Mercados

El peso ‘sonríe’ al ‘finde’ y se lleva la semana

El fortalecimiento de las divisas en el mercado cambiario está asociado a un mayor apetito por riesgo.

El peso mantuvo el paso de las ganancias frente al dólar sobre el cierre de la semana, cuando este se debilita, los mercados de capitales apuntan un sesgo mixto, los bonos registran pocos cambios y los inversionistas se encuentran digiriendo los últimos datos de inflación y consumo en Estados Unidos.

Esto en una semana donde el sorpresivo aumento de 25 puntos base del Banco de México (Banxico) a su tasa de interés puso la ‘cereza del pastel’ a una recuperación que comenzó el lunes desde los 20.70 pesos por dólar.

De acuerdo con datos de Banco de México, la divisa mexicana perdió 0.4 por ciento para cerrar operaciones en 19.87 pesos por dólar.

La divisa se apreció 3.66 por ciento en la semana, según datos del Banco Central.

La volatilidad implícita del peso a un mes cayó a 10.40 por ciento, su nivel más bajo desde el 10 de junio.

La debilidad del dólar, la fortaleza de las monedas de mercados emergentes apoyada por las decisiones de bancos centrales y máximos históricos en las acciones estadounidenses ayudaron a mejorar el apetito por el riesgo global y el peso se benefició de ello.

Durante la sesión, el peso tocó un mínimo de 19.73 y un máximo de 19.89 pesos.

Se espera que el Banco de México (Banxico) realice tres alzas de más de 25 puntos básicos este año en agosto, septiembre y noviembre, y que la tasa de política finalice el año en 5 por ciento, según un informe de JP Morgan.

“La probabilidad de aumentos de 50 puntos base no se puede descartar si las condiciones del mercado se deterioran drásticamente antes de una posible reducción del programa de compra de activos de la Fed o si el IPC subyacente se acelera aún más”, anotaron.

Analistas coinciden sobre este entorno.

Al cierre de la sesión Gerardo Esquivel, subgobernador del ente central, dijo que se podrían evitar más alzas de tasas si la inflación sigue el pronóstico.

El peso repuntó algunos centavos tras estos comentarios.

“Para el caso particular del peso mexicano, existe la posibilidad de que se observe un fortalecimiento adicional frente al dólar, con el tipo de cambio regresando a niveles por debajo de 19.60 pesos por dólar. Esto dependerá de la especulación del mercado sobre el ritmo a que Banco de México seguirá subiendo su tasa de interés durante la segunda mitad del año”, apuntó Grupo Financiero Base.

El grupo no descarta la posibilidad de que Banco de México vuelva a subir la tasa de interés entre agosto y septiembre si continúan observándose presiones inflacionarias durante los meses de verano.

El fortalecimiento de las divisas en el mercado cambiario está asociado a un mayor apetito por riesgo, luego de que ayer el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, informó que llegó a un acuerdo con un grupo bipartidista sobre un plan de infraestructura de 579 mil millones de dólares. El plan incluye 109 mil mdd para puentes y carreteras, 49 mil mdd en transporte público, 65 mil mdd en infraestructura de banda ancha, entre otros. Dicho paquete todavía deberá ser aprobado en el Congreso, en donde deberá conseguir 60 votos, se espera que la votación se lleve a cabo en julio.

En cuanto a indicadores económicos, en Estados Unidos se publicó el reporte de Ingreso y Consumo Personal correspondiente a mayo. Los ingresos personales mostraron una contracción mensual de 2.0 por ciento, hilando dos meses a la baja, luego de que en marzo se observó un incremento histórico de 20.88 por ciento impulsado por la entrega de estímulos fiscales. La tasa de ahorro en mayo se ubicó en 12.4 por ciento, disminuyendo por segundo mes consecutivo, aunque manteniéndose por encima del nivel pre pandemia (febrero 2020) de 8.3 por ciento.

El consumo personal se mantuvo sin cambios con respecto a abril, por debajo de la expectativa del mercado de un aumento mensual de 0.4 por ciento. Por último, el índice de precios del consumo personal (PCE deflator) el cual es seguido por la Reserva Federal como medida de inflación, se ubicó en una tasa anual de 3.9 por ciento, siendo su mayor nivel desde agosto del 2008, mientras que, el índice excluyendo alimentos y energía mostró un aumento anual de 3.4 por ciento.

En el mercado local, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) dio a conocer el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de abril mostró una contracción mensual de 0.16 por ciento en términos reales, luego de haber crecido 2.6 por ciento en marzo, de acuerdo con cifras ajustadas por estacionalidad.

A tasa anual, el IGAE creció 21.38 por ciento de acuerdo con cifras ajustadas por estacionalidad, siendo el segundo crecimiento anual tras 22 meses consecutivos de caídas. Este elevado crecimiento se debe a un efecto matemático de baja base de comparación, ya que en abril del 2020 se aceleró el cierre de actividades no esenciales por la pandemia de Covid. Al realizar la comparación con respecto al nivel pre pandemia (febrero del 2020) el indicador muestra una contracción de 1.29 por ciento.