Economía

Recuperación del empleo tras pandemia ‘queda a deber’ a las mujeres: estudio

El total de mujeres con ingresos continuos quedó reducido a la mitad tras la pandemia, señaló Rodolfo de la Torre, director del CCEY.

La recuperación que se está dando en el mercado laboral no está corrigiendo los problemas más severos que son la falta de participación de las mujeres en los trabajos remunerados, afirmó Rodolfo de la Torre.

El director de Desarrollo Social del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), precisó que después de un año completo de pandemia, la afectación es mayor para las mujeres, donde se reduce a la mitad la población con ingresos continuos ya que muchas de ellas dejaron de participar en el mercado de trabajo con actividades remuneradas.

“Nos vamos a recuperar para repetir un problema histórico de baja participación de las mujeres, poco alcance de empleos remunerados para ellas, menor acceso a servicios de salud y menor posibilidad de acceso en los ingresos”, recalcó.

Al presentar el Estudio de Movilidad Social en el Mercado de Trabajo, añadió que las mayores desventajas persistentes que enfrentan las mujeres se observan en su baja participación en actividades remuneradas. El elevado trabajo de cuidados las mantiene fuera de la Población Económicamente Activa (PEA) o con limitado desarrollo laboral.

La población de hombres y mujeres mayores de 15 años es muy similar. Sin embargo, antes de la pandemia, cerca de 22.2 millones de mujeres estaban en la PEA, mientras que 35.1 millones de hombres están en la misma situación. Pero solo 16 millones de mujeres alcanzan un empleo remunerado continuo, mientras casi el doble de hombres lo logran.

Consideramos que la población de mujeres de más de 15 años, que son las que podrían participar en el mercado trabajo, suman entre 45 y 47 millones. Pero es notable que sólo 16 millones alcancen una actividad pagada continua

De la Torre añadió que 7 de cada 10 mujeres en la PEA mantienen un empleo remunerado durante un año, mientras que 9 de cada 10 para los hombres lo hacen.

Antes de la pandemia, un porcentaje similar de hombres y de mujeres alcanzaba una ocupación con acceso a servicios de salud (31.9 por ciento y 31.4 por ciento respectivamente) y una mayor proporción de mujeres (3.7 por ciento) recibía capacitación laboral que de hombres (3.1 por ciento).