Empresas

¿Te IBAS a comprar una pantalla en el Buen Fin? Esto te interesa

Liverpool, Chedraui, La Comer, Gigante y Linio han reconocido los retos que enfrentan para tener suficientes productos durante esta temporada.

Los televisores, el producto estrella del Buen Fin, enfrentarán problemas para llegar a los anaqueles de las principales cadenas, debido a la falta de semiconductores, el encarecimiento de los contenedores de importación, la suspensión temporal de operaciones en algunos puertos chinos y el cuello de botella que generó el bloqueo de más de un mes a las vías férreas en Michoacán.

LG Group lidera la participación de mercado de televisores con el 25.2 por ciento, seguido por Samsung con 14.4 por ciento y Hisense con 14.1 por ciento, con lo que en conjunto ostentan 53.7 por ciento del mercado.

En México se estima que cuatro de cada 10 productos que se compran durante el Buen Fin son electrónicos y de ellos, la demanda recae principalmente en las pantallas.


“En el Buen Fin todavía van a brillar, pero en Navidad va a venir el problema porque ya no habrá televisores, estarán quizás los de alta gama de más de 45 mil pesos, yo creo que las marcas base tendrán un desabasto importante y eso llevará al incremento de precios y es donde la inflación pegará durísimo” alertó Mario Juárez, Enterprise Sales Manager en Adobe Commerce.

Problemas de abasto en la categoría de electrónicos ya fueron alertados por cadenas como Liverpool, Chedraui, La Comer, Gigante y la plataforma de e-commerce Linio.

“Vemos desabasto en tecnología, sobre todo en celulares y pantallas, lo que estamos buscando es tener más surtido y variedad, con eso estamos buscando cubrir la demanda”, admitió Beatriz Burquez, directora comercial de Linio México.


En el país, de enero a agosto de este año se importaron 411 mil 963 pantallas, un alza anual del 209 por ciento, de acuerdo con datos de la Secretaría de Economía.

“Las medidas de bloqueo impulsaron la demanda de televisores LCD durante 2020, ya que los consumidores locales pasaron más tiempo en casa. Las ventas por volumen de televisores OLED están experimentando un rápido crecimiento, pero esto se debe a una base muy baja, y que son significativamente más caros que los televisores LCD”, explicó Euromonitor en su análisis Consumo de electrónica 2021: panorama general.

“Una vez que esos productos llegan a México, también hay limitantes logísticas de disponibilidad de camiones y de algunas vías férreas bloqueadas”, explicó Antonio Hidalgo, director de operaciones de Hisense México.

Dichas limitantes de transportación se convierten en una oportunidad de anaquel para marcas y productos que se maquilan en el país, siempre y cuando cuenten con los insumos, detalló Juárez.


La empresa de origen chino, Hisense, tiene una planta en Rosarito, Baja California, donde produce 30 mil televisores diarios para abastecer a todo el continente de América.

El directivo aseguró que México no ha tenido desabasto de materia prima al menos para televisores, pues el país está entre las tres naciones prioritarias en el abasto de chips para la empresa, pero sí aceptó un rezago en la importación de otras categorías.

“Por el momento estamos importando telefonía y línea blanca de China, como producto terminado, esa importación obviamente está teniendo un poco más de problemas, con un 15 por ciento del volumen que todavía no está con nuestros socios comerciales”, reconoció Hidalgo.

Crece riesgo de venta sin producto

Las dificultades logísticas y falta de stock incrementan el riesgo de que las cadenas comerciales vendan productos que realmente todavía no tienen, alertaron Adobe Commerce y Tec-Check.

“Hay mucha demanda y poco inventario físico, lo que va a empezar a pasar es que para las tiendas será un éxito al vender muchísimo, pero las empresas aplicarán más el vendo, después resuelvo, hay muchas empresas que desafortunadamente no tienen sus inventarios en tiempo real”, dijo Juárez.

En el 2020 la Profeco recibió 85 mil 023 quejas hacia cadenas comerciales, de las cuales el 21.2 por ciento correspondió a la práctica de vender productos que las tiendas realmente no tenían.

“La principal recomendación es que revisen los términos y condiciones, y si una tienda ya dice que por falta de stock ellos se reservan el derecho de hacer una cancelación unilateral ya es un foco muy rojo, considerando la situación actual”, recomendó Fior García, cofundadora de la asociación civil Tec-Check.