Estados

Alfonso Durazo pide armas decomisadas del narco para policías de Sonora

El gobernador de Sonora hizo la solicitud este viernes ante el presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de la Defensa, Luis Crescencio Sandoval.

El gobernador de Sonora, Alfonso Durazo, lanzó este viernes una inusual petición al presidente Andrés Manuel López Obrador y a la Sedena: que las armas decomisadas a los cárteles puedan reutilizarse y se destinen a policías locales.

El extitular de la Secretaría de Seguridad Y Protección Ciudadana, gobierna uno de los estados mexicanos fronterizos con Estados Unidos, que tiene los mayores índices de violencia vinculada con el crimen organizado.

Durazo hizo la solicitud ante el presidente Andrés Manuel López Obrador y el secretario de la Defensa, Luis Crescencio Sandoval, durante su participación en la conferencia de prensa matutina que el viernes se realizó en Cajeme, Sonora.

Potente armamento del crimen organizado

Este estado fronterizo con Arizona tiene gran actividad del crimen organizado -es clave en el tráfico de fentanilo y cuenta con un intenso tráfico de migrantes- y ha sido escenario de sangrientas batallas territoriales entre los ‘Chapitos’, como se conoce a los hijos del capo encarcelado Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, y bandas aliadas con el narcotraficante fugitivo Rafael Caro Quintero, uno de los criminales más buscados por Estados Unidos.

Durazo recordó que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) decomisó en marzo en Navojoa, el mayor arsenal del que se tiene memoria y que incluía ametralladoras, granadas, armas largas y cortas, fusiles y casi tres millones de cartuchos, “armas nuevas que no han sido utilizadas, que no tienen historia” y que, según el gobernador, podrían destinarse a algunos cuerpos de seguridad municipales.

Las autoridades mexicanas de todos los niveles se han quejado en innumerables ocasiones de que los cárteles tienen armamento más nuevo y potente que las fuerzas de seguridad.

Un ejemplo fue la exhibición de fuerza del Cártel de Sinaloa en la capital de ese estado del Pacífico en octubre de 2019 o el decomiso de Navojoa, donde se hallaron casi 15 mil cargadores, 128 armas largas, 19 ametralladoras y una subametralladora; seis fusiles calibre .50, ocho vehículos, cuatro remolques y hasta una planta de luz.


Sedena analiza la petición de Durazo

Durazo dijo ser consciente de lo delicado de su idea, sobre todo en el rastreo de un arma, pero pidió a Sandoval que analizara el tema y e intente buscar alguna vía.

El secretario de la Defensa no se pronunció directamente sobre la propuesta. Indicó que actualmente todas las armas aseguradas que están vinculadas a algún homicidio quedan en resguardo -no dio cifras pero dijo que eran “una cantidad importante”- y las que no, se destruyen.

Según datos del último informe de gobierno, las fuerzas federales decomisaron más de 7 mil armas en 2020, una cifra similar a la de los últimos años pero muy distante de las más de 40 mil requisadas en 2011, uno de los años más sangrientos de la guerra contra el crimen organizado.

Sandoval agregó que actualmente hay un proyecto de la Sedena para fabricar armas no sólo para el Ejército sino para la policía porque “sería más fácil tener un control de ellas” y no habría que “depender del extranjero para adquirir el armamento que se requiere”, ya que en estas importaciones se puede tardar un año “en puros trámites”.

La venta de armas de fuego está estrictamente limitada en México y controlada por la Secretaría de la Defensa. Sin embargo, desde hace años las autoridades sostienen que los cárteles de la droga introducen miles de armas de contrabando, principalmente desde Estados Unidos. México calcula que el 70 por ciento de las armas traficadas proceden de ese país, según la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Por eso el gobierno mexicano inició en 2021 una demanda que ha llevado a los tribunales estadounidenses a fabricantes y distribuidores estadounidenses con el argumento de que sus prácticas comerciales negligentes e ilegales han provocado un gran derramamiento de sangre en México. En 2019, según estimaciones de la cancillería, al menos 17 mil homicidios en México estuvieron vinculados con esas armas.