Mundo

‘Son escenas sacadas de una guerra’: hospitales en India luchan por mantener con vida a pacientes con COVID

Dehli, una ciudad de 16 millones de personas, solo tiene disponibles 13 camas de cuidados intensivos.

En su atestada sala de emergencias en el centro de Delhi, Ali Raza no puede concentrarse mucho sobre cuándo llegará la próxima entrega de oxígeno: 12 de sus 20 médicos están enfermos con COVID-19 y los pacientes siguen llegando.

“Siempre anticipamos una segunda ola en abril y mayo, pero nunca supimos que nos golpearía tan fuerte y tan rápido”, señaló Raza, director de emergencias y traumatismos del Hospital Moolchand. “Llegan jadeando y todos necesitan oxígeno”.

Fuera de las puertas dobles de la sala, Gagandeep Trehan acababa de descubrir que no había cama ni oxígeno disponible para su tío, que estaba luchando por respirar. Trehan había conducido 310 kilómetros hasta Delhi desde el estado norteño de Punjab en busca de una cama, con su automóvil lleno de cuatro tanques de oxígeno para mantener vivo a su tío. Seis hospitales ya lo habían rechazado y estaba a punto de volver a su auto y probar el número siete.

“Tengo miedo de que no viva si no lo reciben”, afirmó Trehan. “Estoy dispuesto a pagar cualquier cantidad por una cama de hospital”.

Las escenas dentro de un hospital de Delhi permiten vislumbrar la desesperación en toda la India, donde la oleada del virus de más rápido crecimiento en el mundo ahora amenaza con generar nuevas variantes que socavan los esfuerzos en los países más desarrollados para vacunar a la sociedad y volver a la normalidad. India agregó más de 360 mil nuevas infecciones el martes, elevando su total por encima de los 18 millones de casos, solo superado por Estados Unidos, mientras que sus muertes superaron las 200 mil.

Este miércoles por la mañana, Delhi solo tenía 13 camas de cuidados intensivos disponibles en una ciudad de más de 16 millones de personas. Los feeds de las redes sociales se han llenado con un flujo aparentemente interminable de llamadas pidiendo camas, oxígeno, Remdesivir y más.

El botón de pánico

Durante el fin de semana, las cosas se pusieron tan mal en el Hospital Moolchand (que tiene mil camas), una de las principales instalaciones privadas para COVID en la capital, que recurrió a Twitter para pedir oxígeno. Tras criticar al primer ministro Narendra Modi y al jefe del gobierno de Delhi, el hospital advirtió que su suministro de oxígeno se acabaría en menos de dos horas para decenas de pacientes con soporte vital.

Vibhu Talwar, director gerente de Moolchand HealthCare Group, dio la señal de alarma después de que su personal le dijo a las 2 de la madrugada de que los suministros de oxígeno se estaban agotando.

“A las 7 de la mañana nos quedamos con solo una hora de suministro y apreté el botón de pánico”, dijo Talwar. “Obviamente, esas horas entre las 5 y 8 de la mañana fueron las más estresantes para mí, para mi equipo y para nuestros médicos y enfermeras. Tenemos cerca de 150 pacientes con COVID y hubo mucho pánico, algo que espero que nunca volvamos a pasar “.

Pero todos los días todavía conllevan el mismo riesgo, ya que los hospitales de la capital india no tienen un suministro de oxígeno garantizado. “No sabemos la cantidad ni la hora”, dijo el martes.

Con Nueva Delhi y Mumbai, las capitales políticas y financieras, en cuarentena, Modi se ha enfrentado a crecientes críticas por su manejo de la pandemia y su enfoque en las campañas electorales estatales durante la escalada de la crisis de salud.

“Cuando teníamos seis meses de suministros y había muy pocos casos, el Gobierno podría haber construido más hospitales con oxígeno y más infraestructura”, declaró Raza, quien dirige el departamento de emergencias de Moolchand. “En este momento, el suministro de oxígeno debe continuar, eso es lo menos que el gobierno puede hacer por nosotros”.

Hace una semana, el Tribunal Superior de Delhi expresó “conmoción y consternación” por la negligencia del Gobierno y ordenó a la administración de Modi “mendigar, pedir prestado, robar” para garantizar un suministro de oxígeno adecuado para los hospitales. Desde entonces, el Gobierno aprobó la asignación de fondos para instalar 551 máquinas para producir oxígeno médico dentro de las instalaciones de salud pública “lo antes posible”.

Modi habló esta semana con el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, quien acordó enviar vacunas y otros suministros a India. Su administración también anunció planes para impulsar la producción de oxígeno y aumentar la disponibilidad de camas, mientras que el gobierno de Delhi anunció el martes que importaría 21 máquinas de producción de oxígeno listas para usar de Francia y 18 cisternas de oxígeno de Bangkok.

‘Extremadamente contagiosa’

“La ola actual es particularmente peligrosa, es sumamente contagiosa y quienes se contagian de COVID no pueden recuperarse tan rápidamente como se notó en la ola anterior”, señaló el ministro principal de Delhi, Arvind Kejriwal. “Todos los hospitales en este momento están funcionando por encima de su capacidad real. Las camas están llenas, incluidas las camas de la UCI “.

En la sala de emergencias de Moolchand, una mujer lloraba de dolor junto al cuerpo boca abajo de un pariente, mientras otros miembros de la familia miraban en silencio. Raza ha agregado más camas en cada centímetro libre del departamento de emergencias, aumentando su capacidad de 16 camas a 25, pero aún no es suficiente para satisfacer la demanda.

“Tratamos de no pensar en cuándo vendrá el próximo cargamento de oxígeno”, comentó. “Todos los hospitales se están quedando sin oxígeno. Independientemente de los recursos limitados que tengamos, tenemos que trabajar con eso “.

Sanoj Chacko, gerente de la unidad de enfermería del Hospital Moolchand, dijo que todos los días es una lucha para mantener a la gente con vida.

“En esta situación tenemos que luchar por esto”, dijo. “Es como una situación de guerra”.