Food and Drink

Pastel de paloma, corazón de caballo y otros platillos de Game of Thrones

La historia de Game of Thrones es muy larga, sangrienta y llena de mucho vino y comida

“Es una historia larga y sangrienta, para ser honesto estuve borracho la mayoría del tiempo”. Esta frase de Tyrion Lannister puede resumir lo que sucede en los 73 capítulos de la serie de fantasía medieval Game of Thrones y seguramente en su próxima precuela de House of the Dragon.

La comida de este universo incluso inspiró un libro llamado Festín de Hielo y Fuego, escrito por Chelsea Monroe-Cassel y Sariann Lehrer, donde se incluyen las recetas por región, desde las costillas de cerdo y hierbas de El Muro, las manzanas al horno del Norte, los cisnes a la crema del Sur, el pastel de limón de Desembarco del Rey, hasta el pato al limón de Dorne.

La serie, inspirada en las novelas del estadounidense George R. R. Martin, tiene un menú que nos muestra que la comida puede ser una herramienta para la guerra y mueve el destino de los siete reinos.


Vino

Si algo sabemos de los Lannister es que siempre pagan sus deudas y adoraban el vino, en especial el que procede de Arbor.

El vino es una de las bebidas que mueve a muchos de los personajes de la serie, son demasiadas las decisiones etílicas que son tomadas con una copa en la mano.

También destacaba por su alto consumo el rey Robert Baratheon, quien lamentó haber tomado esas copas de más mientras fue a cazar jabalíes al bosque.

A las hijas Stark sólo las dejaban probar un poco en los banquetes, en el Muro lo acostumbran caliente para sobrellevar el frío, mientras que Oberyn Martell amaba el de Dornish.

Esta bebida ha sido vehículo de venenos, protagonista en los banquetes y arma para hacer que los enemigos bajen la guardia.

Incluso la aplicación Vivino desarrolló un mapa con las regiones vinícolas de ese universo, desde las áridas colinas de Dornish hasta la isla de Arbor y la Ciudad Libre de Volantis.

“¿Sabías que un Chardonnay californiano a roble tiene un sabor similar a un Arbor Gold?”, explica su portal.

Cerveza

Bebida comúnmente consumida por los soldados, quienes constantemente celebraban las victorias o se daban valor con un tarro de cerveza, como Sandor Clegane, cliente frecuente de las tabernas.

Caballo

La vida de los Dothraki gira en torno al caballo: es su medio de transporte y de guerra, la base de su sociedad, su deidad e incluso su alimento.

También es un elemento ritual, pues las mujeres embarazadas deben pasar una prueba: comer el corazón crudo y tibio de un semental, pues los Dothraki creen que eso dará fuerza a un próximo hijo.

Pastel de paloma

Preparación tradicional en las celebraciones de bodas.

En una fiesta real se acostumbra dejar un espacio para poner dentro una bandada de palomas vivas que saldrán volando cuando se corte el pastel, claro que no todas logran sobreviven cuando el cuchillo es sustituido por una espada de acero valyrio (como aquella nombrada “Lamento de Viuda”).

Un pan con forma de lobo

Si para alguien en la serie es importante la gastronomía es para Hot Pie (interpretado por Ben Hawkey), el amigo de Arya Stark que destaca por su habilidad en la panadería.

En una de las escenas de despedida, le obsequia a su Arya un pan con forma de lobo, emblema de la casa Stark.

Curiosamente, en el 2017 Ben Hawkey dio un salto de la ficción a la realidad con su propio negocio en Londres, una panadería llamada “You Know Nothing John Dough Deliveroo”, donde ofrece galletas con forma de lobo.

Los terroríficos embutidos

Si alguien sabía cómo causar terror con la comida es Ramsay Bolton, antes conocido por el apellido Snow, quien protagoniza una de las escenas gastronómicas más crueles cuando come salchichas mientras observa a una de sus víctimas de tortura, Theon Greyjoy.

Banquetes y leyendas

Durante los festines de la serie vimos pasar charolas enormes con cerdos enteros, tartas, incontables panes, sopas, pollos, estofados, pescados...

Los banquetes son algo que tomaban muy en serio los reyes y señores de las diversas casas, así fuera necesario endeudarse con el Banco de Hierro para pagarlos.

Es tan importante que circula una leyenda en el Norte sobre un hombre de la Guardia Nocturna que mató al hijo de un Rey Ándalo y lo preparó en una tarta con cebollas, zanahorias y tocino.

La preparación se la dio a comer a aquel rey, quien lo saboreó sin saberlo y pidió un segundo plato.

Entonces los dioses enfurecieron y lo transformaron en una rata gigante, condenada a no comer nada que no fueran sus propias crías. Su pecado fue matar a un invitado bajo su techo.