Deportes

GP de Arabia Saudita: Leclerc destroza su monoplaza, pero asegura que ‘el potencial está ahí'

El monegasco utilizará la misma unidad para la clasificación y carrera de este fin de semana el el circuito de Jeddah.

El monegasco Charles Laclerc sufrió un accidente durante la segunda práctica libre en el Gran Premio de Arabia Saudita. El piloto perdió el control de su monoplaza y se estrelló en la curva 22 del circuito de Jeddha, donde después de algunos minutos se levantó la bandera roja que dio por finalizado el entrenamiento.

Leclerc salió ileso del siniestro. Después de una revisión médica por parte de los especialistas, la escudería de Ferrari recibió buenas noticias acerca del estado de salud del monegasco, quien lamentó que el día no terminara como le hubiera gustado.

Pese a lo ‘aparatoso’ del choque, Ferrari comunicó que Leclerc podría utilizar el chasis y la unidad de potencia de su monoplaza durante la prueba y clasificación de mañana en Jeddah, así lo confirmaron los mecánicos involucrados en la reparación.

En relación con la caja de cambios, los especialistas reconocieron que aunque estaba dañada no habría penalización, ya que durante las pruebas de los viernes se utiliza una distinta al del resto de las jornadas.

Leclerc declaró que “sentía mucho” que el equipo técnico tuviera que trabajar con tanta celeridad para tener lista la monoplaza para el sábado, es decir mañana. Asimismo señaló que esperaba hacer un buen trabajo para dar el mejor resultado y con ello agradecer lo mejor posible.

Previo al choque, Charles Leclearc había tenido un buen rendimiento en sus posiciones junto a su compañero de escudería Carlos Sainz.

No es la primera que el monegasco sufre un accidente que deja bastante dañada su monoplaza. En el mes de agosto, en el Gran Premio de Hungría, Leclerc recibió un fuerte impacto de Lance Stroll.

Desafortunadamente el piloto de Ferrari tuvo que dejar la pista y, posteriormente, confirmó que los resultados de la evaluación de los componentes de su monoplaza en Maranello arrojaron que el motor de combustión tenía daños irreparables que lo dejaban inservible.

Un duro comunicado de la escudería indicó que dicho acontecimiento representaba un golpe importante tanto a Ferrari como al piloto monegasco.