Empresas

Cierran 20 mil papelerías y el resto enfrenta caídas de hasta 45% en ventas

Regreso a las aulas ubicaría la demanda 50% por debajo de los niveles preCOVID.

Más de 20 mil papelerías quebradas y una caída de 45 por ciento en promedio de ventas es el saldo que dejó la pandemia para los productores y comercializadores de artículos escolares, tras un año de clases en línea y a distancia para evitar los contagios del COVID-19 en México.

La posibilidad de que los estudiantes puedan regresar a las aulas presenciales a mediados de mayo, levantó la expectativa de recuperación de venta, es decir, se prevé que el sector ‘regrese a clases’ con un 50 por ciento de la demanda que perdió antes de la pandemia, de acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Fabricantes de Artículos Escolares y de Oficinas (ANFAEO).

Aunque todavía existe incertidumbre sobre el avance de la vacunación contra el coronavirus para los maestros y la publicación de la lista de útiles escolares.


“Necesitamos a gritos que se defienda un regreso clases y nos urge una lista de útiles para detonar las ventas del sector, eso nos haría una temporada escolar donde podríamos recuperar, quizá no lo del 2020, pero la mitad de un año normal como el 2019”, exhortó Diego Céspedes, presidente de la ANFAEO.

El año pasado las papelerías reportaron ingresos por mil 30 millones de dólares, una caída de 25 por ciento anual, es decir 353 millones de dólares menos, revelan datos de la consultora Euromonitor International.

“El consenso de los asociados (de ANFAEO), que son los 38 principales fabricantes, se les cayeron las ventas entre 35 y 40 por ciento en el sector comercial, a manera de ejemplo mochilas no se vendió nada, gises para pizarrón tampoco”, informó Céspedes.

La comercialización de uniformes, plumones, crayones, cuadernos y bolígrafos cayeron 72, 55, 51, 32 y 15 por ciento anual, respectivamente, de acuerdo con el INEGI.

“Hay un tema positivo, el inventario de útiles escolares en casa ya se agotó, entonces esperamos una demanda fuerte, y que será de productos de nicho bajo y medio, y esto es por la situación económica familiar”, anticipó el también presidente de FILA DIXON, dueños de las marcas de lápices de colores Mapita y Blanca Nieves.

Incertidumbre del regreso a aulas

Luego del éxito de regreso a clases en Campeche sin contagios, otras entidades se sumaron a integrar operaciones escolares como Sinaloa y algunos colegios particulares de Sonora, pero debido a la falta de lista de útiles la industria no ha percibido ningún cambio.

“En México hay 200 mil escuelas públicas, ahí (Campeche) regresaron 137, es prácticamente nada, el comercio no vio ningún incremento y es que no hay listas escolares, la incertidumbre para las entidades que vienen es la misma, urgen las listas para que los padres sepan qué comprar”, resaltó Céspedes.

Recientemente las autoridades anunciaron nuevas entidades para que los profesores tomen relevancia en el esquema de vacunación y retomen cursos presenciales, incluso desde mediados de mayo en Guanajuato, Jalisco, Veracruz, Chiapas, Puebla, y Coahuila.

La cadena Lumen, que cuenta con 54 tiendas a nivel nacional, reportó que el año pasado sus ventas cayeron 22 por ciento anual, compensadas principalmente por la fuerte demanda de su portafolio de arte que es de ticket más alto.

“Para el regreso a clases todavía no hay un número, sobre todo por vivir en un momento al que llamamos VUCA (que es un acrónimo utilizado para describir volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad en inglés). Te diría que estamos preparando las tiendas con la infraestructura de limpieza, calculando el 50 por ciento de la demanda de 2019”, compartió José Antonio Padrón, director de operaciones de la cadena.

Por si fuera poco, la compra de útiles, que en 2019 requirió un gasto promedio de mil 065 pesos, se encarecerá entre 8 y 9 por ciento, pues la ANFAEO alertó que hay escasez de materias primas como resinas, papeles, cartones, además de la inflación.

Ventas de uniformes se caen 72%

Un año sin escuela tiró 71.6 por ciento la venta de uniformes en el 2020, con un valor de 25.5 millones de pesos, contra los 89.8 millones de pesos del 2019, mostraron datos del INEGI.

“Habrá un cambio en el uso de los uniformes, porque ahora están vistiendo diferente y habrá otras prioridades entre los padres y las escuelas”, consideró Emilio Penhos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive).

Tal situación ya la experimenta Uniformes Esmeralda, que radican en Guadalajara, Jalisco, donde para el regreso a clases de mayo las escuelas recibirán a los alumnos con ropa ‘de calle’, y el uniforme se les solicitará hasta el inicio de curso de agosto, pero ya sólo será el de deportes.

“Manejamos uniformes de gala, que es el formal, y el de deportes, y me dicen algunas escuelas que desaparecerá el de gala para bajar costos, y eso me afecta porque tengo inventario”, relató Teresa Villanueva, directora general de Uniformes Esmeralda.

Según estimaciones de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), el promedio de gasto por los uniformes rondaba en 3 mil 400 pesos, siendo lo más costoso la sudadera de deportes.