Economía

Hacienda estima que deuda pública baje de 52.3% a 51.4% del PIB en 2021

No solo eso. La dependencia aseguró que la deuda mantendrá una trayectoria descendente hasta bajar a 50.5% del PIB en 2024.

La Secretaría de Hacienda aseguró que la deuda pública disminuirá a 51.4 por ciento como proporción del PIB en 2021 y que, a partir de este año, la deuda se colocará en una senda decreciente en línea con la política del presidente Andrés Manuel López Obrador de no incurrir en endeudamiento adicional.

En los Precriterios Generales de Política Económica 2022, enviados al Congreso esta miércoles, Hacienda proyecta que la deuda pública baje a 51.1 por ciento del PIB al cierre de 2022 y se mantenga en trayectoria decreciente hasta llegar a 50.5 por ciento del PIB en 2024, el último año del sexenio.

Aun con este esfuerzo por no endeudamiento, la deuda pública al finalizar la administración de López Obrador no regresará a su nivel de 44.5 por ciento del PIB observado en 2019, el primer año de gobierno del mandatario y de desaceleración económica antes de la pandemia de COVID-19.

Hacienda indicó que al cierre de 2021 se espera que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de la deuda, disminuya en casi un punto del PIB este año, al pasar de 52.3 por ciento del PIB observado en 2020 a un estimado de 51.4 por ciento al cierre de 2021.

La nueva proyección de la deuda pública para cierre de 2021 también es menor respecto de la que se aprobó en el Paquete Económico de este año, ya que originalmente se esperaba que la deuda alcanzara un nivel de 53.7 por ciento del PIB.

En tanto, Hacienda propone mantener su pronóstico de un “equilibrio primario” de 0.0 por ciento del PIB y reafirma que los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP), la medida más amplia del déficit, serán de 3.3 por ciento del PIB, ligeramente menor al 3.4 por ciento del PIB establecido en el Paquete Económico 2021.

Para 2022, la dependencia propone regresar a terreno de superávit primario con uno de 0.4 por ciento del PIB, así como una disminución en los RFSP de 3.3 a 2.9 por ciento del PIB.

“El crecimiento esperado de los ingresos permitirá continuar reduciendo el déficit y la deuda sin ajustes al gasto, a fin de continuar impulsando la actividad económica y atender las necesidades de la población”, afirmó Hacienda.