Empresas

Pandemia ‘energiza’ ventas de Koblenz, Steren, GE y RadioShack

La comercialización de reguladores, resistencias y extensiones subió 30 por ciento en el primer semestre del 2021 frente al mismo periodo del 2019.

La pandemia de SARS-CoV-2 que llevó a los mexicanos a estudiar y trabajar desde sus hogares durante los últimos 17 meses impulsó el consumo de aparatos electrónicos y electrodomésticos, lo que a su vez provocó una alta demanda de accesorios como enchufes, extensiones, supresores de picos de voltaje y reguladores eléctricos que alcanzaron su nivel más alto en valor de ventas desde que se tiene registro.

Firmas como Koblenz, Steren, General Electric y RadioShack, entre otras, observaron un aumento en la venta de estos artículos en los hogares, principalmente por el home office y la escuela en línea.

“Hubo muchas personas que realizaron un gasto increíble en mejorar su casa, incluso se endeudaron en este proceso, pero lo relevante es que fueron dos categorías las que crecieron mucho, que es línea blanca y electrónica, productos que las personas cobraron más conciencia en proteger por el gasto, eso elevó la demanda por artículos eléctricos que ayudarán a cuidar estos aparatos”, dijo a El Financiero Jaime David Martínez, Manager Senior de Marketing de Koblenz división eléctrica.


Destacó que en particular en la división eléctrica de Koblenz se prevé un alza de 35 por ciento en ventas para el cierre de este año, mientras que en el 2020 el aumento fue de 25 por ciento y en el 2019, antes del coronavirus, sus ingresos subieron 15 por ciento anual.

“Nosotros obtuvimos 57 por ciento del mercado, el resto de las marcas se quedaron con el resto porque la mayoría están más enfocadas en el sector industrial, y ese sector se contrajo por la pandemia”, explicó Martínez.

Entre enero y junio de 2021 el valor de venta de la industria de accesorios eléctricos usados en los hogares fue de 6 mil 60 millones de pesos, 30.6 por ciento superior a lo registrado en igual periodo de 2019, un año antes del impacto de la emergencia sanitaria, muestran datos del Inegi.

En el primer semestre de este año, el volumen de venta de extensiones, resistencias, laminaciones y tapas fue de 773.6 millones de unidades, un alza de 19 por ciento anual y un incremento de 2.2 por ciento en comparación con el mismo periodo de 2019.


Mientras que los conectores alcanzaron un volumen de ventas de 6.3 millones de piezas, 18.6 por ciento superior de lo registrado el año pasado y 16.6 por ciento arriba en comparación con los primeros seis meses de 2019.

En conferencia por la presentación del octavo encuentro nacional de negocios de la industria de electrodomésticos, Baldwin Britton, vicepresidente del Clúster de Electrodomésticos del Estado de Nuevo León (CLELAC), dijo que las ventas estimadas para este año serán 15 por ciento mayores a las registradas en 2020, año en el que los ingresos de la industria cayeron alrededor de 10 por ciento.

“El año pasado, el sector tuvo una caída de 10 por ciento, pero a partir de la segunda mitad del año, se vio un incremento en ingresos de 25 por ciento en algunos productos de la industria (…) Para este año se espera un crecimiento de 5 por ciento por encima de lo reportado en 2019, antes de la pandemia”, comentó el directivo.

En este sentido, LG Electronics anunció que en el segundo trimestre de este año registró los ingresos más altos de su historia relacionados con el consumo fuera de Corea del Sur, con ventas consolidadas mundiales de 15 mil 026 millones de dólares, lo que significó un aumento de 48.4 por ciento anual.

Piratería, un riesgo

En medio de una mayor demanda por artículos eléctricos en los hogares por la crisis sanitaria de COVID-19, la piratería es el principal riesgo para el sector debido a que creció 20 por ciento en los últimos dos años, advirtió Alberto Larios de Expo Eléctrica.

“La piratería en materiales y productos eléctricos es un mal que aqueja a la industria formal desde hace varios años, pero en los últimos dos se ha incrementado en 20 por ciento, lo que ha ocasionado pérdidas por 30 mil millones de pesos al comercio formal, un hecho alarmante”, expresó Larios.

Agregó que se tiene sobre la mesa la propuesta de considerar la piratería de materiales eléctricos como delito grave, pues aparte de las pérdidas, éstos ilícitos representan un peligro toda vez que 70 por ciento de los incendios son consecuencia de un cortocircuito por productos que no cumplen con las normas como son las series navideñas que se comercializan regularmente cada fin de año.

Larios aclaró también se considera piratería todo aquel material eléctrico que se roba de los cargamentos de camiones que circulan por carreteras del país y en los negocios, y que después se ofertan en los tianguis a un costo menor.