Ciencia

Hallan fósil de lo que podría ser el animal más antiguo del planeta Tierra

Este fósil, encontrado al noreste de Canadá, podría tener al menos 890 millones de años.

Elizabeth Turner, investigadora de la Universidad Laurentian en Sudbury, Canadá, descubrió el fósil de lo que podría ser el animal más antiguo del planeta, lo cual retrasaría significativamente el origen de los primeros animales conocidos de la Tierra.

La mayoría de los principales grupos de animales, incluidos artrópodos, moluscos y gusanos, aparecen por primera vez en el registro fósil durante la explosión del Cámbrico, hace 541 millones de años.

Sin embargo, el fósil de una esponja encontrado al noreste de Canadá podría tener 890 millones de años, de acuerdo con los hallazgos publicados en la revista científica Nature.


“Si estoy en lo cierto, los animales surgieron mucho, mucho antes de la primera aparición de fósiles de animales tradicionales”, dijo Elizabeth Turner. “Eso significaría que hay una larga historia de animales que simplemente no se conservaron muy bien”.

Si bien la geóloga recolectó las muestras de este fósil durante sus estudios de posgrado en la década de 1990, fue apenas cuando se animó a publicar sus hallazgos.

Cuando Turner examinó rodajas de roca con un microscopio, vio redes ramificadas de tubos cristalinos.

Más tarde se dio cuenta de que estas estructuras se asemejan al andamiaje interno de las esponjas modernas y se alinean con los patrones esperados de descomposición y fosilización de dicha especie, una proteína de colágeno que forma su andamiaje.

Debido a las implicaciones en la evolución de los animales que este descubrimiento representa, la comunidad científica se encuentra dividida y en debate.

Algunos científicos no están convencidos de que los patrones microscópicos en los fósiles de Turner indiquen una esponja antigua, dada la evidencia proporcionada en el estudio.

Si los antepasados de las esponjas modernas realmente vivieron hace 890 millones de años, significa que los primeros animales sobrevivieron a condiciones muy difíciles para la vida, como niveles extremadamente bajos de oxígeno y períodos de ‘Tierra de bolas de nieve’ durante los cuales la superficie del planeta se congeló casi por completo.