Economía

‘Tijerazo’ a la vista: México busca reducir su línea de crédito con el FMI en 20%

La propuesta es que esa cantidad pase de 63 mil a 50 mil millones de dólares, de acuerdo con fuentes.

México y el Fondo Monetario Internacional (FMI) están discutiendo un plan para reducir en 20 por ciento la línea de crédito de 63 mil millones de dólares de la nación cuando se renueve en noviembre.

El FMI y las autoridades mexicanas hablaron la semana pasada sobre la propuesta de reducir el acceso a 50 mil millones de dólares, según tres personas al tanto de las conversaciones, quienes pidieron no ser identificadas por tratarse de discusiones privadas.

Las conversaciones se produjeron en el marco de la visita a Washington la semana pasada del gobernador del banco central, Alejandro Díaz de León, y del secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O. Ambos se reunieron el miércoles pasado con funcionarios del FMI, incluida su directora gerente, Kristalina Georgieva.


El plan prevé reducir el acceso de México a la línea al 400 por ciento de la cuota de la nación, o su participación en el FMI, desde el actual 500 por ciento, dijeron las personas. Dos de las fuentes señalaron que México tiene la intención de reducir aún más la línea de crédito en 2022.

El plan no es definitivo y aún requiere la aprobación del directorio del FMI, señalaron.

El FMI pretende que las líneas de crédito de los países se reduzcan gradualmente con el tiempo, y la disminución forma parte de los planes para hacerlo en el caso de México. La nación debía reducir la línea en noviembre pasado, pero en ese momento obtuvo la aprobación del FMI para mantenerla en sus actuales 63 mil millones debido a los riesgos del COVID.

La reducción de la línea de crédito disminuirá en casi 40 millones de dólares, a 130 millones de dólares, la cuota anual que México paga por el acceso.


México también se beneficia de 12 mil 200 millones de dólares en activos de reserva, conocidos como Derechos Especiales de Giro, que Banxico recibió en agosto como parte de una asignación global.

La oficina de prensa de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público no hizo comentarios inmediatamente. Las oficinas de prensa del banco central y del FMI declinaron hacer comentarios.

Crédito sin condiciones

La línea de crédito flexible es una forma de préstamo preaprobado y sin condiciones sobre la forma en que se gastan los fondos. El FMI ha utilizado la línea durante la última década para crear una red de seguridad para algunas de las mayores economías de América Latina, una de las regiones más afectadas por la pandemia durante el último año.

El FMI pone la línea a disposición de las naciones con un historial de política económica prudente, pero que también son vulnerables a los choques externos. El año pasado, Chile y Perú se unieron a México y Colombia para obtener acceso a este tipo de financiamiento.

México fue el primer país del mundo en obtener la línea de crédito cuando se creó en 2009 durante la crisis financiera mundial y ha ido reduciendo voluntariamente su acceso en los últimos años. La línea se redujo 88 mil millones de dólares en 2016 a 74 mil millones de dólares en 2018, después de que la negociación de un tratado de libre comercio actualizado aliviara la preocupación por la relación con Estados Unidos. En 2019 se volvió a reducir a 61 mil millones de dólares, cuando se renovó por última vez, por dos años.

Una vez aprobada, el valor de la línea fluctúa ligeramente en términos de dólares porque se fija en derechos especiales de giro, la unidad contable del fondo.