Food and Drink

Restaurantes en medio del bosque: pizzas a la leña y drinks deliciosos

Mesitas rodeadas de pinos, pan artesanal y mucho espíritu pet friendly.

El frío no espanta a aquellos ávidos de bosquecito. Si bien parece que el invierno se adelantó con las bajas temperaturas, las actividades al aire libre están más vigentes que nunca.

Si tienes ganas de echar una caminata en un paraje con senderos arbolados y alejado del ‘mundanal ruido’, lánzate a estos restaurantes cuyas mesas rodeadas de árboles y mucha buena ondita te regresarán a tu ‘centro’.

Desierto Norte

El Desierto de los Leones es el destino perfecto para el fin de semana: un exconvento, mucho bosque y oferta gastronómica.


En este bucólico restaurante enclavado en la reserva encontrarás amplias mesas para desayunar y comer delicioso.

El frío le da un toque especial porque la cálida atención de los anfitriones te da la calidez que todo comensal necesita.

La ventaja del menú de Desierto Norte es que en una mirada escogerás tus platillos. Elige un sándwich de huevo con tocino, un toast de aguacate o mejor aún la hamburguesa de la casa.

Lo dulce viene al final: pide un panecito con mermelada o una de las tartas caseras.


¡Ah! Y si quieres llevar a tu lomito, adelante, Desierto Norte es cien por ciento pet friendly.

Dónde: Rancho Los Laureles (Paraje Valle de las Monjas), carretera México-Toluca s/n, colonia La Venta, alcaldía Cuajimalpa

Óvelpaa

Bosque y bici, ¿qué más se puede pedir? Pues en este lugarcito perdido en el bosque el corazón ciclista imprimió todo su ímpetu.

Ideal para descansar después de un par de horas de senderismo, bici de montaña o simplemente para relajar los ánimos con los amigos o familia, Óvelpaa ofrece un menú de chapatas, baguettes, pizzas, hamburguesas, pastas y crepas.

Te recomendamos probar varias opciones de su barra de café que no tiene parangón; pero si tienes ganas de algo ‘fuertecito’ pide una cerveza, mojito o drinks de la carta.

Aquí Milaneso y Firuláis también son bienvenidos.

Dónde: Valle de las Monjas #145, colonia San Mateo Tlaltenango, alcaldía Cuajimalpa

Selva Negra Ajusco

Qué chulas las mañanas frías, con cielos azules y prístinos. Pues en Selva Negra la experiencia de bosque y comida se vuelve luminosa y cálida gracias a las deliciosas pizzas a la leña que se sirven.

Si eres amante de la comida en horno este sitio te va a encantar porque todo se prepara al momento. El toque casero y rústico da un acogedor sentimiento de pertenencia que se disfruta en sorbitos de café o de cerveza (pregunta por su selección artesanal).

Además de las imperdibles pizzas, también puedes probar las hamburguesas y el pan artesanal.

En este pequeño oasis del Ajusco a los perritos se les recibe como en casa, así que podrás pasar un buen rato en compañía de tu lomito.

Si te gusta la aventura, pregunta por sus excursiones especiales y las fogatas.

Dónde: Camino a la Marina, esquina con Héroes de 1910, Samuel Navarro, alcaldía Tlalpan

Rancho Los Gavilanes

Cortes a la parrilla, molcajetes, chilaquiles con arrachera, guacamole con chapulines y un paraje enorme para correr con tu perrito o armar la reta.

Este restaurante tiene sus mesitas al aire libre para desayunar o comer con una vista de envidia.

Si vas en la mañana pide un cafecito bien caliente, pero si el mediodía te sorprende puedes preparar la garganta para una chelita.

Dónde: Picacho-Ajusco km 22.5, alcaldía Tlalpan

Asador km 11.8

El Parque Ejidal San Nicolás Totolapan tiene una joya gastronómica oculta en el bosque. Se trata de Asador km 11.8, en cuyo menú encontrarás carnes a las brasas y ahumadas, deliciosos mariscos.

Te recomendamos lanzarte temprano al bosque a echar caminata, pero en serio, para que llegues al mediodía y disfrutes de un brunch-comida muy sustancioso.

Las mesitas de madera en medio del bosque le dan ese toque de idilio que todos necesitamos para comenzar o cerrar el fin de semana.

Dónde: Carretera Picacho-Ajusco Km 11.8.