Mis Finanzas

¿Quieres darte un ‘lujito’? Así puedes calcular tu capacidad de endeudamiento

Los créditos son una herramienta financiera útil, pero antes de solicitar alguno es importante conocer la capacidad de endeudamiento.

Muchas personas piensan que las deudas son un factor que impide alcanzar la estabilidad financiera, ya que implican una restricción de los recursos disponibles para satisfacer las necesidades básicas, pero no es así.

El acceso a créditos puede ser una de las mejores decisiones financieras. No obstante, es recomendable conocer la capacidad de endeudamiento antes de solicitar un crédito o eso podría afectar tu historial e impedir el acceso a nuevas oportunidades crediticias, en caso de requerirlas.

Por eso aquí te decimos los pasos para calcular tu capacidad de endeudamiento y algunos tips extra.

¿Cómo calcular tu capacidad de endeudamiento?

La capacidad de endeudamiento es un término financiero que debería ser elemental para para cualquier persona. Se refiere a la cantidad máxima que se puede solventar al contemplar el nivel de ingresos que se percibe, los gastos básicos y ahorros.

De acuerdo con los expertos consultados por BBVA, para calcular la capacidad de endeudamiento es necesario:

  • Sumar todos los ingresos que se perciben durante un mes.
  • Restar todos los gastos fijos en bienes y servicios que se deben de cubrir mensualmente, tales como: renta o hipoteca, alimentos, electricidad, agua, colegiatura, transporte, incluyendo una suma de ahorro, entre otros.
  • El resultado de la resta efectuada entre los ingresos fijos mensuales y los gastos fijos se debe multiplicar por 0.35, ya que esto representaría el porcentaje de capacidad de endeudamiento.

La fórmula para conocer la capacidad de endeudamiento de una persona se expresa así: Capacidad de endeudamiento = (Ingresos mensuales fijos - Gastos fijos) x 0.35


Lo recomendable es que el nivel de endeudamiento no sobrepase entre el 30 y 35 por ciento de los ingresos disponibles, tras cubrir los gastos básicos.

El resultado que se obtenga de dicha operación es la cantidad máxima que se recomienda destinar para el pago de créditos y deudas, debido a que esto permitiría contar con una suma de dinero suficiente para cubrir gastos mensuales o algún imprevisto.

Al no rebasar la capacidad de endeudamiento tu perfil financiero alcanzaría un equilibrio, ya que estarías en un nivel óptimo de deuda.

¿Qué hacer si ya no puedes pagar una deuda?

Las deudas pueden ser un ‘salvavidas’ financiero muy útil, pero al no tener una suficiente capacidad de pago es recomendable no solicitar nuevos préstamos, así lo explica la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

Pero tranquilo, no todo está perdido ya que puedes recurrir a la reestructuración de la deuda y así la entidad financiera ofrecería distintas opciones, tales como:

  • Extender el plazo de pago de la deuda, aquí te permitirán pagar una suma mensual de dinero menor y con una tasa de interés mayor.
  • Consolidar las deudas, al tener más de un crédito con la misma institución financiera es recomendable solicitar juntarlos en un solo préstamo.
  • Plan de pagos fijos, también puedes solicitar que se reduzcan los intereses al pactar un monto específico para pagar mensualmente.

Es importante aclarar que las instituciones financieras no tienen la obligación de reestructurar la deuda, pero no se descarta la posibilidad de que ofrezcan alguna solución dependiendo el historial del cliente.

Mujeres vs. Hombres: ¿Quiénes tienen un mayor nivel de endeudamiento?

Las mujeres tienen mayor responsabilidad financiera. La prueba está en que apenas 34.1 por ciento de ellas han recurrido a las deudas y en hombres se observa un nivel de hasta 38.7 por ciento. Así lo muestran los resultados de la Encuesta Nacional sobre Salud Financiera (ENSAFI) 2023 elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y la Condusef.

El alto nivel de deudas ocurre debido a que 30.5 por ciento de los mexicanos no ha tenido dinero suficiente para cubrir sus gastos, ante dicha situación se han recurrido a distintas opciones, tales como:

  • 68.3 por ciento de las personas que no tuvieron dinero suficiente optaron por reducir sus gastos.
  • 41.6 por ciento prefirió pedir dinero prestado a familiares o amistades.
  • 32 por ciento utiliza el dinero ahorrado.
  • 10.4 por ciento optó por trabajar horas extra o pedir un adelanto salarial.
  • 10.3 por ciento prefirió recurrir a un crédito.
  • 10.1 por ciento de las personas decidió atrasarse en el pago de un crédito.
  • 9.7 por ciento decidió vender o empeñar algún bien.

También lee: