Mundo

¿José Kast o Gabriel Boric? Chile elige entre presidente de ultraderecha o de izquierda

Hay incertidumbre sobre cuántos de los 15 millones de chilenos electores realmente votarán y quién será el ganador.

Empujados por temores a los extremos, las y los chilenos acuden este domingo a las urnas para elegir a su nuevo presidente entre el izquierdista Gabriel Boric y el ultraderechista José Antonio Kast, en la elección más reñida y polarizada en muchos años. Cualquiera sea el ganador imprimirá un nuevo giro a un país que en las últimas tres décadas ha sido gobernado por mandatarios más cercanos al centro político.

Kast, un legislador que tiene un historial de defender la pasada dictadura militar de Chile, terminó adelante en la primera ronda de votaciones el mes pasado, pero no logró obtener la mayoría de votos requerida. Eso preparó una segunda vuelta contra Boric, un exlíder de las protestas estudiantiles millennial quien lo seguió con una diferencia de dos puntos porcentuales.

Nibaldo López, ingeniero y académico de 78 años de edad, dijo a The Associated Press que siente “una tensión tremenda en la gente porque nadie sabe quién va a ganar... porque está muy peleada la cosa”. Aseguró que votó por Kast “porque me da más confianza y no soy partidario del comunismo”.

Por el contrario, Gloria Rivera, una diseñadora de 33 años, afirmó que sufragó por Boric porque “me da miedo un nuevo estallido social y que frene el tema económico. Lo que más me asusta es la guerra que puede generar socialmente”.

Casi la totalidad de las más de 46 mil mesas receptoras de sufragios funcionaban antes del mediodía, en una jornada en que la mayor incertidumbre es cuántos de los 15 millones de electores votarán y cuántos puntos separarán al triunfador de su adversario en la segunda vuelta electoral, cuyos resultados serían estrechos, según coincidentes pronósticos.

Tras emitir su voto en su natal Punta Arenas, en el extremo sur, Boric comentó que “en la noche vamos a respetar el resultado, cualquiera que sea”, mientras que Kast declaró que si los resultados que entregue el Servicio Electoral (SERVEL) son muy estrechos —inferior a 50.000 sufragios— “esto se podría definir en el tribunal electoral”. Agregó que si la diferencia es mayor a favor de Boric, irá a saludarlo.

En Chile la ley electoral establece tres conteos de votos en cualquier elección, que generalmente son muy parecidos entre el primero que entrega la misma noche de la elección el SERVEL. A la mañana siguiente los Colegios Electorales barriales hacen otro recuento basado en las actas hechas por cada una de las más de 46 mil mesas receptoras de sufragios. Finalmente, el Tribunal Calificador de Elecciones (TRICEL) efectúa un último escrutinio, resuelve quejas y proclama oficialmente al ganador. El resultado del SERVEL y el TRICEL, conocido dos semanas después de la primera vuelta, varió sólo en 1.272 sufragios, entre 7.2 millones de votos emitidos.


Como es tradicional, entre los primeros en votar estuvieron las personas adultas mayores, en un día en que los termómetros bordearán los 33 grados centígrados y en que se esperan largas filas de personas en las calles porque la pandemia impone aforos al interior de los recintos de votación.

Para alentar la participación las autoridades dispusieron que el uso del subterráneo durante la jornada sea gratuito, en un país en que el voto es voluntario y la abstención tradicional bordea el 50 por ciento. Sin embargo, había muchas quejas sobre la falta de autobuses del transporte público. Ambos candidatos modificaron sus programas y aterrizaron sus ofertas electorales para conquistar a los que no votaron en primera ronda y al centro político que les fue esquivo. Kast ganó en primera vuelta con un 27.9 por ciento de los sufragios, seguido por Boric con un 25.8 por ciento.

El centroderechista presidente Sebastián Piñera, que también votó temprano, deseó al ganador “sabiduría, prudencia y éxito, porque lo va a necesitar”.

El analista Marcelo Mella explicó que la campaña rumbo a la segunda vuelta, “más que fundada en las ideas, genera temor en la gente. La gente va a votar para evitar que el otro candidato salga”.

En Chile se prohíbe difundir sondeos electorales desde 15 días antes de las elecciones, aunque estudios conocidos en línea de las encuestadoras tradicionales proyectan que Boric ganaría por unos cinco puntos.

Boric, 35 años, que compite con un programa transformador y una amplia oferta de beneficios sociales, es un egresado de derecho sin título que en la década del 2010 dirigió masivas protestas universitarias en demanda de educación gratuita y de calidad y fue electo dos veces diputado. Representa a Apruebo Dignidad, un pacto entre el izquierdista Frente Amplio y el Partido Comunista.

Kast, 55 años, es un abogado ultraderechista y admirador de la dictadura militar, (1973-1990), fue cuatro veces diputado y en su primer intento por ser presidente en 2017 obtuvo un 8 por ciento de votos, representa al Frente Social Cristiano, una alianza entre dos colectividades conservadoras. Rechaza el aborto y el matrimonio igualitario y en su programa no figuran proyectos en favor de la comunidad LGBTIQ+.

El próximo gobierno enfrentará un complejo panorama económico, luego de un crecimiento entre 11.5 por ciento a 12 por ciento este año, caerá a un 2 por ciento en 2022, con una inflación cercana al 7 por ciento, más del doble de la meta del 3 por ciento que por años ha tenido Chile.