Mundo

Portel: comunidad remota en el Amazonas que es olvidada por los servicios de salud

Las personas tienen muy poca información sobre los síntomas del COVID-19.

Tras 24 horas de viaje por el río Anapu, situado en el norte de Brasil, en la Isla de Marajo, llegamos a nuestra primera parada en Ipixuna, una pequeña comunidad ribereña del remoto municipio de Portel.

El objetivo principal era prestar asistencia sanitaria a las personas que se sospechaba que tenían COVID-19. Sin embargo, nuestros equipos sabían que podían encontrar otros problemas de salud en el camino, por lo que incorporaron un fuerte componente de salud primaria para poder asistir a los pacientes con otras enfermedades.

El municipio de Portel tiene uno de los peores promedios del Índice de Desarrollo Humano (IDH) de Brasil, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), las comunidades rurales han sido históricamente desatendidas del Sistema de Salud, principalmente porque el acceso es difícil a través de los ríos. Ante este contexto, enviamos a estas comunidades un equipo de salud integral, compuesto por promotores de salud, logistas, médicos y enfermeras, con el objetivo de reforzar los mensajes y los servicios de salud contra la COVID-19, pero también para atender otras enfermedades que podamos encontrar.


Desde el primer día de intervención, nuestros equipos fueron testigos de la grave falta de acceso de la población a los servicios sanitarios primarios. Vimos que no había suficiente personal medico, medicamentos, ni una respuesta adecuada a las emergencias (como las mordeduras de serpiente) además de un acceso muy limitado a los servicios médicos básicos como la atención sanitaria sexual y reproductiva.

“Nuestras clínicas móviles estuvieron aquí para hacer actividades médicas debido a la COVID-19, afortunadamente no encontramos casos de la enfermedad”, dice Ana Claudia Barreto, responsable de actividades de enfermería de MSF en el proyecto de Portel. “Lo que sí encontramos es la falta de un sistema de salud primario, especialmente para la prevención sanitaria en temas como la salud sexual y reproductiva”.

En todas las consultas, nuestro equipo escuchó historias de los pacientes que hacían hincapié en la vulnerabilidad de los habitantes del río Anapu, algo a lo que tienen que enfrentarse día a día.

“Cuando se trata de un problema de salud grave, o se deja y se va a Portel, o se va directamente al cementerio. Y Portel está muy lejos. Si tengo 400 litros de combustible, voy allí. Si no los tengo no lo hago. A través del bosque está el transporte que Dios nos dejó: el camino y nuestras piernas. Nos ponemos las botas y cruzamos por el monte. Decimos que está cerca, pero son más de 24 horas de caminata”, dice María Rosinete Monteiro, residente de Ipixuna.


Durante las actividades médicas, nos dimos cuenta de que muchas personas carecen de información básica sobre la COVID. Tienen un conocimiento limitado sobre sus síntomas, también sobre cómo se propaga el virus y cómo prevenirlo”, dice Barreto.

Aunque todas las pruebas rápidas de COVID-19 realizadas a los pacientes sintomáticos fueron negativas, el riesgo de que un caso llegue a la comunidad sigue siendo una realidad y es especialmente peligroso para un grupo tan excluido del acceso básico a la atención sanitaria. Por ello, el equipo de promoción de la salud mantuvo largas sesiones y charlas con la población y entregó mascarillas para reducir el riesgo de exposición al virus el mayor tiempo posible.

“A esta población le resultaría difícil combatir un gran brote de COVID con esta falta de acceso. Nuestro equipo medico se esforzó en atender a todos los pacientes de la mejor manera posible, proporcionando una amplia gama de servicios de salud primaria, pero lo que presenciamos debe ser abordado rápidamente. Las necesidades sanitarias y otras necesidades básicas de estas comunidades rurales de Portel son muy elevadas. Estas personas son muy vulnerables y la propagación del virus COVID en estas condiciones sería catastrófica”, dijo Ana.

Los líderes comunitarios, principalmente profesores y técnicos de enfermería encargados de los puestos de salud, son testigos de primera mano de la falta de servicios en estas comunidades.

“Vivimos en Portel y pasamos periodos de unos 20 días aquí en Ipixuna por mi trabajo. Aquí el acceso a la sanidad es complicado. La gente a menudo no tiene ni siquiera dinero para comprar combustible para el barco y poder llegar al puesto de salud. Y para mí, como técnico de enfermería también es difícil porque no hay líneas de barcos comerciales que vengan aquí”, dice Clevenaldo Rodrigues, técnico de enfermería de la comunidad de Ipixuna.

Nuestros equipos trataron a 390 pacientes en la intervención del río Anapu en Portel. Los principales diagnósticos médicos fueron infecciones de las vías respiratorias no relacionadas con el virus, enfermedades de la piel e infecciones del tracto genitourinario. Además, detectamos una falta de información sobre la promoción de la salud y servicios sanitarios integrales para la salud sexual y reproductiva, así como la violencia de género.

“La población aquí está aislada y las casas junto con las comunidades están muy separadas. Los puestos de salud suelen estar gestionados únicamente por un técnico de enfermería”, explica Eduardo Rugani, médico de MSF. “Era importante que promoviéramos el acceso a la atención sanitaria de estas comunidades. No sólo en lo que respecta a la COVID-19, si no también a todos sus otros problemas. La gente nos dice que no ha visto a un médico en mucho tiempo. Así que MSF estuvo aquí para tratar, orientar, proteger y ofrecer atención sanitaria en general a estas comunidades”, dice Rugani.

Durante los meses de junio y Julio de 2021, nuestros equipos también ofrecieron formaciones a los profesionales sanitarios del municipio, en las que se trataron temas como los protocolos de control de infecciones y prevención, el flujo de pacientes y los mensajes de prevención para la promoción de la salud. Tras finalizar las actividades médicas en Portel, MSF entregó a las autoridades sanitarias del municipio un informe con sus conclusiones y lecciones aprendidas.