Ciencia

Otra más de los coronavirus: dos tipos diferentes ‘acechan’ al humano como su huésped

Se trata del primer estudio, publicado este jueves en Science, que sugiere que un coronavirus similar a un canino puede replicarse en las personas.

Si siete coronavirus que pueden infectar a los humanos no eran suficientes, dos más podrían sumarse a esta lista no tan agradable para la humanidad que actualmente enfrenta una pandemia por el último coronavirus, que se descubrió, ‘acechaba’ a sus siguientes huéspedes.

Ocho niños hospitalizados con neumonía en Malasia hace varios años tenían evidencia de infecciones con un nuevo coronavirus similar al encontrado en perros, informó este jueves un equipo de investigación, cuyo estudio fue publicado en la revista Science.

El descubrimiento de este probable patógeno, refiere el artículo, junto con el informe de un caso de un coronavirus que parece haber saltado de los cerdos a las personas hace muchos años, podría expandir significativamente qué miembros de la familia viral representan otra amenaza global.



Este es el primer informe que sugiere que un coronavirus similar a un canino puede replicarse en las personas, y se necesitarán más estudios para confirmar la capacidad”, apuntan los expertos en el texto.

Extraña quimera

Una secuencia completa del genoma del virus encontrado en un paciente de Malasia, reportado en Clinical Infectious Diseases, reveló una quimera de genes de cuatro coronavirus: dos coronavirus caninos identificados previamente, uno que se sabe que infecta a los gatos y lo que parece un virus porcino.

“Creo que cuanto más miremos, más encontraremos que estos coronavirus están cruzando especies en todas partes”, dice Stanley Perlman, virólogo de la Universidad de Iowa que no participó en el nuevo trabajo.


Aunque los investigadores no han relacionado de manera definitiva estos virus con enfermedades humanas, y aún no hay evidencia de que los dos nuevos coronavirus puedan transmitirse entre personas; es un hecho que cada infección pudo haber sido un salto sin salida hacia una persona desde un huésped no humano.

A diferencia del SARS-CoV-2 y otros coronavirus humanos conocidos, “no tenemos ninguna evidencia clara de que esta cepa (de coronavirus) en particular se adapte mejor a los humanos debido a su estructura de picos”, dijo la viróloga veterinaria Anastasia Vlasova de la Universidad Estatal de Ohio (OSU), Wooster, autora principal del estudio. Las infecciones humanas por coronavirus caninos pueden ocurrir “con una frecuencia mucho mayor de lo que pensábamos anteriormente”, agregó.

Es posible que este virus en particular no se transmita entre personas, pero no lo sabemos con certeza, advierte Vlasova.

Mosaico que se forma cuando nadie está mirando

Los ocho niños -menores de cinco años y algunos incluso bebés- cuyas muestras de tejido estudiaron Vlasova y sus colegas, “vivían principalmente en casas comunales tradicionales en zonas rurales o suburbanas de Sarawak en Borneo, donde probablemente tenían una exposición frecuente a animales domésticos y vida silvestre de la selva”.

Los menores formaron parte de 301 pacientes con neumonía hospitalizados durante 2017 y 2018. Los diagnósticos hospitalarios estándar para neumonía u otras enfermedades respiratorias no habrían detectado coronavirus de perros y gatos, señalan los investigadores, ya que nadie ha estado buscando estos virus en pacientes con tales enfermedades hasta hace poco. “Estos coronavirus caninos y felinos están en todas partes del mundo”, dice Perlman.

La secuencia completa del nuevo virus de las muestras de los niños se parece más a un coronavirus canino. Sin embargo, la secuencia de su proteína de pico, que se une a los receptores de la célula huésped para iniciar una infección, está estrechamente relacionada con la secuencia de pico del coronavirus canino tipo I y la de un coronavirus porcino conocido como virus de la gastroenteritis transmisible (TGEV). Y una parte de la proteína de pico tiene una similitud del 97 por ciento con el pico de un coronavirus felino.

Es poco probable que esta quimera haya surgido a la vez, sino que involucró repetidas reorganizaciones genéticas entre diferentes coronavirus a lo largo del tiempo. “Este es un mosaico de varias recombinaciones diferentes, que ocurren una y otra vez, cuando nadie está mirando. Y luego, boom, obtienes esta monstruosidad “, dice el virólogo Benjamin Neuman de la Universidad Texas A&M, College Station.

Coronavirus alfa

El animal que realmente transmitió el nuevo virus a la gente podría haber sido un gato, un cerdo, un perro, “o algunos carnívoros salvajes”, apuntó Vito Martella, virólogo veterinario de la Universidad de Bari en Italia, quien planea examinar muestras fecales almacenadas de niños italianos con gastroenteritis aguda para ver si existen similitudes en los casos.

Los científicos dividen los coronavirus en cuatro géneros: alfa, beta, gamma y delta, y el nuevo es alfa. Es el tercer coronavirus alfa de este tipo que infecta a las personas; los otros dos causan resfriados comunes y la mayoría de las personas se exponen a ellos en una etapa temprana de la vida. Ese patrón puede explicar por qué solo ha enfermado a los niños. Ralph Baric, virólogo de la Universidad de Carolina del Norte, Chapel Hill, sugiere que los adultos pueden tener cierta inmunidad al coronavirus alfa recién descubierto debido a la exposición repetida a los otros dos.

Hasta ahora, los coronavirus humanos más peligrosos -SARS-CoV-1, SARS-CoV-2 y MERS-CoV- son los beta, mientras que los investigadores no han visto a los alfa desencadenar un brote de enfermedades graves en los seres humanos, dice Neuman, “pero eso no se siente como un gran consuelo en el mundo salvaje de los virus”.

Los autores principales de este estudio instan a vigilar a los pacientes con neumonía en áreas conocidas por ser puntos clave de nuevos virus o lugares donde se mezclan grandes poblaciones de animales y humanos, como mercados de animales vivos y grandes granjas.