Ciencia

10 cosas que no sabías sobre los burros... que no son tan ‘burros’

Son la especie mejor adaptada para vivir en el desierto, pues sus grandes orejas les permiten disipar su calor corporal.

El burro es un animal doméstico de la familia de los équidos, cuyos ancestros silvestres africanos fueron domesticados por primera vez desde principios del V milenio a.C. Desde entonces han sido utilizados por el ser humano como animales de carga y cabalgadura.

Seguramente los has visto en películas, caricaturas, cuentos, leyendas o, quizá, hasta hayas tenido la oportunidad de conocerlos en vivo, pero, ¿qué tanto sabes sobre esta especie?

Aquí te dejamos una lista de 10 cosas que probablemente no conocías de este animalito:


1) El burro ha sido históricamente un símbolo de nobleza, fuerza y trabajo arduo.

2) Son la especie mejor adaptada para vivir en el desierto. Esto se debe a que sus grandes orejas le permiten a esta especie detectar frecuencias de audio imperceptibles para los oídos humanos y disipar su calor corporal.

3) En México, estos animales están en peligro de extinción. De acuerdo a un reporte del sitio Investigación y Desarrollo, en 1991 la población de burros en México era de 1.5 millones, actualmente sólo queda medio millón.

4) Poseen gran capacidad de olfato pues su nariz les permite detectar olores a 10 kilómetros de distancia.

5) Su aparato digestivo es más resistente que el de los caballos. Esto les permite consumir más variedades de plantas y extraer de forma más eficiente el agua de los alimentos.

6) Los burros salvajes pueden llegar a vivir hasta 40 años.

7) Pueden cargar hasta 2 toneladas de peso. Su estructura ósea lo dota de una capacidad de arrastre de hasta 4 veces su propio peso.

8) El burro mexicano es más fuerte que el francés y el español. Esto se debe a que no ha habido una selección genética fuerte hacia ellos lo que ha provocado que esa rusticidad les permita enfrentar condiciones adversas.

9) Su piel produce una sustancia llamada “ejiao”, un tipo de colágeno que es benéfico para la piel.

10) En México existe un lugar llamado “Burrolandia”, ubicado en Otumba, Estado de México. Este sitito está dedicado a la conservación de la especie desde 2006.


Con información de National Geographic.