedía, que iba a identificarse con Venezuela o con Cuba o con Nicaragua y que iba a ser una verdadera catástrofe esa elección de los peruanos, la única alternativa era Keiko”, dijo. Al final, Pedro Castillo ganó las elecciones presidenciales de Perú, en una apretada carrera en la que solo tuvo 45 mil votos más que Fujimori.

Cero y van tres.