Mundo

Muertes en India por COVID-19 pueden duplicarse en unas semanas

Para el 11 de junio podrían registrarse alrededor de 404,000 muertes de continuar las tendencias actuales, según un estudio.

La ola del coronavirus que sumió a la India en la mayor crisis de salud del mundo tiene el potencial de empeorar en las próximas semanas, y podría duplicarse el número de fallecimientos respecto a los niveles actuales.

Un equipo del Instituto Indio de Ciencia en Bangalore utilizó un modelo matemático para predecir que se producirán alrededor de 404,000 muertes para el 11 de junio si continúan las tendencias actuales.

Estos pronósticos reflejan la urgente necesidad de que la India intensifique las medidas de salud pública como las pruebas y el distanciamiento social. Incluso si se evitan las peores estimaciones, el país podría sufrir el mayor número de muertos por COVID-19 del mundo. Estados Unidos tiene actualmente el mayor número de muertes con alrededor de 578,000.


Las infecciones y muertes están aumentando a una velocidad alarmante en la India y no se le ve final a la crisis, mientras expertos advierten que las próximas semanas en el país de casi 1,400 millones de habitantes serán horribles.

El recuento oficial de casos de coronavirus superó los 20 millones este martes, casi duplicándose en los últimos tres meses, con 220,000 muertes. Sin embargo, se cree que las cifras reales son mucho más altas, y el recuento al parecer es un reflejo de los problemas en el sistema de salud.

Numerosas personas mueren frente a hospitales abrumados y proliferan piras funerarias iluminando el cielo nocturno.

Las infecciones se han disparado desde febrero debido a variantes más contagiosas del virus, así como a las decisiones del gobierno de permitir multitudes en festivales religiosos hindúes y mítines políticos.


La gente está muriendo debido a la escasez de tanques de oxígeno y camas de hospital o porque no pudieron hacerse una prueba de COVID-19.

El promedio oficial de casos nuevos confirmados por día se ha disparado de más de 65,000 el 1 de abril a 370,000, y las muertes oficiales por día han pasado de más de 300 a más de 3,000.

Las cifras de muerte e infección se consideran poco fiables porque las pruebas son irregulares y los informes son incompletos. Por ejemplo, las pautas del gobierno piden a los estados que incluyan casos sospechosos de COVID-19 al registrar las muertes por el brote, pero muchos no lo hacen.

Ahora las autoridades indias luchan por recuperar el tiempo perdido. Se están agregando camas en los hospitales, se están haciendo más pruebas, se está enviando oxígeno de un rincón del país a otro y se está ampliando la fabricación de los pocos medicamentos efectivos contra el COVID-19.

Los desafíos son grandes en los estados donde se llevaron a cabo elecciones y las multitudes sin cubrebocas probablemente empeoraron la propagación del virus. El número promedio de infecciones diarias en el estado de Bengala Occidental aumentó de 32 a más de 17,000 desde que comenzaron las votaciones.

Con información de Bloomberg y AP