Mercados

Tasas de largo plazo continúan presionadas por mayor deterioro del riesgo global

En la subasta primaria de esta semana, el rendimiento de los Bonos M a 10 años alcanzó su nivel más alto de los últimos 15 meses.

En la subasta primaria de valores gubernamentales de esta semana, las tasas de interés de largo plazo extendieron su tendencia alcista luego que los mercados financieros comenzaron a descontar un deterioro en el riesgo global y a las expectativas de que en el corto plazo la inflación continuará elevada.

De acuerdo con los resultados publicados por Banco de México (Banxico) las mayores presiones continúan observándose en los Bonos de Desarrollo a tasa fija (Bonos M) que en esta ocasión el rendimiento del valor a plazo equivalente de 10 años subió 36 puntos base en comparación con su nivel fijado seis semanas antes para quedar en 6.90 por ciento anual.

Con este ajuste, la tasa referencial del mercado de dinero alcanzó un nuevo máximo de los últimos 15 meses.

Por su parte, la tasa real de los Bonos denominados en Unidades de Inversión (Udibonos) de 20 años aumentó 22 puntos base en comparación con su nivel previo, para quedar esta semana en 2.96 por ciento anual. Con este ajuste se recuperó casi la totalidad de la baja registrada en la subasta de mediados de junio.

Los aumentos se extendieron a las emisiones de largo plazo de los Certificados de la Tesorería (Cetes), siendo la emisión de 350 días la que registró el mayor aumento, al reportar esta semana un incremento de 15 puntos base en comparación con la semana anterior y quedar en 5.50 por ciento anual.

Este es su mayor nivel desde el 21 de abril de 2020 cuando se asignaron con una tasa de 5.79 por ciento anual.

Le siguió en importancia el incremento de los Cetes de 182 días que en esta su rendimiento reportó un avance semanal de 11 puntos base para quedar en 5.13 por ciento anual, su mayor nivel desde la subasta del 26 de mayo de 2020 cuando fijó su tasa en 5.14 por ciento.

Por su parte, en los Cetes de corto plazo la única alza se registró en los valores de 91 días que alcanzaron un rendimiento de 4.59 por ciento anual luego de un aumento semanal de 6 puntos base, en tanto que la emisión a 28 días se mantuvo sin cambios por tercera semana consecutiva en 4.30 por ciento.

En lo que respecta a la sobretasa de los Bonos de Desarrollo a tasa variable (Bondes D) la emisión a un año pasó de 11 a 10 puntos base, en tanto para las emisiones de 721 y mil 50 días aumentaron sólo un punto base, cada uno, para quedar en 15 y 17 puntos base por arriba de los Cetes de 28 días.

De acuerdo con una nota de análisis de Casa de Bolsa Banorte, el comportamiento de las tasas de interés de los Cetes continúan descontando los siguientes movimientos de la política monetaria de Banxico.

En la última encuesta de expectativas Citibanamex, la mediana de respuestas de los analistas consultados anticipan que al cierre del año la tasa de política monetaria de Banxico cerrará en 5.0 por ciento anual, esto es, tres alzas más de 25 puntos base en lo que resta del año.

De hecho, el 86 por ciento de los encuestados anticipan que para la reunión de agosto el banco central aumentará otros 25 puntos base a su tasa objetivo.

En lo que respecta a las tasas de los Bonos M, el “deterioro reciente en el apetito por riesgo global pudiera pesar en la emisión del Bono M de 10 años, instrumento que la semana pasada observó una apreciación de 24pb” en el mercado secundario de dinero.

DEMANDA CONCENTRADA EN CETES Y UDIBONOS

Esta semana, los inversionistas elevaron su interés en las emisiones de Cetes de corto y mediano plazo y en los Udibonos que en para esta subasta aumentó 59 por ciento el monto a subastar.

La demanda de los Cetes aumentó 30 por ciento en comparación con lo reportado la semana anterior, al totalizar las posturas de compra registradas 125 mil 724 millones de pesos, esto es, 3.0 veces lo ofertado por la autoridad.

Por plazo, la demanda de los Cetes a plazo equivalente de 6 meses aumentaron 87 por ciento frente a lo registrado siete días antes, al totalizar 48 mil 734 millones de pesos; en tanto que en el plazo a 91 días las posturas de compra alcanzaron 28 mil 989 millones de pesos y superan en 20 por ciento a lo registrado el martes anterior.

En los Cetes a 28 días la demanda presentada llegó a los 32 mil 932 millones de pesos, monto 7.5 por ciento por arriba de lo reportado en la subasta 27 del año.

La única baja se registró en las posturas de compra registradas para los Cetes a plazo equivalente de un año, que en esta ocasión totalizaron 15 mil 69 millones de pesos y fueron menores en 4.6 por ciento a las reportadas siete días antes.

En lo que respecta a los Udibonos de 20 años, la demanda presentada por los inversionistas alcanzó los mil 663 millones de Udis (equivalente a 11 mil 395 millones de pesos) y fue mayor en 61 por ciento a la reportada cuatro semanas antes.

Para la subasta de Bonos M de 10 años, los inversionistas redujeron su demanda 6.7 por ciento frente a lo registrado seis semanas previas, totalizando 14 mil 340 millones de pesos, esto es, apenas 1.5 veces lo ofertado por la autoridad en este instrumento.

Finalmente, el esquema de “vasos comunicantes” para la subasta de Bondes D influyó en el interés de los compradores que se concentraron en el plazo de 357 días y que este martes alcanzó l13 mil 666 millones de pesos, cifra 5.8 por ciento menor a la reportada dos semanas antes.

En tanto que en los Bondes D con vigencia de 2 años registró una demanda de seis mil 400 millones de pesos, 14.8 por ciento menor a su demanda previa, en tanto que para los instrumentos de 3 años llegó a los mil 964 millones de pesos, una caída de 52.6 por ciento frente a su nivel anterior.