Mundo

El ‘lado oscuro’ en el aumento de tasas en América Latina: ¿funcionan para enfriar la inflación?

Existe un telón de fondo que hace de AL un lugar excepcionalmente desfavorable para utilizar la política monetaria como herramienta para combatir la inflación.

Cuando se trata de aumentar las tasas de interés para enfriar la inflación pandémica, los bancos centrales de América Latina han estado cerca del frente del paquete global. También se encuentran entre los peor equipados para esa tarea

Media docena de países de la región han aumentado los costos de los préstamos desde marzo. Ha habido más ajustes que en la mayor parte del mundo porque los precios están subiendo más rápido, un problema que se destacó el jueves cuando las dos economías más grandes de la región publicaron nuevos datos de inflación.

La cifra global de Brasil superó los pronósticos y se acercó al 10 por ciento, lo que alimentó los rumores de aún más aumentos de tasas, mientras que en México la inflación subyacente se aceleró por noveno mes consecutivo.



Pero los economistas dicen que existen límites a lo que pueden lograr los aumentos de tasas, gracias a un telón de fondo que hace de América Latina un lugar excepcionalmente desfavorable para utilizar la política monetaria como herramienta para combatir la inflación. Algunas franjas de su economía están fuera de los libros, con bajos niveles de préstamos, muchas personas ni siquiera tienen cuentas bancarias, por lo que aumentar el costo del crédito tiene un efecto menos moderador sobre la demanda. La política tiende a ser volátil y sus dramas a menudo eclipsan los ajustes de la política del banco central a los ojos de los mercados.

Mala historia

Además, a menudo hay una historia bastante reciente de alta inflación que hace que los inversionistas y el público sean siempre cautelosos ante el aumento de los precios, especialmente cuando los gobiernos aumentan el gasto, como lo ha hecho la mayoría de América Latina en la pandemia.

Los banqueros centrales a veces tienen que pisar el freno con más fuerza de lo que desearían cuando las políticas fiscales van en la dirección opuesta, y algunas autoridades monetarias latinoamericanas tienen un largo camino por recorrer para convencer a los inversores de que son autónomos de los políticos. En cualquier caso, gran parte de la actual ola de inflación está impulsada por fuerzas, como interrupciones pandémicas en las cadenas de suministro o aumento de los precios de las materias primas, que están más allá del control del banco central.


‘No es tan relevante’

Todas las autoridades monetarias de la región enfrentan alguna combinación de estos problemas.

En México, el gobierno se ha apegado a su plan de austeridad durante la pandemia y la política es bastante estable. La inflación se ha disparado de todos modos, empujando al banco central a dos subidas de tipos este año. No espera alcanzar el objetivo del 3 por ciento hasta principios de 2023, y la gran economía informal del país puede ser una de las razones. 

Menos del 40 por ciento de los mexicanos tiene acceso a cuentas bancarias, por debajo de una tasa general del 55 por ciento para la región, que en sí misma es baja para los estándares mundiales. El crédito a hogares y empresas representa el 45 por ciento del PIB de México; en Tailandia, donde los ingresos per cápita son similares, la cifra es del 131 por ciento.

“Cuando se trabaja de manera informal, no se compran casas a diestra y siniestra”, dijo Enrique Cárdenas, historiador económico de la Universidad Iberoamericana de Puebla. “Las modificaciones a la tasa clave no te afectan tanto. No son tan relevantes“. Con un poder limitado para influir en la economía a través del crédito, los banqueros centrales de América Latina a menudo tienen que depender de los tipos de cambio. Las tasas de interés más altas atraen a los inversores extranjeros, apuntalando las monedas y abaratando las importaciones. Eso no funciona tan bien cuando las tensiones políticas o el gasto fiscal eclipsan todo lo demás.

En Brasil, la moneda se fortaleció después de la sorpresiva subida de tipos de 75 puntos del banco central en marzo. Pero desde junio ha vuelto a bajar a pesar de que el banco siguió subiendo. Los inversores siguen preocupados por una posible infracción de las reglas de gasto, ya que el presidente Jair Bolsonaro considera ampliar los programas sociales. Y las tensiones solo se han intensificado esta semana, en medio de manifestaciones callejeras orquestadas por Bolsonaro y una pelea por los poderes de la Corte Suprema. “El ruido político y las amenazas de romper el techo fiscal están impidiendo que el real se fortalezca”, dijo José Julio Senna, exbanquero central ahora a cargo de estudios monetarios en el Instituto de Economía Brasileña. “Entonces la política monetaria pierde un canal de transmisión muy importante”.

Lo que dice Bloomberg Economics

En Brasil, “las incertidumbres fiscales persistentes y el aumento del ruido político probablemente pesarán más sobre la moneda… agregando presión sobre el banco central para que endurezca la política monetaria más de lo planeado. Esto representa cierto riesgo al alza para nuestro pronóstico de una tasa de política del 7.5 por ciento a finales de 2021 y 2022“. (Adriana Dupita, economista de Brasil y Argentina)

Perú es otro ejemplo. Durante años, ha sido uno de los raros créditos de grado de inversión de la región. Pero el país ha atravesado semanas de agitación después de unas elecciones filo de cuchillo ganadas por un forastero de izquierda. El sol se ha desplomado, llevando la inflación a un máximo de 12 años, y los analistas esperan que el primer aumento de tipos del banco central en cinco años no sea el último.

‘No es obvio’

Chile, el país más rico de América del Sur y generalmente uno de los más tranquilos, ha sido golpeado por protestas callejeras en los últimos dos años. También ha gastado relativamente mucho en la pandemia, y el Congreso ha estado probando otra forma de estímulo al permitir que las personas utilicen sus fondos de pensiones con anticipación.

Eso es un aumento de los riesgos de inflación, advierte el director del banco central, Mario Marcel, quien sorprendió a los mercados la semana pasada con un aumento de las tasas de interés mayor de lo esperado. Los precios al consumidor han superado las previsiones de los últimos dos meses. 

Muchos de estos problemas son anteriores a la pandemia, que afectó a la región con más fuerza que la mayoría. Es solo que han empeorado. Y dejan a los responsables políticos caminando por una línea especialmente precaria. Hay presión desde arriba, desde los mercados financieros, para mantener las finanzas sólidas, y desde abajo para remediar las profundas divisiones sociales.

“Cuando las instituciones y las bases de la política económica no son sólidas, los bancos centrales se ven obligados a subir las tasas de interés antes de tiempo, como está sucediendo hoy”, dijo Ernesto Revilla, economista jefe para América Latina de Citigroup. “A esto lo hemos llamado el dilema latinoamericano”, dijo. “No es obvio cómo se resolverá”.


-Con la ayuda de Ken Parks ,Patrick Gillespie y María Cervantes*