Border

‘Trancazo’ de Texas a transportistas mexicanos: aumento de inspecciones los frena por días

Los agentes estatales están en busca de personas indocumentados que buscan llegar a EU para después pedir asilo.

Greg Abbott, gobernador de Texas, anunció la semana pasada el incremento en el número de inspecciones estatales de seguridad a vehículos comerciales en la frontera, situación que ya impactó de manera negativa al sector transportista, pues se han presentado importantes retrasos en las distintas aduanas.

Según las declaraciones del mandatario, con esta medida los agentes estatales podrán descubrir a inmigrantes escondidos en su intento de cruzar de manera ilegal a Estados Unidos y solicitar asilo político, luego de la decisión del gobierno del presidente Joe Biden de eliminar el conocido ‘Título 42′, que permitía expulsar a los migrantes rápidamente con motivo de la emergencia sanitaria por COVID.

Adelantándose al término de la vigencia del ‘Título 42′ que se tiene proyectada para el 23 de mayo, el gobernador ordenó revisiones y la intervención del ejército y demás autoridades para reducir el número de cruces de indocumentados ocultos en vehículos de carga.

Esta situación hizo que el pasado fin de semana se sintieran los retrasos en cruces comerciales entre México y Estados Unidos por la frontera de Texas, ya que al Departamento de Seguridad del estado (DPS, por sus siglas en inglés), le toma aproximadamente entre 40 y 50 minutos inspeccionar detalladamente cada camión.

Sin embargo, a ese tiempo de revisión, se le suman otros filtros de seguridad como el que realiza Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), Federal Motor Carrier Safety Administration (FMCSA), el del Departamento de Transporte de Texas (TxDOT), así como otro realizado a 30 millas de la frontera en los puntos de control de CBP y la Patrulla Fronteriza, además de otras agencias como la FDA y la USDA.

Regularmente las inspecciones en los mencionados puntos toman alrededor de cuatro horas hasta el proceso del despacho aduanero, pero tras la implementación de esta medida en aduanas como la del puente de Colombia, Nuevo León y Port-Laredo, el tiempo incrementó en gran medida, e incluso se reportó camiones que duraron días detenidos.

Además, este lunes los transportistas que cruzan por las aduanas de Colombia N.L, y todas las de Tamaulipas, a excepción de la de Nuevo Laredo, realizaron protestas y bloqueos en respuesta al decreto de Abbott.

Y es que financieramente hablando impacta gravemente al sector transportista y a los consumidores finales, así como al estado en sí, pues es bien sabido que 70 por ciento de los camiones de carga que ingresan a Estados Unidos lo hacen por Texas, y que Laredo es el principal puerto terrestre hacia EU, por lo que la economía del estado y también la local sufrirán los estragos de la decisión del gobernador.

Más inspecciones y filas más largas “nos perjudicarían económicamente. Líneas más largas significan menos comercio. Las cadenas de suministro se ven afectadas y también los bienes y servicios. El tiempo es dinero. Los retrasos en la frontera significan que los consumidores también están esperando y esto puede afectar la inflación”, dijo el alcalde de Laredo, Pete Saenz.

Por otra parte, Raymond Robertson, director del Instituto Mosbacher en la Escuela de Gobierno y Servicio Público Bush en Texas A&M University, dijo que “el tiempo es dinero, y las filas harán que Texas sea menos competitivo como estado y Estados Unidos menos competitivo como país”.

México es el principal socio comercial de Texas. Comparte una frontera de mil 254 millas conectada por más de 25 puntos de cruces internacionales. Los factores económicos derivados del comercio internacional entre ambos países, a través del Estado de ‘la estrella solitaria’, tan solo en 2021, fue de más de 30 millones de camiones de carga que ingresaron al país.