Mundo

Coronavirus canino, uno de los dos nuevos tipos que podrían infectar a humanos

La secuenciación del nuevo coronavirus canino mostró genéticas similares a las encontradas en SARS-CoV-2.

En Malasia se detectó un nuevo tipo de coronavirus proveniente de perros que podría infectar a los humanos.

Se trata de un paciente con neumonía en el estado de Sarawak, considerado por los científicos el primer coronavirus canino que se aisló en un humano, según informó un estudio en la revista Clinical Infectious Diseases.

Este virus fue descubierto como parte de un proyecto de investigación de la Universidad de Duke y Malasia enfocado a investigar las causas de la neumonía con el fin de coadyuvar a la capacidad de detección viral.


“Nunca antes habíamos conocido un alfacoronavirus canino que cruzara especies con el hombre”, subrayó el Dr. Gregory Gray, epidemiólogo de enfermedades infecciosas de la universidad de Duke.

La relevancia de este estudio también radica en que ahora los científicos se ocuparán de un nuevo enfoque centrándose en evitar que los coronavirus evolucionen hasta causar pandemias, como la que estamos viviendo.

Es decir, en lugar de recolectar tantos coronavirus como sea posible en las cuevas de murciélagos, como se hace hasta ahora, los investigadores deberían concentrarse en la vigilancia de patógenos en áreas donde hay altos niveles de interacción humana y animal, así como en lugares donde se originan los virus en los animales y que ya han afectado poblaciones humanas, apuntó Gray.

En caso de existir una transmisión más amplia del coronavirus canino, podría tratarse del octavo coronavirus único en infectar a los humanos, después de los coronavirus que causan el resfriado común, el síndrome respiratorio agudo severo y el COVID-19, señaló Gray.

Estudio de caso

Los científicos hicieron un estudio de caso en 301 pacientes con neumonía hospitalizados en 2017 y 2018, de esos 8 pacientes dieron señales de coronavirus.

Se cultivó con éxito un coronavirus canino a partir de la muestra de un paciente infantil de unos cinco meses de edad, lo que permitió la secuenciación genómica. La cepa se denominó CCoV-HuPn-2018, dijo Gray.

El factor en común entre estos pacientes es que la mayoría pertenece a los grupos étnicos indígenas de Sarawak que normalmente viven en casas comunales y aldeas rurales o suburbanas donde las interacciones entre humanos y animales son frecuentes.

Siete de los ocho pacientes eran niños y uno era un adulto. Llegaron al hospital en diferentes momentos y desde diferentes áreas, por lo que era poco probable que el virus se transmitiera entre ellos. Todos los pacientes tenían síntomas de neumonía, con fiebre, tos y problemas respiratorios. Algunos fueron puestos en ventiladores de oxígeno, pero afortunadamente, todos se recuperaron después de unos días en el hospital, informó el estudio.

La secuenciación del nuevo coronavirus canino mostró algunos rasgos que indican que está en proceso de adaptación a los humanos y con algunas alteraciones genéticas similares a las encontradas en SARS-CoV y SARS-CoV-2.

“Los coronavirus intercambian con frecuencia componentes genéticos que permiten que algunos de ellos se adapten mejor a los humanos. Si se convierte en un virus epidémico, no lo sabemos, pero esto puede estar en camino de volverse más transmisible y un patógeno más serio”, explicó Anastasia Vlasova, profesora asistente de la Universidad Estatal de Ohio.