Economía

El bitcoin ya no está al margen del sistema financiero y podría atentar contra su estabilidad: FMI

Los cripto monedas han actuado como activos de riesgo que permiten la transmisión de shocks que pueden desestabilizar los mercados financieros.

Las cripto monedas y las acciones están cada vez más correlacionadas desde que inició la pandemia del COVID-19 lo que limita el margen de diversificación de activos y eleva las preocupaciones para la estabilidad financiera global por lo que urge definir un marco regulatorio global integral, alertó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Nuestro análisis sugiere que los cripto activos ya no están al margen del sistema financiero. Dada su volatilidad y valoraciones relativamente altas, su mayor movimiento conjunto pronto podría plantear riesgos para la estabilidad financiera, especialmente en países con una adopción generalizada de criptografía”, señaló en un artículo publicado en el blog del organismo.

El valor de mercado de los cripto activos aumentó a casi 3 billones de dólares en noviembre pasado desde 620 mil millones de dólares en 2017, gracias a su creciente popularidad entre los inversores minoristas e institucionales por igual, a pesar de la alta volatilidad.

La correlación más fuerte entre cripto activos como Bitcoin y las acciones del mercado bursátil, sugieren que han actuado como un activo de riesgo que permite la transmisión de shocks que pueden desestabilizar los mercados financieros. Su correlación con las acciones se ha vuelto más alta que la de las acciones y otros activos como el oro, los bonos de grado de inversión y las principales monedas, lo que apunta a beneficios de diversificación de riesgo limitados en contraste con lo que se percibió inicialmente, explica.

“El mayor y considerable co-movimiento y los efectos indirectos entre los cripto mercados y los mercados de valores indican una creciente interconexión entre las dos clases de activos que permite la transmisión de shocks que pueden desestabilizar los mercados financieros”, detalla el documento en el que da cuenta de mayores efectos indirectos de los rendimientos y la volatilidad de Bitcoin en los mercados bursátiles y viceversa entre 2020 y 2021 en comparación con 2017-2019.

“Es hora de adoptar un marco regulatorio global integral y coordinado para guiar la regulación y supervisión nacional y mitigar los riesgos para la estabilidad financiera derivados del ecosistema criptográfico”, recomiendan los especialistas del FMI.

Este marco debería abarcar regulaciones adaptadas a los principales usos de los cripto activos y establecer requisitos claros para las instituciones financieras reguladas con respecto a su exposición y compromiso con estos activos. Además, para monitorear y comprender los rápidos desarrollos en el ecosistema criptográfico y los riesgos que crean, las brechas de datos creadas por el anonimato de tales activos y los estándares globales limitados deben llenarse rápidamente.