Ciencia

El ‘máteme ese recuerdo de ese amargo amor’ podría ser una realidad gracias a esta proteína

Un estudio realizado en Cambridge se dio a la tarea de buscar si hay una forma de eliminar los ‘malos recuerdos’.

¿Eres de los que, por más que tratan, no pueden ‘pasar página’ sobre alguna situación o no pueden deshacerse del recuerdo de alguna experiencia? Entonces el trabajo de investigadores en la Universidad de Cambridge puede ser ‘música para tus oídos’ (o en este caso, memoria).

Un grupo de especialistas probó, durante un estudio en ratones, la manera de atacar y borrar los llamados ‘malos recuerdos’, como los asociados con padecimientos como el Síndrome de Estrés Postraumático. La investigación parte de la idea que tenemos dos tipos de recuerdos: los basados en hechos y otra especie de memoria más cercana a los instintos, la que hace que recordemos cosas como las emociones.

El grupo decidió darse a la tarea primero de crear un ‘mal recuerdo’ en los ratones. Para el estudio, decidieron que la asociación sería entre una especie de clic y una leve descarga eléctrica en las patas de los animales. ¿Qué esperaban lograr? Que los ratones reaccionaran de manera negativas apenas escucharan el sonido.


Después de esa reacción, los investigadores inyectaron una sustancia bloqueadora llamada propranolol a los sujetos del ensayo. En teoría y de acuerdo con lo visto en otros estudios, la sustancia debería haber actuado como una especie de borrador del mal recuerdo, pero el equipo de científicos vio que no ocurrió así.

Cuando analizaron el origen del problema, el equipo encontró una proteína ‘caña’, que actúa como un ‘puente’ entre los receptores que determinan la fuerza de las conexiones entre las neuronas.

¿Y cuál sería el papel de esa proteína en la modificación de los malos recuerdos? En que si se degrada, entonces los recuerdos podrían ser modificados.

“Se trata de mecanismos realmente complejos, y debemos tener en cuenta que esto es trabajo con animales; los cerebros de los humanos son similares, pero mucho más complejos”, comentó la doctora Amy Milton, líder del proyecto.

La investigadora señaló que con el tiempo, el grupo espera identificar los factores que ‘borran’ los malos recuerdos en los animales para después tratar de reproducir el proceso en humanos.