Economía

¿Banxico se pondrá más ‘halcón’? Estudia aumento de 75 puntos a la tasa

Una subida de esta magnitud disiparía dudas sobre la autonomía del Banco Central, indicó un miembro.

La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) planteó actuar con mayor contundencia para mitigar las presiones inflacionarias, por lo que puso sobre la mesa la posibilidad de incrementos de 75 puntos base en la tasa de interés objetivo, así lo reveló la última minuta correspondiente a la decisión del 12 de mayo.

Para los analistas, el tono de las minutas resultó más restrictivo que el comunicado, y eleva las posibilidades de aumento de tres cuartos de punto en la tasa, e incluso algunos elevaron su estimación de un ajuste de 50 puntos en la reunión del 23 de junio, a un incremento de 75 puntos, luego de revisar el contenido del documento, y esperan que al cierre de año la tasa supere el 9 por ciento.

De acuerdo con la última minuta de política monetaria, algunos integrantes del organismo concordaron que un incremento de 75 puntos base reafirmaría el compromiso constitucional que tiene el banco con el control de precios.

“Incrementar la tasa 75 puntos base sería un mensaje más fuerte del compromiso con el objetivo prioritario. Esta medida disiparía aún más cualquier duda sobre la autonomía y refrendaría la obligación moral con el segmento más vulnerable de la población”, señaló un miembro de la junta de gobierno, según las minutas.

Añadió que esto implicaría llegar a la zona neutral más rápido, pues dijo que, si bien se han acumulado 250 puntos base de incrementos, la tasa real ex-ante de corto plazo se sitúa en 1.7 por ciento; ligeramente por debajo del umbral inferior del rango estimado para la tasa neutral, de 1.8 por ciento.

Bajo esta óptica, detalló que sería necesario que la tasa de interés llegue por encima del 9 por ciento.

“Noto que si la expectativa de inflación a 12 meses es de 4.7 por ciento y el umbral superior del rango neutral se estima en 3.4 por ciento real, la tasa de referencia tendría que llegar a estar por encima del 8 por ciento y posiblemente llevarla a niveles por encima del 9 por ciento”, abundó.


Otro integrante de la junta de gobierno coincidió que un incremento de 75 puntos base es idóneo dado el contexto inflacionario actual.

“Consideró que la política monetaria se ha quedado “detrás de la curva” y que en la situación actual, un incremento de 50 puntos base resulta insuficiente para garantizar la convergencia de la inflación en el horizonte planeado. Asimismo, el rol fundamental de la política monetaria es actuar con determinación y oportunidad, para frenar la inercia inflacionaria y evitar futuros aumentos de tasa más severos, por lo que señaló que es momento de aumentar el ritmo de ajuste de la postura monetaria a 75 puntos base”, se lee en el documento.

“Dicha acción es congruente con el compromiso de realizar los ajustes necesarios para cumplir con el mandato prioritario”, agregó.

Destacó que, si bien la mayoría de analistas privados considera aumentos de 50 puntos base y sólo 3 vislumbraban un incremento de 75 puntos, “una sorpresa hacia el lado de la prudencia -con un alza mayor- no es necesariamente una mala noticia”, ya que dijo que esto mostraría a un banco central comprometido con su mandato.

En abril la inflación general llegó al 7.68 por ciento, el mayor registro en 21 años, por lo que la junta de gobierno se mostró preocupada e indicó que harán lo necesario para que el nivel de precios retorne hacia su objetivo de 3 por ciento hacia el primer trimestre de 2024.

Analistas ven mayores alzas

Pamela Díaz Loubet, economista para México de BNP Paribas, indicó que, por el tono visto en esta minuta, la mayoría de integrantes se decantarán por este incremento de 75 puntos base, con lo que el referencial se ubicaría en 7.75 por ciento para finales de junio.

“Ahora a lo que nos estamos enfrentando es a un Banxico con un forward guidance más claro, en donde pueden venir una o más alzas de 75 puntos base. Nosotros creemos que en la siguiente reunión van a subir 75 puntos, y esto va a abrir la puerta para más alzas de esta magnitud”, dijo, y destacó que esperan que este año la autoridad monetaria cierre con una tasa en 9.5 por ciento.

Ernesto O’Farrill, presidente de Grupo Bursamétrica, indicó que cuatro de los cinco integrantes se muestran comprometidos con actuar con mayor contundencia, por lo que coincidió que están anticipando un incremento de 75 puntos para la siguiente reunión.

“Cuatro de cinco integrantes apuntarían a un aumento de tres cuartos de punto para la siguiente reunión, por lo que la tasa cerraría por encima del 9 por ciento este año. Sin duda esto es una gran sorpresa, pues la mayoría de analistas veían un incremento de 50 puntos base, pero ya con la minuta todo indica que serán 75 puntos base”, abundó.

Víctor Ceja, economista en jefe de Valmex, también indicó que en la siguiente reunión se daría el aumento de 75 puntos, pues la autoridad monetaria está comprometida en contener las expectativas de inflación de mediano plazo y así posibilitar el descenso de la inflación hacia niveles cercanos a 4 por ciento a fines de 2023.

“Es probable que después de un incremento de 75 puntos base, los ajustes se alineen con las decisiones de la Fed. Así, la Junta moderaría su ajuste a 50 puntos base en su anuncio de agosto y posteriormente a 25 puntos base en los tres anuncios restantes del año. En este sentido, estimamos que la tasa de fondeo cerrará este año en 9 por ciento”, dijo.

Analistas de Banorte indicaron que dado el tono del documento y recientes entrevistas, su evaluación sobre la opinión de cada miembro de la Junta, los pronósticos de la Fed y la inflación, ahora ven un ciclo alcista más agresivo.

“Ahora esperamos un aumento de 75 puntos base el 23 de junio. Además, anticipamos que la tasa cierre el año en 9.50 por ciento, en vez de alcanzar este nivel terminal al inicio de 2023″, añadieron.