Border

Organizaciones del sur de Texas demandan a agencia estatal para impedir intercambio de tierras con SpaceX

La demanda alega que el estado no consideró alternativas a la cesión de terrenos públicos y no garantiza la minimización del daño al ambiente.

Con el objetivo de impedir que el Departamento de Parques y Vida Silvestre de Texas realice un intercambio de tierras con la compañía de naves espaciales SpaceX, de Elon Musk, una coalición de organizaciones del Valle del Río Grande ha presentado una demanda contra la agencia estatal.

En la demanda, los grupos ambientalistas alegan que el intercambio es ilegal porque el estado no consideró alternativas a la cesión de terrenos públicos y no garantizó la minimización del daño al ambiente.

Además, argumentan que el estado no tuvo en cuenta a los mejores intereses de la comunidad local. La demanda establece que SpaceX no es propietario del terreno que el estado recibiría en el intercambio.

“Este es sólo el último ejemplo de nuestros funcionarios estatales que no cumplen con sus obligaciones para con los texanos, siempre que SpaceX está involucrado. Proteger los terrenos de los parques públicos y el interés público significa decir ‘no’ a las demandas de SpaceX, cuyas actividades de vuelos espaciales han causado daños a los terrenos públicos y a los hábitats de vida silvestre”, dijo en un comunicado Marisa Perales, abogada que representa a las tres organizaciones del Valle del Río Grande que presentaron la demanda.

El mes pasado, la Comisión de Parques y Vida Silvestre de Texas votó por unanimidad a favor de un intercambio que daría 43 acres del Parque Estatal Boca Chica a SpaceX a cambio de 477 acres adyacentes al Refugio Nacional de Vida Silvestre Laguna Atascosa. Los residentes del Valle del Río Grande se opusieron al intercambio, argumentando que Boca Chica es sagrada para la tribu Carrizo Comecrudo de Texas y que el parque público ha sido durante mucho tiempo un puesto recreativo favorito para la comunidad mayoritariamente hispana en dicha área.

El Departamento de Parques y Vida Silvestre de Texas adquirió el Parque Estatal Boca Chica, ubicado en el punto más al sur de Texas a lo largo de la Costa del Golfo en 1994 por medio de un programa federal destinado a preservar la tierra. El área proporciona hábitat para algunas especies en peligro de extinción.


SpaceX comenzó a comprar terrenos en el área en 2012 para construir una instalación de lanzamiento de prueba y fabricación de cohetes. La demanda alega que las operaciones de la empresa de Musk han causado daños a terrenos públicos al aumentar el escurrimiento de aguas pluviales y generar contaminación.

La agencia estatal se negó a comentar sobre la demanda, pero dijo que durante muchos años, han estado interesada en los 477 acres que adquirirán a través del intercambio de tierras.

También lee: